martes, 31 de julio de 2012

Cataluña: Mucha identidad y poca humanidad.

El Gobierno de Cataluña ha reconocido que no dispone de liquidez para efectuar los pagos de julio a las entidades sociales con las que la administración tiene plazas concertadas, como centros de mayores y de dependientes, residencias de discapacitados y entidades de atención a enfermos mentales.
La situación creada supone el "colapso" de miles de organizaciones, según ha alertado este mismo lunes la Mesa del Tercer Sector Social, que aglutina a más de 4.000 entidades.
Es completamente inmoral, que el gobierno catalán deje de pagar las facturas de los trabajadores sociales, trabajadores que hacen uno de los servicios esenciales de la comunidad autónoma, mientras se sigue despilfarrando el dinero que hay en las 44 falsas embajadas, los Consejos Comarcales, los seis canales públicos de televisión y el ilegal “genocidio lingüístico”, mas conocido por “inmersión lingüística”; se siguen dando subvenciones millonarias a medios de comunicación amigos y a los radicales de Omnium Cultural.
El nacionalismo catalán, por una parte, se envuelve en la “estelada” para seguir saqueando las arcas públicas, y por otra parte, deja tirados a los catalanes situados en el eslabón más débil de la sociedad.
Todo les vale menos reconocer el gran fracaso de los sucesivos gobiernos que han malgobernado Cataluña, una gestión catastrófica y malintencionada, pues siendo conscientes del daño que le están haciendo a una parte importante de la sociedad catalana, sus prioridades siguen siendo su enriquecimiento personal y las políticas identitarias.
A que espera el pueblo catalán para rebelarse contra esta casta indecente que les dirige, a que esperan para castigarles electoralmente. Alternativa hay, Albert Rivera, líder de Ciudadanos, y sus compañeros de grupo en el parlamento catalán, siguen realizando una excelente labor, aunque silenciada por los medios de comunicación catalanes, unos medios comprados con las subvenciones de la Generalitat y arrodillados al nacionalismo , una labor en defensa de las libertades individuales, la igualdad de derechos y el respeto a la legalidad.
Por mucho que nos pronunciemos desde fuera de Cataluña, nunca llegará la solución si los propios catalanes no intentan despertar de la anestesia identitaria.

lunes, 30 de julio de 2012

UGT y CCOO, en contra de investigar los EREs.

Tengo que reconocer que me han sorprendido, todos sabemos que en privado, los dirigentes andaluces de los dos principales sindicatos no deseaban que la ciudadanía conociera excesivos detalles de la trama de los EREs, del saqueo de mil millones de euros de las arcas públicas; lo que me cuesta entender es como se han atrevido a hacer declaraciones oficiales a los medios cuestionando que esa investigación deba hacerse.
Según ellos, el Parlamento de Andalucía, no debe gastar tiempo ni esfuerzos en investigar la financiación fraudulenta de los Expedientes de Regulación de Empleo pagados por la Junta de Andalucía.
Estos individuos, afirman que “es lamentable que el Parlamento se ocupe de los ERE pudiendo ocuparse de la cantidad de parados que hay”, olvidándose de que las cantidades defraudadas iban destinadas a eso, a fomentar el empleo.
Afirman que “queremos que se aclare todo, pero que no se investigue”, algo así como “dí huevo con la boca cerrada”, nos siguen tomando por tontos.
También afirman que “cualquier comisión de investigación, con la forma que tienen los partidos de utilizarlas, es ineficaz, ya que no se utilizan como un instrumento de purificación y clarificador de responsabilidades políticas, sino como un elemento de estrategia partidaria”, en esto tienen razón, siempre se ha dicho “si no quieres que se investigue algo, crea una comisión de investigación”.
Lo que si puedo afirmar, ya que he hablado con muchos andaluces que votan a distintas opciones políticas, es que, excepto los que comen de la administración socialcomunista andaluza, la gran mayoría de los ciudadanos, independientemente de su ideología, consideran que la trama de los EREs debe ser investigada, y consideran que los responsables de ella deberían ir a la cárcel. El problema, es que también la mayoría, están seguros de que los responsables máximos se van a librar, pese al excelente trabajo que está realizando la jueza Alaya.
Y es que estamos hablando del caso de corrupción, que en cuanto al volumen de dinero saqueado, es el más importante de nuestra democracia.
El motivo por el que los dos grandes sindicatos están molestos porque se investigue, podría ser porque ellos mismos, los dos sindicatos, se llevaban una importante comisión de cada ERE, y por lo tanto, eran cómplices de la trama.
Es difícil que Andalucía despegue con los políticos que tiene y con los sindicatos que tiene, hasta el PP, mediante su nuevo Presidente Regional, ya ha manifestado que no pueden estar todo el tiempo hablando de los EREs, que hay muchas otras cosas importantes de las que hablar. Sólo hablaban de ellos continuamente cuando los veían como el asunto que les iba a dar la victoria en las elecciones autonómicas, ahora ya posiblemente piensen que como todos tienen mucho que callar. Pues eso.

viernes, 27 de julio de 2012

Paremos los desahucios.

Según el Consejo General del Poder Judicial, desde el comienzo de la crisis, se han firmado cerca de 400.000 ejecuciones hipotecarias. Conviene recordar, además, que cada ejecución hipotecaria y cada desahucio no afectan a una sola persona, sino a todo un núcleo familiar, lo que eleva la cifra de afectados a cantidades mareantes.
Tras la locura de hipotecas firmadas durante los primeros años de la década pasada, vino la explosión de la burbuja inmobiliaria y la subida espectacular del desempleo. Ello ha condenado a miles de familias a no poder pagar las cuotas de su hipoteca. Todo el peso de unas leyes que no conocían han caído ahora sobre ellas. Gran responsabilidad de todo lo ocurrido, la tienen las entidades financieras y las instituciones públicas, que empujaron a los ciudadanos a ese modelo de acceso a la vivienda. Aquí se liberalizó y se estigmatizó el mercado de alquiler, al contrario de lo que sucedía en Europa, las facilidades para firmar una hipoteca empujaron durante décadas a las familias hacia la propiedad, endeudándose con las entidades financieras a través de contratos con mucha letra pequeña. Precisamente, es esa letra pequeña la que cae ahora sobre aquellos que no pueden hacer frente a su hipoteca.

Las familias afectadas, desoladas, ven cómo la entidad financiera firma la ejecución hipotecaria, tras lo cual la vivienda es subastada a través de un opaco proceso en el que la propia entidad acaba quedándose con la casa, normalmente pagando un 60% del precio de tasación. Este proceso implica que el afectado pierde su vivienda, pero no acaba de saldar la deuda con el banco, por lo que, de un día para otro, es desahuciado y se queda con una deuda a la que, obviamente, no puede hacer frente; los intereses por impago de dicha deuda, además, se disparan mes a mes, condenando al afectado de por vida.
Todo esto es posible gracias a una ley perversa que permite a las entidades financieras especular con la vivienda, olvidando el artículo 47 de la Constitución, que reconoce el derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada, al tiempo que exige a los poderes públicos que elaboren las normas para hacer efectivo este derecho y que regulen el uso del suelo para evitar la especulación. Por lo tanto, la responsabilidad de la situación, recae a partes iguales entre las entidades financieras y los poderes públicos.
Ante la situación de emergencia social que vivimos, se hace imprescindible cambiar las leyes para que se contemple la dación en pago -es decir, saldar la deuda con la entrega de los pisos-, la paralización de los desahucios -permitiendo a los afectados quedarse en la vivienda a través de un alquiler social- y la aplicación retroactiva de estos dos puntos.
No es de recibo, que cuando un promotor no vende sus viviendas, la entidad financiera si le acepte la dación en pago y se quede con la promoción, y que por el contrario no lo haga con los ciudadanos particulares.
La mayoría de los ciudadanos normales que no nos hemos visto nunca envueltos en un desahucio, no podemos ni imaginarnos, lo que supone perder el que posiblemente sea el único patrimonio de una familia trabajadora, lo que supone verte en la calle con tus hijos, sin un lugar donde ir a no ser que te acoja un familiar, endeudado de por vida y sin trabajo.
Yo iría mucho mas lejos en las peticiones a nuestro gobierno, todo propietario que demuestre, que cuando firmó el contrato de su vivienda tenía ingresos suficientes para poder pagarla, no se le debería poder desahuciar. La entidad bancaria debería esperar a que la situación laboral cambiara y entonces renegociar.
Las entidades financieras están saturadas de viviendas, tienen un parque de inmuebles invendibles en la mayoría de los casos a corto plazo y no les acucia la necesidad de seguir incrementándolo.
La solución de esta tragedia la tiene en su mano el ejecutivo y el legislativo, no pueden seguir mirando hacia otra parte mientras cientos de miles de familias están al borde de la desesperación.

jueves, 26 de julio de 2012

Griñan y Valderas, mienten como bellacos.

Los andaluces empezamos a estar hartos, hartos de las mentiras que nos cuentan los que dirigen la Junta de Andalucía a cuenta de los recortes.
El gobierno central pactó con la UE el déficit y se lo impuso a las CCAA, estas, sabiendo lo que podían gastar, hicieron los recortes en las partidas que quisieron, por lo tanto son los únicos responsables de ellos.
La Junta de Andalucía debió mantener los servicios básicos, Sanidad, Educación y Asuntos Sociales, renunciando a todo lo superfluo, pero no lo ha hecho así.
Que no nos diga ahora el PSOE e IU, Griñan y Valderas, que el responsable de sus recortes es el gobierno central, resulta patético, los únicos responsables son ellos.
Para socialistas y comunistas, lo fácil era mantener las empresas públicas, y así, no dejar sin trabajo a sus miles y miles de enchufados en detrimento de los ciudadanos andaluces.
Ellos le han metido mano a la Sanidad, a la Educación y a Asuntos Sociales, y por estos últimos, adeudan importantes cantidades.
Los ayuntamientos no pueden asumir con sus propios recursos el retraso de pago de la Junta, a partir de octubre, la mayoría de los programas sociales dejaran de desarrollarse.
Se llaman de izquierdas y suspenden las ayudas a los más desfavorecidos, a los colectivos más vulnerables. Muchas acciones se van a venir abajo, el programa de atención a familias con menores vulnerables, el de atención y pisos de acogida a inmigrantes, el programa de atención a los discapacitados, el de Dependencia y el de Atención Social a Personas Mayores.
Ellos acusan a la derecha de querer acabar con el Estado del Bienestar, y lo que hacen es dejar desprotegidos a los más débiles, a los que más ayuda necesitan, en cambio, mantienen el despilfarro, y continúa la corrupción.
Viéndolo con retrospectiva, cuanto se podría hacer ahora con esos mil millones de euros de los EREs, si no hubieran sido saqueados de las arcas públicas. Saqueados, por cierto, por los amiguetes y camaradas de quienes gobiernan actualmente Andalucía.

miércoles, 25 de julio de 2012

¿Rescatar a Cataluña?

Las CCAA que con su nefasta gestión económica han llevado a la ruina a sus administraciones, van a acogerse al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), el mecanismo de financiación que el Gobierno ha puesto a su disposición para que puedan hacer frente a sus vencimientos de pago.
Las primeras CCAA que han decidido acogerse al FLA son Valencia y Murcia. Resulta curioso que justo Valencia fue puesta como ejemplo por Rajoy hace un año y medio por su “excelente gestión económica”. Valencia, ha anunciado que necesitará 3.500 millones de euros para cubrir las necesidades financieras de su Comunidad en este 2012. El Gobierno de Murcia tiene previsto solicitar ayuda financiera al Estado por unos 300 millones de euros. Se estima, que la mayoría de las CCAA, se verán abocadas al rescate económico. Ya se especula con que no será suficiente el dinero de que dispone el FLA, exactamente 18.000 millones de euros. Un problema añadido a la situación que padecemos.
Cataluña, ha anunciado que también recurrirá a la ayuda del fondo de liquidez autonómico, debido a que no puede hacer frente a los vencimientos de deuda que ascienden a más de 7000 millones de euros. Es decir, un gobierno independentista que hace política antiespañola ahora ve a España, al Estado, como su única salvación. Desde mi punto de vista, si nuestro gobierno accede a rescatar Cataluña sin ponerle condiciones previas sería un escándalo mayúsculo rayano en la deslealtad a la nación a la que se supone sirven.
Los gobernantes independentistas catalanes, piden ayuda pero tratan de ocultar la verdad, tratan de ocultar su fracaso histórico, tratan de ocultar que han convertido Cataluña en la comunidad más endeudada, tratan de ocultar que ya no pueden atender sus necesidades financieras y que necesitan el salvavidas del Estado. Pretenden mantener intactas sus estructuras de poder, pretenden mantener multitud de servicios inservibles.
Con el dinero de nuestros impuestos no se pueden seguir pagando el mantenimiento de los delirios identitarios. Si quieren nuestro dinero, que cierren las 44 falsas embajadas que tienen repartidas por el mundo, sus ruinosos canales de televisión y los innecesarios órganos consultivos de toda índole que se han inventado; si quieren nuestro dinero, que se comprometan a cumplir todas las sentencias judiciales, y que por lo tanto, renuncien y entierren la ilegal inmersión lingüística, y por supuesto, que nuestro dinero no sirva para mantener la corrupción generalizada del nacionalismo catalán.
Me niego a todo esto, y creo que la mayoría de los ciudadanos españoles también se niegan. A Cataluña solo se la debe ayudar si vuelve a someterse a la Constitución y se somete al Estado de Derecho, cosa que ahora no ocurre. Si Rajoy les da nuestro dinero a cambio de nada, para mí sería indignante.
También considero, que a todo gobierno autonómico que pida ser rescatado, se le debería exigir que dimitiera y convocara elecciones. Los que han arruinado una comunidad no puede seguir dirigiéndola.


martes, 24 de julio de 2012

España, una nave a merced del viento.

Tengo que reconocer que me embarga una sensación extraña, cuando recibo, al igual que el resto de ciudadanos, toda la catarata de información negativa sobre la realidad de nuestro país, y observo, la reacción que tiene nuestro gobierno, tengo que reconocer que me tiene muy preocupado.
Tengo la sensación, de que a Mariano Rajoy, le han superado los acontecimientos, tengo la sensación de que en la actualidad, tanto el como su gobierno, actúan como un pollo sin cabeza. Nos decían en la campaña electoral que tenían soluciones, ahora nos dicen, que sin la ayuda de Europa esto no tiene solución, que estamos perdidos.
Rajoy es preso de sus palabras y de sus promesas, ya se ha dado cuenta de que echarle la culpa en su totalidad a los anteriores gobernantes socialistas, ya no cuela ni cala en la población, y esta el hombre que no sabe que hacer.
El problema es, que la partitocracia esta moribunda, y está moribunda porque falta pasta, así de sencillo. Todos los partidos políticos que la crearon hace 30 años son responsables del actual desastre. Muy pocos creen que esta sea solo una crisis económica, lo es también institucional, política y nacional, y esos partidos antiguos, los de siempre, son los culpables.
Tenemos, la que tenemos encima, por culpa de que hemos creado un sistema en donde los tres máximos dirigentes del partido que gobierna controlan y concentran todos los poderes del Estado. Controlan el ejecutivo y el legislativo, y encima nombran a los que dirigen el judicial, sin separación de poderes no puede haber una democracia seria. Encima, vemos como al existir un sistema electoral de listas cerradas, dentro del partido que gobierna hay disciplina de voto, casi militar, si disientes te quitan de la próxima lista. Con lo cual, solo se escucha el mensaje de los tres que mandan. Todo menos una democracia.
Si a esto sumamos, que los medios de comunicación viven de las subvenciones y de las campañas publicitarias de las distintas administraciones, además de depender, de las licencias administrativas que también otorga el gobierno de turno del PP o del PSOE o de IU o de los partidos nacionalistas, es decir, de los partidos caducos y fracasados, vemos que la libertad de información está en entredicho, y que a los nuevos partidos les es muy difícil llegar a tener resonancia en cualquier medio, y por lo tanto, al gran público.
El poder financiero no se queda atrás, estos partidos políticos controlan las Cajas de Ahorros, el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores, nombrando a sus gestores, y son los responsables de que se haya producido el mayor agujero bancario de Europa. Como podemos ver, todo lo que invade la partitocracia queda corrompido y arruinado.
Ante la triste situación actual, solo cabe plantearse una segunda Transición, algo que llevo diciendo desde hace mucho tiempo, un auténtico cambio de régimen. Se necesitan ciudadanos libres para realizarla y enfrentarse a las cúpulas de los partidos que viven a nuestra costa, a costa de un sistema fracasado e injusto.
Los mismos que han conducido a nuestra democracia al desastre, y a nosotros a la ruina, no pueden pretender liderar el cambio hacia una democracia real y ciudadana, ya no podemos confiar en los saqueadores que siempre se libran de la justicia.
El chiringuito se les está resquebrajando y muchos empezamos a rebelarnos, de hecho hasta hemos colado a unos pocos en las instituciones y en las tertulias políticas de los medios, como el brillante Albert Rivera, líder de Ciudadanos,  otros damos toda la caña que podemos en internet y en las redes sociales, otros se manifiestan pacíficamente en las calles de nuestras ciudades.
Nosotros luchamos por nuestros derechos, ellos solo luchan por sus privilegios, solo sumando de manera transversal desde dentro de las instituciones, en las calles y en las redes sociales podremos conseguir el cambio de régimen. No será fácil pero, si queremos un futuro mejor para nuestros hijos y una sociedad más democrática y justa, no nos queda otra que intentarlo.

lunes, 23 de julio de 2012

En memoria de Oswaldo Payá.

Esta madrugada me enteré de la triste noticia, mi amigo Oswaldo Payá había muerto víctima de un atentado. Y digo mi amigo, porque aunque jamás lo tuve junto a mí, tuve el honor de tenerle como amigo en Facebook, tuve el honor de intercambiar con él opiniones e ideas, puedo decir que lo conocía y que lo apreciaba, puedo afirmar que coincidía con el en muchos aspectos de como él entendía que debería de ser una sociedad democrática, justa y solidaria.
Oswaldo era uno de los disidentes cubanos mas relevantes, el Parlamento Europeo le concedió el premio Andrei Sajarov a los Derechos Humanos y la Libertad de Pensamiento en reconocimiento de su lucha pacífica a favor de la democracia en Cuba, además, ha estado nominado cinco veces al Nobel de la Paz. Payá era el líder del Movimiento Cristiano de Liberación.
Ahora nos dirá el gobierno cubano que ha abierto una investigación para esclarecer el accidente, eso no se lo creerá casi nadie, Oswaldo estaba amenazado por el Régimen Comunista cubano, el castrismo es implacable con los que considera sus enemigos, y sabemos, que tarde o temprano acaba con ellos.
Curiosamente, Oswaldo era una persona muy moderada, me dijo en muchas ocasiones que lo que el quería para Cuba era una transición hacia la democracia al estilo de la española, que como buen cristiano no aceptaba el recurrir a la venganza contra los responsables de la dictadura en ese futuro proceso. Desde mi punto de vista, era la persona ideal para encabezar ese proceso, una persona centrísta y centrada.
Tuvo la oportunidad de irse a Miami, llevar una buena vida junto a su mujer e hija, ganándose la vida dando conferencias, y por el contrario, siguió viviendo en su humilde vivienda de La Habana, viviendo con estrecheces y compartiendo el sufrimiento con sus compatriotas.
Que no piense el gobierno cubano que con el asesinato de este hombre han conseguido algo, el puesto de Oswaldo Payá será ocupado por otro cubano, defensor de las libertades y de los DDHH como él, y esto seguirá ocurriendo hasta que el pueblo cubano consiga expulsar al castrismo, un régimen comunista, criminal y genocida.
Durante los sucesivos gobiernos de Zapatero, España le dio la espalda a los disidentes cubanos, a quienes se jugaban la vida a diario en defensa de las libertades y los DDHH, a la vez que mostraban su amistad y comprensión hacia el régimen. Espero que el actual gobierno de España deje muy clara su posición tras este asesinato.
Tengo que decir, que estoy expectante ante el comunicado que den al respecto, tanto el PSOE, como, sobre todo, Izquierda Unida, para ver cual es su posición ante lo ocurrido.

sábado, 21 de julio de 2012

No se fían de nosotros, ese es el gran problema.

Nos cuenten lo que nos cuenten, el gran problema actual de España, es sencillamente que nadie se fía de nosotros. Lo triste, es que si hacemos un chequeo objetivo de como nos organizamos y de como nos administramos, nos damos cuenta de que el mundo, las democracias occidentales, nuestros socios europeos, y los famosos “mercados”, tienen solidas razones para no fiarse.
Vivimos en un país donde la política, los partidos políticos, lo han invadido todo y todo lo controlan, reduciendo a la mínima expresión a la sociedad civil.
Vivimos en un país, donde cuando alguien llega al poder, lo primero que hace es colocar en la administración a sus familiares, amigos y compañeros de partido, así como, procurar que cuando acabe su mandato tenga solucionado su futuro económico.
Vivimos en un país, donde el gobierno central no tiene capacidad de imponer nada a las CCAA, por lo que en la situación actual estamos abocados a la intervención, ya que Rajoy llega a un acuerdo de déficit con la UE, y las CCAA, o dicen abiertamente que no lo van a cumplir, o callan, no lo cumplen y falsean sus cuentas. No somos serios.
El estado autonómico se ha convertido en una estructura inviable, tanto económica como políticamente, no nos podemos permitir una administración tan mastodóntica. Todos lo saben, pero el establishment político lo niega una y otra vez. Este estado de las autonomías es, hoy por hoy, peor que cualquier estado centralista de nuestro entorno, como, por ejemplo, Francia, y muchísimo mas caro. No soy antiautonomísta, pero hay que reconocer que esto se nos ha ido de las manos.
Vivimos en un país, donde la justicia no es independiente, estando sometida al poder político. Donde CCAA, como la catalana, se atreve a incumplir sistemáticamente las sentencias del Tribunal Supremo, y no ocurre absolutamente nada, nadie les obliga a cumplirlas.
Vivimos en un país que permite que en Cataluña no esté vigente la Constitución, pisoteándose a diario en ese territorio los derechos y las libertades individuales de los ciudadanos, sin que pase absolutamente nada.
Vivimos en un país, donde el bipartidismo se ha encargado de que esté vigente una Ley Electoral injusta que impide que lo que votan los ciudadanos se traslade de forma proporcional al parlamento, prostituyendo así el principal derecho democrático.
Vivimos en un país, donde las entidades bancarias estafan y abusan de los ciudadanos, y donde muchos de sus directivos delinquen y casi siempre “se van de rositas”.
Vivimos en un país, donde el despilfarro y el saqueo de las arcas públicas está institucionalizado.
Vivimos en un país, donde a la hora de hacer recortes, solo se le hacen a los ciudadanos, y por el contrario, a la clase política ni se la toca en sus privilegios.
Podría seguir, pero creo que es bastante, ante este panorama es lógico que nadie se fíe de España, me atrevería a decir que ya hay millones de españoles que tampoco se fían de su propio país, o mejor dicho, del sistema, así de duro.
Voy a decir una barbaridad, pero lo mismo, lo mejor sería que nos intervinieran, y que partiendo de cero, configuráramos una democracia, un país, razonable y justo. Lo mismo, esa sería la única manera de librarnos de los partidos y de los dirigentes que actualmente componen “el chiringuito”.