domingo, 30 de noviembre de 2014

La visita del bombero Rajoy al PP catalán.



Ayer, por fin, Mariano Rajoy se atrevió a aparecer por Cataluña, pero no lo hizo para que de una vez por todas, utilizando los mecanismos e instrumentos legales de que dispone en su condición de presidente del Gobierno de España, acabar con Artur Mas y su banda de sediciosos, no, lo hizo en clave partidista, una gran decepción.

Arropado por la plana mayor del PP, por nada menos que cinco ministros, Rajoy acudió a Cataluña para socorrer al PP catalán, un partido desmoralizado y en descomposición, que cae en picado en las encuestas y que corre el riesgo de desaparecer a corto plazo, pues sus militantes, simpatizantes y votantes se sienten traicionados por su partido. Y esto sucede, mientras que muchos medios de comunicación se empeñan en sacar a la lideresa popular de Cataluña constantemente, cuando en realidad ya representa a muy pocos y en detrimento de partidos con muchos más apoyos, por ejemplo, Ciudadanos.

Las palabras que dijo Rajoy ayer no convencen a casi nadie. Si, queda muy bien decir que, la soberanía nacional y la unidad territorial son sus líneas rojas, y que el futuro de Cataluña lo decidirán la totalidad de los españoles. Así como, su reivindicación de una Historia común de cinco siglos que convierte en indisociables las identidades española y catalana.

Tampoco estuvo de mas, que recordara el gran esfuerzo que está haciendo el Gobierno, y en definitiva, todos los españoles, de haber insuflado a Cataluña 40.000 millones del FLA para evitar la quiebra, aunque eso lo ha hecho Rajoy sin consultarnos a los españoles, porque quizás, lo más lógico hubiese sido no ayudar a un gobierno, el de Mas, que prefiere gastarse el dinero en gastos pro independencia antes que destinarlo a pagar a sus funcionarios, a Sanidad o a Educación. De esa manera, los catalanes se darían definitivamente cuenta de quienes son los que les gobiernan.

La manera de afrontar el desafío catalán por parte de Rajoy ha supuesto un completo fracaso, la peor manera de encarar los problemas es no afrontarlos.



viernes, 28 de noviembre de 2014

Así no se hace política.

Ayer pudimos darnos cuenta de cómo se funciona en la política española, el Partido Popular, Mariano Rajoy, presentó en el Congreso 70 medidas contra la corrupción y toda la oposición votó no a todas, en vez de aceptar las que cada grupo considerase positivas y proponer las suyas propias.

Parecen no entender nuestros políticos que las propuestas son buenas o malas en sí mismas, y no dependiendo de quien las firme. Las propuestas presentadas por Rajoy, por lo general se quedan cortas y llegan demasiado tarde, pero evidentemente suponen un avance. Por ello me sorprende la actitud de la oposición, y principalmente la de Pedro Sánchez, que en vez de proponer un texto alternativo a las que propuso Rajoy, o proponer las suyas, las del PSOE, se dedicó a intentar desacreditar y deslegitimar a su oponente, algo desde mi punto de vista, impropio de alguien que se supone pretende llegar al Gobierno.

Pedro Sánchez parece que sigue sin enterarse que ante los ojos de los ciudadanos, él y los suyos, también han perdido esa legitimidad que le niega a Rajoy, pues los niveles de corrupción de su partido son los mismos o más que los de los populares, desde luego en cuantías muy superiores. El saqueo de los ERE y los cursos de Formación en Andalucía han sido realizados por sus compañeros, que no lo olvide.

Es evidente la crisis política de gran calibre en la que estamos inmersos, esa crisis hace imprescindible de una reforma profunda del sistema. Nuestro país se enfrenta a un momento histórico decisivo, o se llevan a cabo las grandes reformas esenciales que impidan que el sistema salte por los aires, o todo lo conseguido desde la Transición se irá al traste.


Alguien dijo ayer en una conferencia que “los ciudadanos tenemos derecho a exigir ahora que se realice una segunda Transición para evitar la llegada de una tercera República” a lo que yo añado  “que sería sin duda aún más dañina que las dos anteriores”.


jueves, 27 de noviembre de 2014

Corrupción: Bla, bla, bla,…en el Parlamento.

El Pleno del Congreso de los Diputados de hoy, llamado erróneamente “contra la corrupción”, pues lo que se votaban eran dos proyectos de ley, hemos escuchado las palabras vacías de siempre, dichas por los líderes de los dos grandes partidos.

Pero no ha sido solo eso, además se ha demostrado, que tanto Mariano Rajoy como Pedro Sánchez, están completamente deslegitimados para hacer algo contra la corrupción, para aprobar medidas por la regeneración democrática.

La intervención de la portavoz de UPyD, Rosa Díez, ha sido magnífica y demoledora, solo bastaba  con ver la cara de Rajoy al escucharla. Rosa Díez le ha hablado muy claro, si ha cesado a Ana Mato por lucrarse de una actividad delictiva, teniendo en cuenta que en el mismo sumario del juez Ruz, se acusa de lo mismo al Partido Popular, cuando va a dimitir él. Además de recordarle que muchas de las medidas que van en los proyectos las propuso en su día UPyD y el Partido Popular las rechazó.

Otra intervención escandalosa ha sido la de Pedro Sánchez, el líder socialista le dijo a Rajoy que el PP es corrupto y que carece de legitimidad para promover medidas contra la corrupción. Pedro Sánchez debe pensar que su partido, el del macrosaqueo, de los ERE y de los Fondos para la Formación, está legitimado.


En definitiva, una nueva decepción para una ciudadanía harta de que le tomen el pelo con puestas en escena parlamentarias como la protagonizada por los dos partidos que hasta hace poco fueron grandes y que cada vez lo son menos por méritos propios.


Una triste realidad política.



Cuando el principal partido de la oposición, el PSOE, se dedica por una parte, a mostrar su disconformidad porque el Gobierno presenta querellas por incumplimiento de sentencias, o por otra, se dedica a apelar machaconamente al dialogo sin apostillar que sea siempre respetando la legalidad, cuando eso ocurre, es que todos tenemos un problema.
Muchos tenemos la sensación, de que la llegada de Pedro Sánchez tras la ida de Rubalcaba, no se ha convertido en ningún plus para el PSOE, por el contrario, en algunos de sus comportamientos empezamos a ver un fenómeno que empieza a parecerse al que protagonizó Zapatero, en resumen, no es en absoluto fiable.
Y el PSOE se comporta así cuando Rajoy está en sus horas más bajas. Para juzgar a Mariano Rajoy es necesario mirar al pasado y darnos cuenta de la España que se encontró, un sistema financiero en quiebra, un déficit disparado, una cifras de desempleo bestiales y totalmente descontroladas, la prima de riesgo en los 500 puntos y un “rescate” a la vuelta de la esquina que los expertos daban por inevitable.
Rajoy y su Gobierno decidieron apostarlo todo en arreglar la economía, evitó que nos rescataran y los números macroeconómicos mejoraron ostensiblemente, eso sí, a costa del sacrificio de muchos ciudadanos, y a costa de sumir a muchos ciudadanos en la penuria. A lo que hay que sumar el incumplimiento de la mayoría de sus promesas electorales, que ha conseguido cabrear muy mucho incluso a sus incondicionales.
Como todo el sufrimiento ha recaído sobre los ciudadanos, el hecho de que la economía doméstica aún no haya notado esa mejoría, junto con la galopante corrupción que sufrimos hace que en ese caldo de cultivo prospere, tanto el separatismo como el populismo.
Que nadie dude, que en otra coyuntura, ni Mas se hubiera atrevido a hacer lo que está haciendo, ni el mensaje de Podemos habría calado en tantos ciudadanos. El separatismo totalitario y excluyente que se da en Cataluña es puro fascismo, y por otra parte, quienes recurren a la manifestación callejera como expresión máxima de democracia, proclamando el asambleísmo, en el fondo recurren a formas trasnochadas que fracasaron hace mucho tiempo.
Hacer política es solucionar los problemas y combatir las ilegalidades, desde la racionalidad y el sentido común, no regirse a raja tabla por los dogmas de una supuesta ideología, instalándose en el extremismo y la crispación.


miércoles, 26 de noviembre de 2014

La insostenible situación de la ministra Mato.



El fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, ha afirmado que la Fiscalía comparte "en principio" el criterio del juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz de considerar a la ministra de Sanidad, Ana Mato, partícipe a título lucrativo de las actividades de la trama 'Gürtel'.
Torres Dulce ha explicado que se trata de una responsabilidad "civil" que tiene como objetivo la devolución de "todo aquello que lucrativamente se ha aprovechado de un origen ilícito, aunque no se haya participado, como en este caso, en dicha actividad delictiva".
También ha indicado, que en principio no considera necesario que se pida el suplicatorio al entender que "los suplicatorios y los aforamientos tienen que ver estrictamente con la responsabilidad penal" y "no civil, aunque esta dimane del hecho delictivo". En cualquier caso, Torres-Dulce ha mostrado la disposición de la Fiscalía General del Estado de examinar la cuestión si es necesario.
El juez Ruz ha declararado a Mato partícipe a título lucrativo de las actividades de la trama 'Gürtel' por haber "disfrutado" o haberse "beneficiado, sola o en compañía" de su ex marido, el ex alcalde de Pozuelo de Alarcón Jesús Sepúlveda (PP) y otros miembros" de su familia, de "servicios turísticos, pago de eventos familiares y otros artículos de uso particular".
El juez, que apunta que será en el juicio oral cuando se determine la cuantía concreta del lucro, señala que entre los años 2000 y 2004 Mato se benefició junto a su entonces marido de "regalos en forma de servicios turísticos que comprenden tanto desplazamientos en medios de locomoción como alojamientos en establecimientos hoteleros en España y en el extranjero y otros servicios turísticos".
El magistrado, pide a la ministra que se persone en las actuaciones en calidad de partícipe a título lucrativo y designe, abogado y procurador, concreta que el conjunto de viajes disfrutado por Sepúlveda habrían tenido un coste de 50.331,82 euros en este periodo, de los cuales al menos 31.580 habrían servido para sufragar desplazamientos de otros miembros de su familia.
Me parece muy atrevido presuponer que Ana Mato desconociera el origen ilícito del dinero, pues si de un día para otro cualquiera de nosotros nos encontramos un coche de alta gama aparcado en nuestro garaje, entiendo que le preguntaríamos a nuestra pareja que de donde ha salido el dinero para comprarlo.
De todas maneras, entiendo incompatible el hecho de ser ministra con haberse beneficiado de un dinero procedente de una actividad delictiva.


martes, 25 de noviembre de 2014

El CGPJ tapa la corrupción.



Hay una información bastante escandalosa que los principales medios de comunicación no han divulgado y a la que solo se puede acceder en la red. Una información que da la razón a quienes sostienen que la connivencia del poder judicial y los políticos es alarmante.

Resulta que 16 de octubre, Ángel Acebes, ex ministro del Interior y ex secretario general del PP, y tres amigos, comieron en el restaurante Ciriaco de la calle Mayor de Madrid con Manuel Marchena, presidente de la sala segunda del Tribunal Supremo. A los pocos días, cinco exactamente, el juez Ruz tomó la decisión de imputar a Acebes por la compra de un paquete de acciones de Libertad Digital con dinero de la supuesta caja B del Partido Popular y dentro de la llamada “mafia Gurtel”.

No podemos olvidar, que el juez Marchena era el encargado de juzgar a los políticos aforados al ser la sala segunda del Tribunal Supremo el órgano judicial competente para ello.

La denuncia que suscribieron varios abogados, fiscales, letrados, juristas e  incluso jueces,  llegó a la fiscalía anticorrupción, y Carlos Lesmes, presidente del Consejo General del Poder Judicial, tras recibirla la metió en un cajón y allí está incumpliendo los plazos que marca la ley para tramitar el expediente.

¿Por qué la denuncia es tapada por el presidente del CGPJ y por los veinte vocales nombrados a dedo por los viejos partidos? ¿Por qué los medios de comunicación no investigan las razones de este escandaloso retraso? Carlos Lesmes hace ya tiempo que debió convocar al CGPJ y cesar al magistrado Marchena por protagonizar unos hechos tan deplorables.

La comida a la que se dejó invitar el magistrado Marchena fue de todo menos monacal, más bien podría denominarse pantagruélica. Dos kilos de angulas por unos 4000 euros, dos bandejas de percebes y cinco chuletones de Ávila por unos 1000 euros, y todo ello regado por vino magnum de Petrus a 5000 euros la botella. Por la enjundia del menú se podría pensar que estamos ante un auténtico soborno gastronómico.

Se desconoce si esta orgía del buen comer se pagó con dinero público o privado, pero me atrevería a considerarla un auténtico insulto a la ciudadanía y a los cientos de miles de familias que están inmersas en la pobreza y que hasta pasan hambre.

Un ejemplo más de la nula independencia del poder judicial, un poder que está arrodillado ante el poder político y del que solo se salvan unos cuantos jueces, casi todos de instrucción.


lunes, 24 de noviembre de 2014

Podemos ya gana en las encuestas.

Podemos es el resultado del parto de la indignación, de todos aquellos que un buen día dijeron basta y se tiraron a la calle. Es un partido radical de izquierdas dirigido por jóvenes universitarios que cuestionan y quieren acabar con el sistema nacido en la Transición.

Según la encuesta de Sigma Dos publicada hoy, Podemos ya es la primera fuerza política en intención de voto, algo que ha sido posible gracias a que ha conseguido aglutinar el gran descontento existente en la ciudadanía hacia la clase política tradicional.

Lo primero que tengo que dejar claro es que ni les he votado nunca ni seré votante de Podemos, aunque respeto profundamente a los ciudadanos que lo componen y le dan su apoyo. La estrategia que están empleando los viejos partidos con Podemos se está demostrando errónea, el insulto y la descalificación constantes hacia los de Pablo Iglesias está consiguiendo lo contrario de lo que pretende, fortalecerlos, ya que lo que transmiten tiene credibilidad cero para los ciudadanos pues procede de personas que representan a organizaciones corruptas, una legión de paniaguados, sicarios de la pluma y de las tertulias televisivas.

La encuesta dice, que uno de cada tres encuestados piensa darles su voto, es evidente que uno de cada tres españoles no es ideológicamente de la izquierda radical, pero si puede ser cierto que consideren que la única posibilidad de acabar con la porquería en la que se ha convertido esta supuesta democracia sea utilizar a Podemos como instrumento para acabar con ella en la esperanza de que surja una democracia más limpia, al menos esa es la única explicación que encuentro.

Si se llegaran a dar estos resultados en las próximas elecciones generales, lo único que impediría llegar a Podemos al gobierno, sería un hipotético pacto PP-PSOE, posibilidad que aunque niegan ambas formaciones, se de buena tinta que ya contemplan, aunque desde mi punto de vista significaría su suicidio.

Otro dato significativo es el hundimiento de Izquierda Unida, partido que es visto por los votantes de izquierdas como cómplice de todo lo que ha pasado en el sistema, partido que de hecho está siendo devorado por Podemos.


También me resulta bastante triste ver el parón que sufre UPyD en intención de voto, partido con el que más me identifico en la actualidad, un partido que desde su nacimiento optó valientemente por la regeneración de nuestro sistema, partido que entre otras cosas ha llevado ante los tribunales casos de corrupción como el de las cajas de ahorros y que no tiene imputados en sus filas, ya que considero que la solución a la situación actual de nuestra democracia solo puede venir de un partido, regeneracionista y moderado, situado en los alrededores del centro y con vocación progresista.