miércoles, 31 de diciembre de 2014

Caja Madrid y el golfo de Blesa.

Por encargo del FROB, firmas independientes han realizado 90 auditorías que han detectado 27 presuntos delitos en las entidades bancarias rescatadas, esas entidades que con tanto esfuerzo se sanearon y recapitalizaron con el dinero procedente de nuestros impuestos, con dinero público, con nuestro dinero.

De nuevo, Caja Madrid está en el punto de mira. Si en octubre se conoció el caso de sus tarjetas opacas donde 87 directivos y consejeros de todos los colores políticos, sindicales y empresariales dilapidaron en 9 años 15 millones de euros, ahora hemos conocido que entre 2007 y 2010, se cobraron remuneraciones excesivas y presuntamente fraudulentas, que causaron un perjuicio económico de otros casi 15 millones de euros a la entidad.

En el último periodo de Miguel Blesa en la presidencia de Caja Madrid su gestión fue pésima y se dedicó mediante actividades delictivas a saquear la entidad en beneficio propio y en el de sus cómplices. Gracias a este golfo, a los españoles nos costó 24.000 millones de euros el rescate de la entidad.

El FROB ha remitido a la Fiscalía el expediente donde se detallan los cuatro tipos de irregularidades cometidas por Caja Madrid, hablamos de subidas salariales desmesuradas (hasta el 26% anual), cálculos indebidos en las retribuciones fijas y variables, prácticas irregulares en las aportaciones a los planes de pensiones de esos gestores y, irregularidades en la extinción de contratos de los altos directivos.

Recordad la que se formó cuando el juez Elpìdio se atrevió a meter en la cárcel a un componente de la “casta financiera” de este país, aun siendo cierto que no hizo las cosas como marca la ley, era evidente que el sitio de Blesa era la cárcel, de la que nunca debió salir, de hecho, a un número importante de españoles les hubiese gustado verlo ahorcado del mástil de la sede central de la entidad, algo que no comparto pero que entiendo como fruto de la indignación ciudadana. Ahora mismo, Blesa está en la calle y el juez con su carrera profesional arruinada ¿hay derecho a eso?

Lo único positivo de todo esto es, que el FROB parece estar dispuesto a investigar hasta sus últimas consecuencias la gestión de las cajas de ahorros rescatadas, tras lo que detecten solo cabe esperar que la Justicia actúe con rapidez y los responsables paguen sus delitos con cárcel y respondan con su patrimonio al gran daño que le han hecho a la sociedad española.


martes, 30 de diciembre de 2014

¿En Grecia se votará en libertad?

La noticia de que Grecia irá a las urnas el 25 de enero ha causado un gran sobresalto en la Eurozona, y lo ha causado, porque el favorito en los sondeos para ganar las elecciones es Syriza, al que llaman el “Podemos griego”.

Incluso el Fondo Monetario Internacional (FMI) se ha atrevido a paralizar el nuevo tramo del rescate con la clara finalidad de influir en el voto de los griegos para que no le den su apoyo a Alexis Tsipras, líder de Syriza.

Las políticas que promete llevar a cabo en materia económica Syriza, han causado alarma en eso que llaman “los mercados” aunque existen serias dudas de que tras una hipotética llegada al poder pudieran llevarlas a cabo teniendo en cuenta que el margen de acción de los diferentes gobiernos europeos es muy pequeño.

Lo cierto es, que los que dirigen los hilos del poder político y financiero en Europa, están lanzando mensajes catastrofistas  al pueblo griego con la finalidad de que sigan votando a los partidos de siempre y le den la espalda Syriza, dando a entender que darle la confianza a este partido “es una decisión muy arriesgada”.

Estamos ante un hecho que nos demuestra que una parte importante de nuestra soberanía la hemos perdido, ya que ni siquiera se permite a los ciudadanos de cualquier estado de la UE elegir a sus gobernantes democráticamente y sin presiones ni injerencias exteriores.


Lo que sucede, es que convencer a la gente de que lo mejor es votar “a los de siempre”, a los que nos han llevado a esta situación, a los responsables de todos nuestros males, es muy difícil. No podemos olvidar que los responsables de la deuda han sido ellos, los políticos y los banqueros, y que nos hacen pagarla a nosotros. Cuando hay beneficios solo son para ellos, en cambio, cuando hay pérdidas, cuando se genera deuda, se socializa y siempre la pagan los ciudadanos, y yo me pregunto ¿es eso justo?


lunes, 29 de diciembre de 2014

¿Es Podemos un peligro para España?

Soy de los que piensan, que en una democracia los ciudadanos deben de tener la posibilidad de votar a la opción política que más encaje con su manera de pensar y que se debe respetar a todos los que votan cualquier opción, incluso si es radicalmente opuesta a la nuestra.

Y digo todo esto, por la campaña emprendida contra Podemos por los viejos partidos, una campaña basada en asustar a los ciudadanos de unas supuestas terribles consecuencias que produciría la irrupción de Podemos en las instituciones y la posibilidad de que ocupen parcelas de poder.

Soy de los que piensan, que el fenómeno Podemos podría servir para obligar a los viejos y corruptos partidos a que “se pongan las pilas” o a que “se les caiga la careta”, partiendo de la base de que los responsables de su aparición son ellos mismos. Podemos es hijo de la indignación popular, una ciudadanía asqueada del comportamiento de los que se suponían eran sus representantes y por los que no se sienten en absoluto representados, hartos de que cuadrillas de golfos controlen los aparatos de los grandes partidos y sean los que decidan nuestro futuro.

Es conocido que soy de los que quieren regenerar el sistema desde dentro y cumpliendo las leyes, Podemos parece ser que pretende sustituirlo por otro, aunque viendo hasta que punto han modulado su discurso, entiendo que como dijo Pablo Iglesias no hace mucho “una cosa es lo que se quiere hacer, y otra, la que puedes o te dejan”.

Los dirigentes de Podemos saben perfectamente que el 75% de quienes les den su confianza, lo hacen por su rechazo a lo que hay, y no, porque piensen igual que ellos, ni porque crean que políticas fracasadas y trasnochadas puedan funcionar aquí, por ello confío en que tras reflexionar se dediquen a hacer de nuestro sistema algo más justo, más limpio, más igualitario y más solidario, en donde los ciudadanos puedan vivir en libertad, si lo consiguen,  ya habrá sido mucho. 


domingo, 28 de diciembre de 2014

Rajoy, portavoz del "bipartito único".



Lo dicho por Mariano Rajoy en la rueda de prensa tras el último Consejo de Ministros de 2014 es para ser analizado con detenimiento, pues nos indica, el alarmante nivel de deterioro de nuestro presunto sistema democrático.
 
Mariano Rajoy habló más, como portavoz del bipartidismo, que como presidente del Gobierno o líder del Partido Popular. Se atrevió a decirnos que todo lo que no sea votar, al PP o a PSOE, sería contribuir a la inestabilidad política e institucional, contribuir a la confusión y a la incertidumbre, y un importante riesgo de retroceso, de falta de progreso y pérdida de bienestar. Para él, todo lo que no sea que se alternen en el poder esas dos organizaciones políticas corruptas sería peligrosísimo para España.

Se dedicó a lanzar innumerables elogios al PSOE, diciendo que es un gran partido, y que pese a las diferencias, el país necesita que PP y PSOE avancen hombro con hombro. Todo parece indicar, que Rajoy está preparando el camino para un futuro pacto de Gobierno con el PSOE para así impedir que otros partidos puedan ser protagonistas.

Rajoy lanzó el mensaje del miedo, para él la pluralidad es algo perjudicial, para él, lo democrático, es que los dos de siempre sigan alternándose en el poder. Parece que lo que está detrás de todo esto, es simplemente, que los dos grandes partidos empiezan a vislumbrar que el chiringuito que tienen montado a nuestra costa desde hace décadas se les puede venir abajo, algo que significaría que un importante porcentaje de sus enchufados perderían sus empleos, que sus tramas para saquear el dinero público se les vendrían abajo, que su colonización de todos los organismos que deberían ser independientes no se podría mantener, en definitiva, que compartiendo el poder con los nuevos partidos no les sería posible seguir con sus actividades delictivas.

Desde la entrada de UPyD en las instituciones, ha demostrado con sus iniciativas, que está haciendo todo lo que está en su mano para regenerar el sistema, imaginaos lo que podría hacer Podemos si se cumplen los sondeos. El Partido Popular y el PSOE son desde hace mucho, dos sanguijuelas adheridas al torrente sanguíneo de la ciudadanía, ahora quieren impedir por todos los medios, que lleguen otros que les estropeen su negocio, así de claro.

También nos habló Rajoy de las buenas perspectivas, del despegue económico definitivo, de que próximamente se recuperará el bienestar perdido por la crisis, y justamente lo dice cuando se acercan las sucesivas elecciones.

Ha dicho que la crisis ha finalizado, algo que más bien parece un insulto o una broma de mal gusto, pues hay millones de españoles sin empleo que ni siquiera pueden atender las necesidades básicas de sus familias.





jueves, 25 de diciembre de 2014

Las buenas intenciones del Rey.

Es muy difícil estar en desacuerdo con lo manifestado por el Rey en su discurso de anoche, dijo lo que la gran mayoría de los españoles diríamos si nos preguntaran.

Felipe VI pidió "cortar de raíz y sin contemplaciones" la corrupción, haciéndose eco del sentir de unos ciudadanos que "necesitan estar seguros de que el dinero público se administra para los fines legalmente previstos", reconociendo que pocos temas como la lucha contra la corrupción generan en España "una opinión tan unánime".

Es consciente de que "las conductas que se alejan del comportamiento que cabe esperar de un servidor público, provocan, con toda razón, indignación y desencanto", como también quieren garantías de que "no existen tratos de favor por ocupar una responsabilidad pública; que desempeñar un cargo público no sea un medio para aprovecharse o enriquecerse". Por eso, él mismo ha impuesto un código de conducta a la Familia Real y a los empleados de la institución, pues defiende la necesidad de que los servidores públicos actúen con decencia, pues su "honestidad" es "un pilar básico" de la convivencia en "una España que todos queremos sana, limpia".

Junto al desafío de "regenerar" la vida política y recuperar la confianza de los ciudadanos en sus instituciones, Felipe VI cree que la España de hoy se enfrenta a otros dos grandes retos: "preservar" la unidad del país "desde la diversidad" y "garantizar" el Estado del Bienestar.

Sobre Cataluña, anima a todos a hacer un esfuerzo "leal y sincero" que favorezca el reencuentro respetando la Constitución. Afirmó que "Millones de españoles llevan, llevamos, a Cataluña en el corazón. Como también para millones de catalanes los demás españoles forman parte de su propio ser". Felipe VI anima a los españoles a seguir "construyendo todos juntos un proyecto que respete nuestra pluralidad y genere, ilusión y confianza en el futuro".

Reclama a los agentes políticos, económicos y sociales trabajar unidos frente al paro, y para que la economía esté siempre al servicio de las personas. “Se debe proteger especialmente a las personas más desfavorecidas y vulnerables. Y para ello debemos seguir garantizando nuestro Estado de Bienestar, que ha sido durante estos años de crisis el soporte de nuestra cohesión social”.

En la parte final de su discurso, Felipe VI se mostró convencido de que España superará los retos que tiene planteados.  "Tenemos capacidad y coraje de sobra. Tenemos también el deseo y la voluntad", dice el Rey, que cree que lo que le hace falta ahora a los españoles es recuperar la confianza en sí mismos, pues ésa es la "clave" para "recuperar el orgullo" de nuestra conciencia nacional, la de una España "moderna, de profundas convicciones democráticas, diversa, abierta al mundo, solidaria, potente y con empuje".

Nuestro Rey ha dicho lo que tenía que decir, lo que los españoles querían oír, ahora les toca “ponerse las pilas” a los que nos gobiernan y al resto de representantes políticos de los ciudadanos para que esas palabras no caigan en saco roto y empiecen a trabajar para que algún día sean una realidad.




miércoles, 24 de diciembre de 2014

El populismo está de moda.



Que el juez Castro tome la decisión de sentar a la Infanta Cristina en el banquillo en vísperas de Nochebuena, justo cuando su hermano, nuestro Rey, va a dirigirse a los españoles en su primer discurso a la Nación, ¿es simple casualidad o algo buscado? ¿Era prudente que el juez Castro tomara esa decisión sabiendo que nuestra sociedad se encuentra tan hipersensibilizada ante los casos de corrupción en las más altas esferas?

Siempre fui uno de los pocos que defendió que la Infanta Cristina era culpable de estar enamorada de un delincuente, de su marido, pero también es cierto, que si tomó la decisión de afrontar los problemas con él en vez de abandonarlo, en ese mismo momento tuvo que renunciar a sus derechos dinásticos, aunque todos sabemos que su sexta posición en la línea sucesoria a la Corona hace prácticamente imposible llegar a ella. Su situación no solo es insostenible, también es una situación que daña enormemente a nuestra democracia y a las instituciones.

Existe en nuestra sociedad gran expectación por oír ésta noche a nuestro Rey y conocer si se refiere a su hermana de manera directa o indirecta, o si simplemente obvia el asunto. Lo cierto es, que Felipe VI desde su llegada al trono ha sabido cumplir con sus obligaciones y tener un comportamiento intachable, a la vez que se conoce su empeño de hacer de la Casa Real la institución más transparente.

Corren vientos populistas en nuestro país, los grupos de presión antimonárquicos hacen su trabajo aprovechando el caso de la Infanta Cristina intentando erosionar nuestra monarquía. Ese mismo pueblo tan escandalizado con este caso es el que aplaude al defraudador Messi cuando sale del juzgado, sigue acudiendo a los conciertos de Joaquin Sabina, y ven entusiasmados el programa televisivo del Gran Wyoming, todos ellos defraudadores. Claro, ellos no son borbones.


lunes, 22 de diciembre de 2014

Izquierda Unida y el poder.



Antonio Maillo, líder de Izquierda Unida en Andalucía, empieza a tener problemas, pues cada vez son más los que no entienden como su partido tiene tanta transigencia con la corrupción socialista. 

Maillo tuvo que hacer de “Pinito del Oro” para justificar la presencia en el bipartito y se comprometió a celebrar en junio un referéndum para que los militantes de IU decidan si siguen o no en el gobierno andaluz, eso sí, un compromiso con tantos condicionantes, que más bien parece que de lo que se trata es de mantenerse en los sillones bebiendo de las ubres del dinero público todo lo que se pueda.

Maillo ha dicho, que si de aquí a junio no hay una Ley Integral de Agricultura con el Banco de Tierras incluido, una Ley de Renta Básica, otra ley de igualdad y contra la violencia de género, la creación de una banca pública con ficha bancaria, y una ley de mínimos vitales que garantice el suministro, de luz y agua, a quienes carezcan de lo mínimo para poder pagarlo, entonces habrá referéndum. Lo que no dice es que hará si solo consiguen parte de sus objetivos.

También Maillo trató de sorprender anunciando que reclamará la creación de una megacomisión de investigación sobre la corrupción en Andalucía que vea todos los escándalos de  corrupción que afectan a la política andaluza, según él, como Gürtel, Bárcenas y Fitonovo (Enredadera), por lo visto pretende investigar al PP, y en cambio, ni menciona el caso de los ERE y los Cursos de Formación, de auténtico bochorno. Además Maillo sabe, que lo que pide es inviable.

Entiendo que estamos ante una partida de ajedrez donde Susana torea a IU y el líder de IU torea a sus bases, teniendo ambos el mismo objetivo, que no es otro, que agotar la legislatura manteniendo el poder y sus pingües beneficios colaterales en todos los ámbitos, aunque es conocido que existe un sector crítico con vocación regeneracionista bastante indignado con lo que ve.