lunes, 30 de junio de 2014

Totalitarismo lingüístico, en vez de bilingüismo.



Los ciudadanos españoles observan, con una mezcla de resignación y rabia contenida, como el Gobierno que preside Mariano Rajoy también se dedica a mirar para otro lado ante las ilegalidades que cometen a diario unas administraciones catalanas en manos del independentismo.
Si hace pocos días supimos que la Generalidad había dado instrucciones para que las urgencias sanitarias solo atendieran a los ciudadanos catalanes que se expresaban en catalán, una auténtica aberración se mire desde donde se  mire. Ahora también sabemos, que el ayuntamiento de Barcelona abrió el 4 de marzo una convocatoria para cubrir 100 plazas de policías locales, pero que dicha oposición no fue anunciada a través de todos los mecanismos oficiales, ya que en la versión en español de su página web omitió deliberadamente dicha oferta de empleo público, al contrario de lo que ocurrió en su versión catalana.
Pese a que el ayuntamiento achacó lo sucedido a un fallo informático, nadie les cree, de hecho, hicieron la misma jugada con otra reciente convocatoria para ocupar 60 plazas de bomberos.
En esa web municipal es en donde se realiza la solicitud telemática para optar a la plaza, se pagan las tasas y se anuncian las fechas de selección, de hecho, no es el único sistema posible para ello pero es el que el propio ayuntamiento recomienda.
Hay personas que llevan mucho tiempo preparando estas oposiciones y se han quedado fuera, víctimas de las continuas ilegalidades que comete a diario el nacionalismo catalán, y que siempre quedan impunes gracias a la inacción de un Gobierno de España, que pretende dar la sensación de firmeza cuando en realidad, lo que hace, es permitir que el Estado de Derecho no esté  vigente en Cataluña, los responsables de las tropelías gocen de una total impunidad, y los ciudadanos, vean como a diario son pisoteados sus derechos y sus libertades.
El totalitarismo lingüístico ha sustituido al bilingüismo que consagra nuestra Constitución.


domingo, 29 de junio de 2014

¡Salvemos Cuesta Maneli!

Tengo una amiga que se llama Rocío que al igual que yo ama la naturaleza, me ha pedido que escriba sobre las condiciones en las que se encuentra una de las playas mas hermosas de nuestro país, os hablo de la playa Cuesta Maneli.
La playa Cuesta Maneli está situada entre Mazagón y Matalascañas, en la provincia de Huelva, en pleno Parque Natural de Doñana. Hablamos de un auténtico paraíso natural, de una auténtica joya que transmite a los que la visitan paz, naturaleza y belleza.
Estamos hablando de cinco kilómetros de playa virgen de arena fina y de tranquilidad, de una playa auténticamente salvaje a la que se accede atravesando dunas por un camino fabricado con tablas que al carecer de mantenimiento se encuentra en bastante mal estado. Eso sí, previamente tienes que dejar el coche en un supuesto parking de pago que ni te garantiza la seguridad del vehículo ni lo pagado repercute en la limpieza del entorno.
Mientras que el resto de las playas mas “comerciales” han sido limpiadas por el organismo responsable, parece que la Junta de Andalucía se ha olvidado de Cuesta Maneli, pues ofrece en la actualidad un estado deplorable, arenas negras consecuencia de vertidos de hidrocarburos que el mar deposita en la playa. Andar por su orilla conlleva mancharte los pies de alquitrán. Y todo ello sin contar con la basura depositada y no retirada.

Cuesta Maneli fue hace poco un paraíso y todos los amantes de la naturaleza debemos intentar que lo vuelva a ser apelando a la responsabilidad de las administraciones responsables. Aquí no se trata de criticar a la Junta de Andalucía, se trata simplemente de que se nos devuelva a los ciudadanos este paraíso para usarlo con racionalidad.


sábado, 28 de junio de 2014

RTVE también rescatada.



Aquí se rescata a todo menos a los ciudadanos, si muchos nos escandalizamos cuando se rescató entidades financieras, ahora le ha tocado a RTVE. Lo mínimo que se puede pedir a los políticos que nos gobiernan, es que en su gestión sean eficientes, que no sigan produciendo pérdidas.
A final de año, RTVE acumulará unas pérdidas por encima de los 800 millones de euros, nuestro primer grupo audiovisual roza la causa de disolución al tener un agujero que bordea más de la mitad del capital social.
Para evitar la quiebra de RTVE, el Consejo de Administración de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), ha aprobado la concesión de 130 millones de euros para compensar sus pérdidas. Este organismo dependiente del Ministerio de Hacienda es muy socorrido para que los políticos hagan cosas de este tipo.
Mariano Rajoy no quiso que este rescate coincidiera con la campaña de elecciones europeas y lo ha pospuesto hasta ahora, todo estaba decidido.
RTVE tiene 6.500 trabajadores y todos los gobiernos, sean del signo que sean, tienen al grupo a su servicio en cuanto a intereses propagandísticos se refiere. Soy de los que piensan, que si no son capaces de equilibrar sus cuentas, que desaparezcan los medios de comunicación públicos, ya que son públicos pero nunca imparciales.
Recuerdo cuando aquí en Andalucía la oposición popular protesta cada vez que el gobierno andaluz de izquierdas inyecta fondos para neutralizar el déficit de RTVA, ahora ellos lo hacen con RTVE y el PP andaluz calladito. A unos y a otros les encanta utilizar los medios públicos en pos de sus intereses de partido.



viernes, 27 de junio de 2014

Hepatitis C: Hay cura y no se utiliza.

Cerca de 10.000 personas mueren al año a causa del virus de la hepatitis C, una enfermedad que la sufren cerca de un millón de personas en toda España.
Hablamos de un virus que apareció en la segunda mitad del siglo XX que a fecha de hoy causa importantes costes al Estado al tener que mantener la calidad de vida de los pacientes, los tratamientos constantes e incluso los trasplantes como única posibilidad de supervivencia.
Actualmente existe ya un fármaco que en doce semanas cura la enfermedad, fármaco que ya ha sido ensayado con notable éxito. El problema reside en su alto coste, por lo que acceder a él es muy difícil ya que no está en el mercado.
Vivimos en un país donde el despilfarro y la corrupción son normales, con una mínima parte de lo robado en los ERE andaluces se podría financiar este medicamento y salvar muchas vidas. Pero no, la Seguridad Social parece no estar por la labor.

No es entendible, que en pleno siglo XXI, en un país del primer mundo, se le pida a enfermos que se resignen pese a que saben que existe algo que les puede curar.


jueves, 26 de junio de 2014

La jubilación de oro de una corrupta.



En el mes de mayo, la juez Alaya le impuso a Magdalena Álvarez una fianza  de treinta millones de euros por delitos de prevaricación y malversación de caudales. La juez no tiene ninguna clase dudas de que Álvarez es la responsable de la puesta en marcha de un entramado de normativas de las que se valió la Junta de Andalucía para alimentar el fondo de reptiles de los ERE con partidas presupuestarias que escapaban a todo control, y lo hizo, con el criterio contrario de la Intervención General de la propia Junta de Andalucía.
Estamos hablando de la presunta gran responsable del mayor saqueo de fondos públicos de la historia reciente de España. Un fraude que podría alcanzar casi los 1.300 millones de euros, una cifra mareante que es a su vez una ofensa, a tanto y tanto andaluz, que ni siquiera pueden tener satisfechas las necesidades básicas de sus familias.
Ahora Álvarez dimite al verse acorralada, no dando tiempo a que la echen para así no perder ese gran chollo que supone cobrar 10.000 euros mensuales hasta que se jubile y posteriormente 4.600 euros de pensión vitalicia.
Lo cierto es que se va tarde y mal, pero ella insiste en mentir y justificar su salida como un sacrificio personal frente a una campaña de acoso del Gobierno hacia su persona, algo totalmente falso pues su comprometida situación judicial era incompatible con el código ético del Banco Europeo de Inversiones (BEI). Ha preferido dañar la imagen de España y poner en apuros al BEI por su tozudez y soberbia.


miércoles, 25 de junio de 2014

¿Sindicalistas o simples “choris”?



El grupo de Delincuencia Económica de la UCO de la Guardia Civil a instancias de la Fiscalía y del Juzgado de Instrucción nº 9 de Sevilla ha detenido a catorce personas y ha entrado a saco en cinco empresas proveedoras de UGT para registrarlas, empresas que presuntamente falsearon facturas siguiendo instrucciones del sindicato, que luego las usó para justificar subvenciones de la Junta.
Y todo esto sucede solo un día después de que el gobierno que preside Susana Díaz descartara aplicar a UGT las sanciones que prevé la Ley de Subvenciones por el escándalo de las facturas falsas. La inacción de Susana Díaz, su consejero de Economía, el ugetista José Sánchez Maldonado, la dirección nacional de UGT e Izquierda Unida, socio de gobierno que lo permite, resultan bochornosas y convierten de hecho a todos los mencionados en colaboradores necesarios de estos sindicalistas reconvertidos en simples chorizos.
Ya nadie duda, que UGT utilizó el dinero dirigido a los más débiles de nuestra sociedad, parados y enfermos, para hacer pancartas para sus huelgas, para comilonas y borracheras en la Feria de Sevilla, para regalar a sus delegados bolsos de piel falsificados en Asia o para comprar caramelos para la Cabalgata de Reyes. La falsificación e inflado de facturas, los sobornos y los descuentos forzados eran lo habitual en un sindicato reconvertido en una banda de chorizos.
No se le puede pedir a los presuntos cómplices de los delincuentes que los investiguen, por eso la Junta sigue mirando hacia otra parte, al igual que el señorito Cándido Méndez que sigue desentendiéndose del asunto como si no fuera con él.
Lo normal sería, no que les dejaran de votar, lo normal sería que los andaluces se tiraran a la calle y les obligaran a irse de la política. Lo que ocurre es que este narcotizado pueblo andaluz parece que hasta se ha acostumbrado a que le roben, hasta lo ven normal, que pena.
Y qué decir de los que sostienen en el gobierno al PSOE, hablo de Izquierda Unida, si ellos pusieran como condición para mantener el pacto de gobierno depurar responsabilidades, se haría, pero deben ver a los ugetistas amigos de lo ajeno como sus camaradas y se resisten a ello.





martes, 24 de junio de 2014

Una reforma fiscal con truco.



Cuando la mayoría de expertos abogaban por una reforma fiscal que modernizara profundamente nuestro sistema tributario, reduciendo impuestos directos y cotizaciones sociales, y eliminando reducciones, a cambio de aumentar la tributación indirecta, resulta que nos hemos encontrado con una reforma muy poco ambiciosa y con marcada intencionalidad electoral. Es evidente, que por muchos juegos malabares que haga Rajoy en este campo, su promesa electoral de haber bajado los impuestos durante la legislatura no va a ser cumplida.
Estamos ante una reforma fiscal con demasiada letra pequeña, una letra pequeña con demasiada carga subliminal, que de por sí, desmiente lo que dicen algunas portadas refiriéndose a una importante bajada de impuestos. Ni tan siquiera simplifica el proceso burocrático, y que decir, de su comprensión por parte de los más legos en la materia, por ello podemos decir que alimenta aún mas la confusión entre la ciudadanía.
Es cierto que los contribuyentes y las Pymes que estén por debajo de los 45.000 euros de renta, verán como por una parte, a partir de 2015 se alivia su carga fiscal, pero por otros conceptos perderán parte de lo ganado. Por su parte, los ciudadanos con rentas a partir de los 45.000 euros tendrán que soportar una importante subida.
Siempre nos habían dicho, que estimulando el ahorro se alimentaba el motor que crea la riqueza. Esta reforma perjudica y castiga el ahorro, pues penaliza a los que tienen sus ahorros en Bolsa, tienen viviendas en alquiler o planes de pensiones.
El Gobierno nos intenta vender que no le ha permitido a la banca beneficiarse de un dos por ciento menos en su tributación, aunque esta no bajada tiene truco, no quiere dañar los créditos fiscales que el sector bancario tiene y que avalan su capital.
Resumiendo, una reforma fiscal que castiga el ahorro privado y que hace que nuestro sistema fiscal sea más complicado y rígido.