lunes, 30 de noviembre de 2015

Poco de campaña y mucho de Circo.

Con todos los problemas que tenemos, observo con preocupación, como ante la falta de soluciones, en la actual campaña electoral se opta por seducir a los votantes mostrando el lado humano de los candidatos, su personalidad. Por ello, la campaña electoral se está convirtiendo en un circo, en mero espectáculo, en donde se trata de llegar al corazón de los votantes mostrando las costumbres, manías, habilidades, aficiones y físico de los cuatro candidatos que cuentan con el aval del sistema.

Pobre de mí, yo siempre pensé que lo que se votaba en unas elecciones era a un candidato con su equipo, a gente capaz de dirigir y gestionar nuestro país aportando soluciones. Jamás pensé que llegaría el día en que los ciudadanos votaran en función de las chorradas que hacían o decían una serie de farsantes, abrazando, besando, riendo, cantando, cocinando, jugando al ping pong, al futbolín, o retransmitiendo partidos de fútbol. Todos han optado por el multiformato audiovisual. Da igual hacer el ridículo o resultar patéticos, lo importante es que los ciudadanos te vean en todos los programas que habitualmente siguen.

Algo tan serio como la política con mayúsculas, está desaparecida, ese instrumento para mejorar la sociedad y nuestro bienestar, se ha sustituido por otra banalizada y frívola, únicamente encaminada a llegar al poder.

El sistema nos dice machaconamente que solo es útil votar al PP, PSOE, Cs o Podemos, precisamente por eso yo no votaré a ninguno de ellos. Los ciudadanos tenemos que tener claro que hay vida fuera de los cuatro, Izquierda Unida,  UPyD y Vox siguen existiendo, y por lo general, tratan de lanzar propuestas series acordes con sus ideas. El único problema de estas formaciones es que no cuentan con el visto bueno de los que controlan el sistema.


Una muestra de la pobreza de esta campaña, es que el actual presidente del gobierno se niegue a debatir, envíe a su segunda, y solo acceda a hacerlo con el líder de un partido que ni siquiera tiene garantizado quedar en segundo lugar. La calidad de la democracia española está bajo mínimos.


viernes, 27 de noviembre de 2015

Abengoa ¿La última Caja?



Los mismos que en su día colonizaron y saquearon las Cajas de Ahorros, y posteriormente rescataron a los bancos, y me refiero a PP y PSOE, esos que son incapaces de ponerse de acuerdo en los principales asuntos de Estado, esos son los que ahora coinciden en la imperiosa necesidad de rescatar Abengoa. Una empresa que gracias al favor político puede protagonizar la mayor quiebra empresarial de la historia de España.

¿Cuántos años hace que Abengoa hubiera quebrado si no hubiera compensado su falta de ingresos con las subvenciones en vena que le aplicaban las administraciones?

Cuando una empresa utiliza el dinero de los contribuyentes para fichar con suculentos sueldos a conocidos y amortizados políticos, cuando su consejo de administración es colonizado por peones de lujo de los partidos gobernantes, algo va mal. La similitud de lo que le sucede a Abengoa con lo que les ocurrió a las distintas entidades financieras rescatadas no se puede evitar. Todo lo que tocan los viejos partidos políticos, lo corrompen y lo hunden.

Cuando nos falta dinero para cosas prioritarias, ¿se va a atrever alguien a intentar convencernos de que lo prioritario es rescatar Abengoa?

Desde que Zapatero apostó por las renovables, y dijo eso de que “hay que ser respetuosos con el medio ambiente”, Abengoa sacó pecho y se lanzó a la aventura, colocó en su consejo de administración a Borrell, marido de la ministra de Medio Ambiente, también metieron al hermano del ministro de Industria. Cambió el color del gobierno de España, y sin problema, un íntimo de Cristóbal Montoro sustituyó a Sebastián. Para mí, un auténtico escándalo.

Solo hay una cosa cierta, si Abengoa se hunde, los partidos políticos tendrán unos cuantos sillones menos para colocar a sus sanguijuelas.



jueves, 26 de noviembre de 2015

Abengoa, por méritos propios.



La multinacional andaluza Abengoa, buque insignia español de las renovables, se encuentra al borde de la quiebra. Su afán de crecer por encima de su posibilidades, una deuda descontrolada y estar en un sector con un marco regulatorio, incierto y variable, fruto de los continuos cambios normativos en el ámbito de las energías renovables, han colocado a Abengoa en una situación casi imposible.

Si a todo esto sumamos, una deficiente gestión de Felipe Benjumea, hijo del fundador de la empresa, quien fue cesado de su cargo en septiembre por presiones de la banca, y que se llevó una indemnización de once millones de euros, nos encontramos con que esta empresa de ingeniería y energías verdes llevaba meses en estado agonizante.

Una vez se frustró el acuerdo para que el Grupo Industrial Gestamp entrara en su accionariado, la suerte estaba echada. Abengoa ya ha anunciado su intención de acogerse  al preconcurso de acreedores, antesala del concurso o de la quiebra. De entrada, sus acciones en Bolsa se han hundido, ha sido expulsada del Ibex 35 y sus acreedores han entrado en pánico, ahora la banca tiene la palabra.

Abengoa arrastra un pasivo superior a los 24.700 millones de euros, le debe 9.000 millones a la banca, 5.500 a sus proveedores y 2.700 a los bonistas que compraron su deuda en el mercado.

Abengoa da empleo a 24.000 trabajadores en todo el mundo, 6.000 en España, la mayoría en Sevilla. Hablamos de una empresa que se ha caracterizado por someter a sus empleados a unas condiciones de trabajo propias de las empresas “negreras” de otros tiempos. Era habitual ver a trabajadores que ocupaban puestos en Abengoa acudiendo a selecciones de personal de otras empresas “porque estaban hartos de sus condiciones de trabajo”. 

Desgraciadamente, muchos ex trabajadores de Abengoa se alegraran del que parece va a ser su triste final.


miércoles, 25 de noviembre de 2015

UPyD e Izquierda Unida, ninguneados.



Cuando lo lógico sería, que los partidos nacionales con representación parlamentaria en la última legislatura, acudieran a confrontar sus ideas en los distintos debates electorales, resulta que los que controlan, el sistema, las empresas de demoscopia y los medios de comunicación, han decidido que junto a PP y PSOE, acudan los dos partidos que son emergentes gracias al apoyo que le han prestado estos últimos tiempos esos medios que controlan.
Como vemos, el poder político y económico, tiene decidido de antemano a quienes podemos votar y a quienes no. 

En el debate electoral del 7 de diciembre en Atresmedia, estarán PP, PSOE, Cs y Podemos, irán todos los líderes menos Mariano Rajoy, quien enviará a Soraya Saenz de Santamaría, su vicepresidenta, quien se enfrenta a un reto que seguro será transcendental de cara al futuro de su carrera política. Dicen que Rajoy no va para restar legitimidad a los partidos emergentes, a los que se niega a dar el reconocimiento que aportaría su presencia. Estamos ante una “arriolada” que podría pasarle factura, ya que muchos pueden ver en su ausencia más de cobardía que de otra cosa.

Hace poco nos dijo el CIS, que UPyD es visto por los ciudadanos como el partido más de centro del panorama político español, si 1 es la extrema izquierda y 10 la extrema derecha, los españoles le dan al partido magenta un 5,5, y lo sitúan exactamente donde se encuentran, sociológicamente hablando, la mayoría de los ciudadanos. Pues bien, a este partido, a UPyD, no solo se le trata de excluir de los debates electorales, si no que las empresas que realizan los diferentes sondeos lanzan el mensaje de que es inútil votarle porque su intención de voto es insignificante.

Es evidente, que los que controlan y dirigen este corrupto simulacro de democracia que padecemos, pretenden dar a UPyD el golpe de gracia en estas elecciones, pretenden hacerla desaparecer. UPyD, en su lucha contra la corrupción, se atrevió a meterle el dedo en el ojo a los poderosos corruptos, y estos la han sentenciado a muerte.

La ciudadanía tiene que percatarse de esto y decidir si el partido que más ha hecho por la regeneración política en España, si el partido que tras ocho años sigue limpio, si España puede permitirse el lujo de prescindir en estos momentos del partido magenta. Yo creo que no. 

En lo referente a Izquierda Unida, parece que alegan que se presenta con otras siglas y que su mensaje es el de Podemos, algo bastante discutible.



martes, 24 de noviembre de 2015

Rajoy necesita siempre coartadas.



Tenemos un Gobierno, al que le cuesta bastante entender que los ciudadanos le votaron para que, por una parte, desarrollara su programa electoral, cosa que no ha hecho, y por otra, cumpliera e hiciera cumplir las leyes. Para lo segundo, una vez se percata de que se ha incumplido la legalidad, debe actuar, y no como nos tiene acostumbrados, hacer que otros tomen la decisión y le insten a actuar. De esa manera, nunca el actual ejecutivo toma decisiones por sí mismo, siempre tiene una coartada.

Cuando modificó la Ley del Tribunal Constitucional, lo hizo en ese sentido. No es lo mismo actuar por sí mismo, que hacerlo instado por el TC.

Ahora tenemos otro ejemplo claro, en una medida inédita entre la Administración central y una autonomía, los funcionarios de la Generalidad de Cataluña podrán delatar directamente ante instancias del Estado actos ilegales que pudiese cometer el gobierno independentista catalán. Curiosamente, el Ministerio de Hacienda, ha tomado la decisión de crear un canal de comunicación donde puedan denunciar o consultar cualquier acto administrativo del que sospechen, donde aparte de los funcionarios, también podrán delatar proveedores y terceros. Es evidente que Rajoy y su gobierno, necesitan una coartada para actuar, una auténtica vergüenza. Y digo curiosamente, porque durante muchos años, se han cometido en Cataluña actos administrativos que constituían flagrantes ilegalidades, donde se incluían incumplimientos de sentencias de los más altos tribunales del Estado, y los gobiernos centrales no actuaron y no atendieron las denuncias de nadie. 

Esto suena a cachondeo, ¿darán a los delatores, en caso de que los hubiere, algún tipo de recompensa económica?

Reconozco que echo de menos a un gobierno que gobierne y asuma sus responsabilidades, y si se tiene que equivocar, que lo haga, pues es mejor tomar decisiones que no tomarlas. 



lunes, 23 de noviembre de 2015

Censura en la prensa digital.

La semana pasada publicó eldiario.es en su edición de Castilla-La Mancha, una entrevista al cineasta francés Cyrille Martin, quien está realizando un documental sobre el 11-M desde la perspectiva de que la versión oficial, recogida en la sentencia, supone "una gran manipulación" de lo sucedido.

En dicha entrevista, Martin sostiene que Zougam "es el chivo expiatorio del 11-M porque cualquier persona en sus cabales lo habría declarado inocente". Y afirma que "Hemos visto que durante todo el juicio no había absolutamente ninguna prueba que pudiera inculparlo. Sus huellas, de las que tanto hablaron los medios, fueron un invento. Los dos testigos que afirmaron haberlo visto en los trenes declararon demasiado tarde: ¡tres semanas y un año después de los hechos! Por tanto, no son fiables" y que "La decisión del juez de condenar a Zougam se explica por la necesidad de cerrar el caso para así evitar que surgieran más preguntas molestas".

Al cabo de unas horas de su publicación, eldiario.es  decidió eliminar la entrevista y borrarla de sus archivos, en un flagrante caso de censura con pocos precedentes en la prensa digital. Este sábado, el eldiario.es publicó una nota justificando su decisión y arremetiendo contra el entrevistado -un intelectual de izquierdas vinculado a los movimientos anti OTAN- y los periodistas españoles que han sostenido tesis similares.

Pero ¿Cual es la verdad del 11-M? ¿Realmente a alguien le interesa conocer esa verdad?

La izquierda se aferró a que el caso ya estaba juzgado y se negó a que se siguiera investigando, la derecha, presa de sus complejos, optó por tirar la toalla y no volver a hablar del asunto.

En esas elecciones, la derecha llevaba mucha ventaja en los sondeos electorales y se daba su victoria como segura. El socialismo nombró candidato a un personaje como Zapatero por la sencilla razón de que era elegido para perder. Tras los atentados, la derecha se comportó con gran torpeza, como siempre, no supo transmitir su mensaje a los ciudadanos y no fue capaz de, suspender y aplazar, la cita electoral. Por su parte, los socialistas, con Rubalcaba al frente, fueron muy hábiles y supieron canalizar la indignación ciudadana en votos a su favor. Eso sí, utilizando las indignas armas de la coacción y el amedrantamiento del adversario, así como, la de manipular sentimentalmente a los ciudadanos.

Personalmente, tengo que reconocer, que me cuesta trabajo creer que esa estrategia perfecta de los socialistas fuera improvisada solo en unas horas tras los atentados, era todo muy elaborado y la desarrollaron con gran maestría.

Pensemos como pensemos en este asunto, todos estaremos de acuerdo en que el gran beneficiado de los atentados fue el que ganó las elecciones debido al vuelco en intención de voto provocado. Deducir de ahí que el PSOE tenía conocimiento de lo que iba a suceder es mucho suponer, aunque hay ciudadanos que así lo creen.

El asunto se juzgó, fue un juicio farragoso y muy mediático, en donde quedó muy claro, que el gobierno socialista se encargó de que su verdad se convirtiera en la verdad oficial, sabían que siempre habría un juez dispuesto a protagonizar la mascarada. El problema es que tras el juicio la gran mayoría de españoles creen, y así lo dijeron las encuestas, que la verdad no se conoce.

Incluso el entonces gobierno socialista, consiguió que Pilar Manjón, madre de una de las víctimas, se dejara utilizar para crear una asociación que le plantara cara a la AVT, y así, romper su unidad de acción.

Tengo que reconocer que el papelón que jugó en todo esto la Sra. Manjón me tiene confundido. ¿Cómo alguien pudo poner por delante su ideología política, a saber quién asesino a su hijo?. Cada vez que esta señora afirmaba ante los medios que los atentados estaban aclarados y que se oponía a que se siguiera investigando, parece como si renunciara a saber quienes eran los auténticos responsables del asesinato de su hijo y de muchos ciudadanos más. Algo totalmente anti natura.

Pero es que el 11-M es mucho más, es el responsable de que Zapatero fuera presidente y que tras ocho años de gobernarnos nos dejara sumidos en una crisis económica, política e institucional de gran magnitud. Los gobiernos socialistas de esos ocho años son los auténticos responsables de que nuestros hijos, por primera vez, vayan a vivir peor que sus padres.

Hace bastante tiempo, un amigo bastante ilustrado me dijo que los responsables del 11-M fueron los Servicios Secretos de Marruecos, como revancha por lo de Perejil, y ETA, que no tenía pruebas de lo que decía pero que había llegado a esa conclusión.

Como podemos observar, a este respecto hay opiniones para todos los gustos, yo personalmente estoy porque se hubiese seguido investigando hasta el final. Oponerse a ello me resulta enormemente sospechoso.

Lo ocurrido con la entrevista a este cineasta francés vuelve a alimentar las sospechas de que todo lo que envolvió al 11-M fue una gran conspiración y que los culpables siguen vigilantes para que la ciudadanía española jamás conozca la verdad al respecto.

Me atrevería a decir, que mientras no se conozca toda la verdad sobre el 11-M, no se podrá hablar de una democracia consolidada en nuestro país.