sábado, 30 de mayo de 2015

A sus órdenes, venimos a deternerle.

Me hubiera gustado estar presente. Eso de que entre la policía en el domicilio del delegado del Gobierno en Valencia, se le cuadren, y a continuación lo esposen y se lleven detenido a la máxima autoridad del Estado en esa comunidad, debió de ser una escena digna de ser vista.

Pues sí, el popular Serafín Castellano fue detenido por orden del Juzgado de Instrucción nº 1 de Sagunto por aceptar sobornos a cambio de la adjudicación de contratos públicos a la empresa de extinción de incendios Avialsa. Este elemento aceptó rifles, cacerías, jamones, vino, relojes y dinero en efectivo a cambio de otorgar contratos por valor de 33 millones de euros cuando era consejero.

Lo curioso es, que luego se sorprenden en el Partido Popular del desastre electoral del pasado domingo. Hay una frase que se dice mucho por aquí, por Sevilla, “hay más chorizos que botellines”, una frase perfectamente aplicable al PP valenciano, pues no olvidemos que toda la corrupción que se va descubriendo sea posiblemente solo la punta del iceberg de la real. Y os lo aseguro, de corrupción entendemos mucho los que residimos en Andalucía.

Lo cierto es, que si comparamos la cuantía sustraída en la Comunidad Valenciana con la sustraída en Andalucía, no hay color, pero no sé por qué, existe la arraigada percepción de que si los que roban son del PP, el delito es mucho más grave que si lo cometen los del PSOE, supongo que eso tendrá algo que ver con eso de la “superioridad moral de la izquierda”.

Si por mí fuera, el Partido Popular valenciano se habría disuelto por orden judicial, al igual que el PSOE andaluz, pues ha quedado demostrado y se constata día a día que ambos se comportan como vulgares organizaciones criminales cuyo fin es saquear las arcas públicas, es decir, robarnos a los ciudadanos.


Es evidente que quienes tienen el poder para plasmar su firma y perpetrar el delito se llevan su suculenta parte, pero la finalidad es financiar a su partido por mucho que luego, tras destaparse todo, lo nieguen.


viernes, 29 de mayo de 2015

La sensatez de Susana Díaz.

A Susana Díaz se la puede criticar por muchas cosas, y de hecho, lo suelo hacer con frecuencia, pero sería muy injusto que cuando dice algo con lo que estamos de acuerdo, obviarlo.

Las declaraciones que realizó Susana Díaz ayer, suponen una enmienda a la totalidad a la forma de hacer las cosas de Pedro Sánchez y la cúpula de su partido en relación a la política de pactos tras las elecciones del pasado domingo.

La secretaria general del PSOE andaluz mostró su absoluto rechazo a la “política de frentes” por la que parece haber optado el PSOE en las negociaciones para la constitución de ayuntamientos y CCAA, y se mostró contraria al veto de su dirección federal a pactar con el Partido Popular. Y lo declaró tras reunirse con Pedro Sánchez en Ferraz tras cinco meses sin hablar en privado con él.

Intentó de que las primarias de su partido, programadas para el 26 de julio, se pospongan a septiembre para que de esa manera se resuelva antes la gobernabilidad de municipios y CCAA, ya que según ella, eso es lo que le importa a la gente, pero Pedro Sánchez no ha atendido la petición de alguien que ve como su principal adversaria para dirigir al PSOE.

La actual cúpula del PSOE se lo quiere poner difícil a Susana haciendo coincidir el final del plazo para la investidura en Andalucía, el parto de Susana, y las primarias del PSOE. Susana ya ha dicho en público que en las primarias no apoyará a Sánchez.

Lo manifestado ayer por Susana Díaz es mucho más propio de un dirigente socialdemócrata europeo del siglo XXI, que la política de bloques y de frentes que encabeza Pedro Sánchez, una forma de actuar más propia de la izquierda europea de antes de la caída de la URSS.

Desconozco si Susana Díaz estima que ha llegado su momento de optar a la secretaría general de su partido, pero debe saber que muchos españoles, incluso muchos de los que jamás la hemos votado, entendemos que su figura puede ser clave para modernizar a este rancio PSOE, y así contribuir a medio plazo a la buena convivencia entre los españoles.




jueves, 28 de mayo de 2015

El PSOE se echa al monte.

Lo que está sucediendo en la capital de España tras las elecciones del pasado domingo es el reflejo de lo que ocurre en casi todas las CCAA y ayuntamientos de este país. El Partido Popular quiere impedir a toda costa que Podemos gobierne, aunque eso le suponga renunciar a alcaldías y presidencias en donde ha sido la lista más votada, y por su parte, el objetivo de Podemos es  impedir que el PP gobierne si lo puede impedir.

Mientras eso sucede, Ciudadanos continúa con sus exigencias para dar apoyos y el PSOE parece optar, por la radicalidad y no por la moderación, resucitando eso que nunca llegó a morir, eso de “a la derecha ni agua”.

El PP ha perdido muchísimos votos, pero ha ganado, y el PSOE ha perdido votos aunque se nos venda como el ganador de algo que no sabemos qué.

Esperanza Aguirre ha sido muy torpe, si en vez de plantear en público dar la alcaldía al socialista Carmona con su apoyo y el de Ciudadanos, hubiese dejado a los de Albert Rivera plantearlo, posiblemente la oferta pudiese haber llegado a buen fin, lo hizo mal y Carmona se apresuró a decir que no sería alcalde con los votos de los populares.

Siempre rechazaré un pacto de gobierno entre los líderes de nuestra cleptocracia, PP y PSOE, pero otra cosa sería un tripartito tutelado por Ciudadanos. Es evidente que dentro del PSOE existen muchas sensibilidades, pero pienso que la mayoría de ellas, son constitucionalistas y moderadas, y no creo que vieran con malos ojos la llegada de ese tripartito a Madrid.

Da la impresión que el PSOE quiere coger poder a costa de la que hay formada tras la entrada de Podemos y Ciudadanos, repito, un poder que no se merece tener de acuerdo a los pobres resultados obtenidos.

Dicen de Carmena que es honrada e inteligente, yo solo puedo decir que tras escuchar y ver videos suyos de tertulias en las que interviene, me produce bastante preocupación de que alguien así ostente mucho poder político. Lindezas como que los camellos de la droga, esos que trasladan por vía aérea en el interior de su cuerpo grandes cantidades de droga, si son descubiertos no deben ir a la cárcel porque lo hacen para subsistir, creo que la descalifican por completo.


Que el PSOE se eche en los brazos de Podemos es calificado por muchos como “echarse al monte” algo que le podría salir carísimo a los socialistas de cara a las próximas generales, aunque soy de los que piensan que aunque Podemos gobierne no demostrará su verdadera cara hasta después de las generales para así no perder votos y beneficiar a la derecha.


miércoles, 27 de mayo de 2015

Realidad esta y no la de Rajoy.



Solo tenemos que leer el informe publicado ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) denominado Encuesta de Condiciones de Vida, para entender el resultado de las elecciones del pasado domingo. Si los dirigentes del PP, tras leerlo, siguen sorprendidos de lo del domingo, debemos empezar a pensar que viven instalados en una realidad paralela que nada tiene que ver con la que viven a diario los ciudadanos.

Cada trimestre que pasa, hay más hogares españoles que no disponen de ningún tipo de ingresos, o todos sus miembros están en paro o han agotado cualquier tipo de subsidios o ayudas. 

Este pasado invierno, dos millones de familias han sufrido la llamada pobreza energética, no han tenido la posibilidad de mantener caliente su vivienda, es decir, casi el 12% de los hogares españoles han pasado frio este invierno. Un 38% más que en el 2013, algo inaceptable.

Un porcentaje muy elevado de familias se encuentran ya en la llamada exclusión social o en sus aledaños. Sé que a los que tenemos la suerte de vivir sin que nos falte lo básico, nos cuesta ponernos en la piel de esos millones de españoles que pasan frio en invierno, que no pueden comer carne o pescado cada semana, que no poseen una lavadora, un vehículo o un teléfono. Ya no hablamos de tantas y tantas familias a las que les cuesta llegar a fin de mes, hablamos de esos asfixiados económicamente que año tras año son más.

Las familias que no pueden pagar el recibo de la luz, el agua, la hipoteca o el alquiler de la vivienda se han incrementado un 10% en el último año. En estos años, la fragilidad de las economías domésticas se ha incrementado enormemente.

Los ingresos medios de una familia en España son algo más de 26.000 euros, 3.500 euros menos que hace cinco años, consecuencia del deterioro del mercado laboral gracias a las reformas de este Gobierno y de la distribución de la renta. Los ricos cada vez son más ricos, y los pobres cada vez son más y más pobres.

Que con estas cifras Mariano Rajoy pretenda contarnos la milonga de la mejoría económica, pues va a ser que no se lo creen muchos. No dudo que los banqueros y las grandes empresas ganen dinero, pero quizás nuestro presidente olvida que debe gobernar para nosotros y no para ellos. Si Rajoy se mantiene en su enroque habitual, le auguro una cruel jubilación en el inframundo de la política tras las próximas generales.



martes, 26 de mayo de 2015

Señores, regenerar es otra cosa.



Somos bastantes los que creemos, que lo que prometía convertirnos en una democracia allá por 1978 se ha convertido en una partitocracia en donde el poder reside en los partidos y no en los ciudadanos. Gracias a eso, el sistema ha ido degradándose, pues PP y PSOE se han encargado de politizarlo todo y corromperlo todo, a la vez que la llamada sociedad civil estaba anestesiada.

Ante la situación creada, surgen los nuevos partidos, esos que claman por la regeneración democrática. Tras las elecciones del domingo, tanto Podemos como Ciudadanos ya han entrado en el sistema, y como es lógico, son observados con lupa por esa parte de la ciudadanía que está instalada en la permanente rebelión contra lo que hay, entre los que me incluyo.

Ahora resulta que la prioridad de Podemos, parece ser, es la de formar coaliciones de izquierda para arrebatar al PP el poder donde ha ganado con mayoría simple, incluso pactando con el PSOE, esos que según ellos eran igual de casta que los populares. Por lo visto, lo importante no es qué políticas se van a llevar a cabo, lo importante para Podemos no es ya hablar de programas con sus posibles socios, lo importante es echar al PP, algo difícil de entender si razonas un poco las cosas.

Ciudadanos por su parte pone condiciones previas antes de poder dar su apoyo a la lista más votada, unas condiciones que aunque se firmen no van a ser cumplidas pues incluso algunas de ellas como lo de las primarias forma parte del ámbito interno y estatutario de las otras formaciones, sabiendo Rivera que eso solo se cambia modificando la ley correspondiente.

Si al final Ciudadanos hace lo que muchos pensamos que va a hacer, es decir, mantener la equidistancia entre PP y PSOE para apoyar a la lista más votada, por ejemplo, en Andalucía al PSOE y en Madrid al PP, debemos preguntarnos si eso tiene que ver algo con lo de regenerar. Pienso que mantener en el poder a los dos partidos responsables de todos los males que padecemos, aquejados de metástasis por corrupción, que llevan décadas saqueando las arcas públicas, no es precisamente lo que quiere el ciudadano que apoya a quien le dice que va a regenerar nuestra supuesta democracia.

¿No sería quizás mejor que los partidos nuevos y supuestamente regeneradores pactaran entre ellos medidas concretas y obligaran a los de siempre a adoptarlas?

Regenerar no es, como quiere Podemos, hacer política de bloques, ni por supuesto, pretender como parece querer Ciudadanos, situarse en el centro absoluto y servir de bastón para que los golfos sigan en el poder.


lunes, 25 de mayo de 2015

El culpable se llama Rajoy.



Lo que ocurrió ayer en las elecciones, municipales y autonómicas, es la consecuencia de la forma de hacer las cosas de Mariano Rajoy, quien ha conseguido que, por una parte, cada vez más españoles aborrezcan a su partido, y por otra, cada vez más votantes de derechas se nieguen a dar su voto a un Partido Popular que ha incumplido casi todas sus promesas, y que ha abandonado, los valores y los principios, que siempre había defendido.

Muchos dicen, que los ciudadanos españoles quieren un cambio, aunque dudo que sepan en qué dirección lo quieren. Lo cierto es, que el PSOE sigue bajando, cae dos puntos más desde su gran hundimiento de 2011, y solo arrebatará poder al PP echándose en los brazos de Podemos y de sus marcas blancas, triste balance el suyo.

Podemos ha sido sin duda el gran triunfador, pues ha superado todas las expectativas, miremos los resultados de Madrid y Barcelona, además de convertirse en llave en varias CCAA y muchos municipios.

Ciudadanos obtiene unos buenos resultados aunque ostensiblemente menores a las expectativas mediáticas creadas, su futuro depende de su política de pactos, sobre todo si pretende ser el bastón que socorra al vapuleado Partido Popular.

Izquierda Unida está casi muerta, pero reconozco que ha sorprendido consiguiendo hasta un millón de votos, de todas maneras parece condenada a disolverse como un azucarillo en el vaso de Podemos.

UPyD ha sido el gran damnificado de estas elecciones y está condenada a gastar las energías que les queden en intentar sobrevivir.

Desde aquí quiero pedirles a todos que, lo que para unos es atomización e inestabilidad, lo transformen en pluralismo transformador y regeneracionista. Quizás para convencernos deberían empezar por propiciar la reforma de la Ley Electoral.

Para finalizar, decir que, o el Partido Popular se renueva de aquí a las generales próximas o le vaticino una gran hecatombe. Jugárselo todo a la carta de la economía ha sido un gran error.


sábado, 23 de mayo de 2015

Reflexionemos sobre esta democracia.

No hay mejor día que el llamado “Día de Reflexión” para reflexionar sobre esta presunta democracia que disfrutamos o padecemos, según se mire.

Pocos dudan, que tras todo lo que ha ocurrido en la política española estos últimos años, nos enfrentamos a unas elecciones distintas, y son distintas, porque han irrumpido nuevos partidos, mejor dicho, porque los que parten el bacalao, el poder económico, ha permitido y hasta propiciado que irrumpan.

Creo que todos estaremos de acuerdo en que los medios de comunicación, al ser propiedad de miembros del poder económico y financiero de nuestro país, defienden los intereses de sus amos y lanzan el mensaje que a ellos les interesa. Por ello, es imposible que un medio le de voz a un partido sin la autorización previa de su dueño.

Por lo tanto, podemos afirmar sin temor a equivocarnos, que si Podemos contó en su día con la estrecha colaboración de unos medios para su lanzamiento, era porque al poder económico le interesaba su crecimiento para debilitar al PSOE.

Lo mismo podemos decir de Ciudadanos. El partido de Albert Rivera vio como de un día para otro se le abrían casi todas las puertas de los medios de comunicación, el poder económico había decidido apostar por Ciudadanos para que ese partido recibiera los votos que perdiera el PP, a la vez que se trazó un plan para hacer desaparecer a UPyD, un partido molesto que había osado meterle el dedo en el ojo a los poderosos corruptos.

El plan era casi perfecto, los votos que perdía la derecha, los votos del centro y los votos de UPyD iban a parar a Ciudadanos, el llamado “partido del IBEX 35”, eso sí, a la vez que Podemos debilitaba al PSOE por su izquierda.

Los que han urdido este plan parten de la base de que una parte importante del pueblo español está, manipulado y anestesiado, abducido por sus medios de comunicación, que es incapaz de reaccionar al carecer de opinión propia.

Por todo ello, aunque los nuevos partidos nos hablen de cambio, unos el tranquilo y otros el radical, es todo mentira, nos hablan de un cambio tutelado por los corruptos y los poderosos, eso sí, aderezado con un excelente marketing.





jueves, 21 de mayo de 2015

Objetivo, olvidarse de Aznalcollar.

Anoche me sorprendió mucho escuchar al abogado sevillano de la empresa canadiense que denunció a la Junta de Andalucía por la adjudicación de la mina de Aznalcollar a la empresa hispano-mejicana Magtel, pues afirmó que ni el Partido Popular, ni Podemos, ni Ciudadanos, ni Izquierda Unida, se habían puesto en contacto con él para que los pusiera al corriente de todo.

Y es que si observamos el comportamiento de los tres partidos que pueden propiciar la investidura de Susana Díaz tras el 24-M, podemos pensar que es posible, aunque no seguro, que al menos dos de los tres tienen claro que van a impedir que se repitan las elecciones, aunque lo mismo lo propicia el otro y así no pasan la vergüenza de quedar ante sus votantes como “vendidos”.

Albert Rivera sigue con la exigencia, extemporánea y casi absurda, de seguir insistiendo en la dimisión de Manuel Cháves, algo que indudablemente contribuiría a la higiene democrática, pero que sería solo un gesto que en nada contribuiría a la erradicación de la corrupción en la administración andaluza. Pero en cambio, Rivera no quiere ni oír hablar del caso de la adjudicación de la mina de Aznalcollar ni quiere informarse de nada, ya que si lo hiciese y entrara en el asunto, por su gravedad, por ser responsabilidad de Susana Díaz, le sería imposible argumentar motivos para propiciar su investidura.

Lo de la mina de Aznalcollar es un caso de corrupción muy grave que se ha producido bajo el mandato de Susana Díaz, un caso que deja claro que todos los que lo han propiciado y permitido, son políticos que tienen comportamientos incompatibles con la honestidad y deben ser apartados de la política, con Susana Díaz a la cabeza.


Con el tema de la mina de Aznalcollar, tanto al PP, como a Podemos y a Ciudadanos, se les puede ver el plumero de forma descarada. Socorrer a Susana Díaz era estafar a sus votantes, y que digamos tras lo de Aznalcollar.


martes, 19 de mayo de 2015

Solo hay dos clases de políticos.

Tras todos estos años, he llegado a la conclusión de que solo hay dos clases de políticos, los que entran en política para servir a la colectividad, y los que entran en política para servir, a su partido y a ellos mismos. Los primeros lo hacen generalmente de manera temporal y son ciudadanos que se dedican a la política durante un periodo y punto, mientras que los otros, son los que llegan a la política con la intención de quedarse. Abreviando, podemos decir, que unos llegan para servir y otros para servirse.

Evidentemente, en los viejos partidos escasean los que llegan para servir, solo tenemos que ver el tiempo medio que llevan viviendo del dinero público los que a fecha de hoy se sientan en Congreso y Senado, auténticas sanguijuelas cuyo principal mérito es votar en el sentido que les dice su partido y lealtad plena.

Mientras que es muy difícil que un ciudadano que llega para servir se corrompa, el que llega con la intención de ser político profesional sabe que tarde o temprano tendrá que corromperse, sea para enriquecerse él, o para financiar a su partido, y quien niegue esto miente.

Mientras sean las cúpulas de los partidos los que designen candidatos, ya sea de forma dedocrática o con una falsa democracia interna, mientras eso suceda, esto no tendrá arreglo. Ahora ser candidato depende del partido, en cambio, si se implantaran las listas abiertas, ser candidato dependería de los ciudadanos, y la lealtad del elegido sería a quienes le eligieron. Para mí, o listas abiertas, o seguiremos con la corrupción, ya que ella es inherente al sistema partitocrático.


Mientras no interioricemos, que los partidos solo deben ser instrumentos al servicio de los ciudadanos, y que los protagonistas de la democracia deben ser las personas, mientras no lo tengamos claro, nos veremos obligados a vivir en esta puerca y corrupta partitocracia que sufrimos.


lunes, 18 de mayo de 2015

Quieren repartirse nuestro dinero.

Podemos catalogar como de auténtico insulto a la ciudadanía el hecho de que entidades bancarias que fueron intervenidas y rescatadas con el dinero de todos nosotros, tengan la osadía de intentar repartir dividendos entre sus accionistas antes de devolver el dinero del rescate.

Si estas entidades dan beneficios ahora, es por una parte, porque ahora están mejor gestionadas, y por otra, porque se les inyectó dinero público. Se nos dijo en su día que el dinero inyectado se recuperaría, ahora sabemos que la mayoría se perderá.

Bankia ha cerrado el primer trimestre del año con un beneficio neto de 244 millones de euros, cifra que supone un aumento del beneficio del 12,8% en relación al mismo periodo del año anterior, previendo para final del actual ejercicio unos excelentes resultados en cuanto a beneficios.

El Ministerio de Economía debe pronunciarse y aclarar a la opinión pública si va a permitir que se perpetre semejante atraco, o por el contrario, nos diga qué medidas va a tomar para impedir que las entidades rescatadas repartan dividendos hasta que devuelvan el rescate, cantidades que no son otra cosa que un préstamo que les dimos todos los ciudadanos y que esperamos se nos devuelva.

Si el Gobierno no se pronuncia y el reparto de dividendos se lleva a cabo, tal y como ha anunciado Bankia, podremos ponerle nombre a esta película, un nombre que no sería otro que el de “Entre golfos anda el juego”.


Curiosamente, el único partido que ha tomado iniciativas parlamentarias en ese sentido ha sido UPyD, ese partido al que por molestar a los poderosos corruptos lo están intentando borrar del mapa ante la ceguera supina de unos ciudadanos abducidos por el mensaje de unos medios, controlados y dirigidos, por el poder económico.