domingo, 31 de enero de 2016

El “conejo” de Pedro Sánchez.

Pedro Sánchez, en un último intento por sobrevivir, se ha sacado un conejo de la chistera, un intento que no es otro, que el de someter a consulta entre la militancia un posible pacto de investidura o de gobierno con otros partidos. Con esta maniobra, ha puesto al Comité Federal ante la difícil tesitura de no aceptar lo que votasen los militantes. Estamos ante una propuesta no contemplada en los Estatutos del PSOE y que le quita poder a un Comité Federal incapaz de decir que se opone a que se consulte a su militancia.

Pedro Sánchez, no obstante, ha cedido a la presión de los barones en relación a que el 20 de mayo sea el próximo Congreso Federal.

Es evidente, que Pedro Sánchez lo tiene muy difícil, el PP no le va a apoyar en ningún caso, Ciudadanos no le apoyará si pacta con Podemos y los independentistas, su Comité Federal le ha impuesto las líneas rojas de no aceptar para su investidura ni siquiera la abstención de los independentistas y el derecho a decidir que pretende Podemos.

Pero es que además, negociar algo con otro partido que esté supeditado a una consulta a la militancia, es decir, sin tener capacidad de decisión, frena mucho a la otra parte.

Lo cierto es, que si Sánchez no consigue llegar a un acuerdo, en el Congreso Federal del 20 de mayo, podría ser defenestrado y sustituido por una Susana Díaz que seguro podría llegar a pactos en un pequeño espacio de tiempo y convertirse en la presidenta de España, en una tesitura donde incluso el centro derecha la vería con buenos ojos.

Cada vez que Pedro Sánchez dice que anhela un ejecutivo “progresista” refiriéndose a un  pacto con Podemos, siento vergüenza ajena, ya que Podemos representa las ideas más retrógradas que conozco, ideas que siempre han fracasado y que siempre han sido letales para la población que las ha sufrido.




viernes, 29 de enero de 2016

Una EPA que contradice a la izquierda.



En 2014 empezó a recuperarse el mercado laboral, ahora, la nueva EPA nos indica que esta recuperación se ha consolidado en 2015.

El paro bajó el pasado año en casi 700.000 personas y se crearon más de medio millón de puestos de trabajo. El año pasado se cerró con casi 18,1 millones de ocupados y casi 4,8 millones de parados. Por ello, la tasa de paro se sitúa en este momento en el 20,9%, por lo que el balance es muy positivo aunque tenemos que reconocer que existen aún bastantes desequilibrios en nuestro mercado laboral.

El paro juvenil descendió el pasado año en casi 6 puntos, aunque continúa en un insultante 46%. 

Un dato muy positivo, es que de todo el empleo creado, el 86% fue en el sector privado, mientras que ese crecimiento fue principalmente en trabajadores asalariados.

Aunque se ha creado empleo en todos los sectores, 8 de cada diez empleos lo fueron en el sector Servicios. Resulta preocupante, que en un sector tan vulnerable como es el de la Hostelería y el Turismo, actividades que dependen de fluctuaciones estacionales, tengamos metidos casi todos los huevos nuestra economía.

También es una mala noticia que casi la mitad de los desempleados sean de larga duración.

Resulta curioso que pese a la intensa creación de empleo en 2015, todavía hay casi 60.000 ocupados menos que hace cuatro años, demasiados se han ido fuera, y demasiados, han tirado la toalla y ni siquiera renuevan su demanda de empleo al no tener acceso ni siquiera a un subsidio. Por ello, cae la población activa.

Pero no todo es positivo, hay demasiada temporalidad y precariedad laboral, ahora toca seguir creado empleo y mejorar su calidad. Aunque es cierto, y las cifras así lo dicen, que en 2015 creció el empleo indefinido y que los contratos temporales disminuyeron.

Destacar que en Andalucía el paro disminuyó también en casi 200.000 personas. 

Esta EPA desmonta el mensaje de Pedro Sánchez, su promesa de derogar todo lo que ha hecho el PP en materia laboral es una auténtica locura, esas leyes se pueden mejorar por consenso, pero cargarse lo que ha hecho posible la favorable situación actual reflejada en la EPA resultaría una gran irresponsabilidad, y con Podemos e IU se vería obligado a hacerlo si o sí.



jueves, 28 de enero de 2016

Para Felipe son, Leninismo 3.0



Se han producido en estas últimas 48 horas una serie de declaraciones y pronunciamientos que vale la pena tener en cuenta y analizar.

Por una parte, se han reunido 34 ex ministros de UCD, PP y PSOE ya retirados de la política, que han suscrito un comunicado en el que defienden que España necesita un gran acuerdo de los partidos que defienden la Constitución.

También ayer, saltaron a la palestra informativa los dos ex presidentes cuyas opiniones tienen más peso, me refiero a Aznar y a Felipe González. José María Aznar defendió también el acuerdo entre los tres partidos constitucionalistas, llamando a Podemos chavistas y comunistas, alertando que pactar con ellos para gobernar es poner en peligro la democracia y nuestras libertades. Por su parte, Felipe González, denominó a Podemos como Leninismo 3.0, y coincidiendo con Aznar y los 34 ex ministros, defendió el acuerdo entre PP, Cs y PSOE ante la fragmentación del mapa electoral, ya que supondría enviar un fuerte mensaje hacia el exterior y, daría confianza a los mercados y las instituciones europeas.

Resulta incomprensible que el líder del PSOE, Pedro Sánchez, siga erre que erre, asegurando que están obligados a entenderse con Podemos, un partido que propugna eso del derecho a decidir que no es otra cosa que abrir la puerta a la desintegración de España, y un paquete de medidas económicas que devolverían a España a los peores tiempos de la crisis.

Si Pedro Sánchez sigue con esa actitud, el Comité Federal del PSOE debería defenestrarlo, pensando que en su seno aún existen rescoldos de ese patriotismo del que Pedro Sánchez parece alejarse cada vez más.




miércoles, 27 de enero de 2016

El PP de Valencia, una organización criminal.



Cuando los partidos constitucionalistas parecía que se veían abocados a negociar para propiciar una investidura y así desbloquear la situación, en ese preciso momento, ha estallado un gran caso de corrupción que afecta al Partido Popular de Valencia. Evidentemente, quienes presionaban a Pedro Sánchez apelando a los intereses de España, ahora se van a encontrar con la segura respuesta de Pedro Sánchez de que “él no está dispuesto a asociarse con una banda de ladrones”. Por ello, a fecha de hoy, la posibilidad de un acuerdo a tres bandas es una quimera.

Es duro decirlo, pero el PP de Valencia lleva años funcionando como una auténtica organización criminal, una banda que saqueaba las arcas públicas mediante el cobro de comisiones a quienes adjudicaban contratos.

Entre la treintena de detenidos en esta primera hornada hay una decena de cargos del PP. Debido a la identidad de algunos de los detenidos, es muy posible que la otrora todopoderosa dama del PP valenciano, Rita Barberá, ex alcaldesa y actual senadora,  note en su cuello el aliento de la justicia. La Guardia Civil afirma, que parte de las mordidas eran para los imputados y el resto, para financiar al Partido Popular, es decir, calcado al caso Bárcenas.

Debido a eso de la “superioridad moral de la izquierda”, estos chorizos del PP valenciano son mucho peores que sus iguales socialistas de los ERE, al menos eso parece en los medios.

Soraya Saenz de Santamaría dijo ayer, que en este país no existe la impunidad, que se lucha con ahínco contra todos los corruptos. Le recuerdo a la Sra. Vicepresidenta que el clan mafioso de los Pujol Ferrusola sigue en libertad porque su Gobierno ha impedido que ingresen en prisión.

Visto lo visto, el desbloqueo de la situación que vivimos pasa, o por unas nuevas elecciones, o por qué no, por un gobierno PSOE-Cs que tenga como presidente a uno de los dos líderes, en cuya investidura el PP se abstenga. Todo menos lo que le pide el cuerpo a Pedro Sánchez, eso del pacto con comunistas y separatistas.


martes, 26 de enero de 2016

PSOE: Decide el Comité Federal.



Pese a que los estatutos del PSOE dicen con claridad que el Comité Federal es el órgano competente para aprobar las alianzas políticas, es evidente que Pedro Sánchez ha quedado tocado. Ayer dijo su número dos, Cesar Luena, que su líder podía pactar lo que quisiera y con quien quisiera con tal de que no lo hiciera con nadie que defendiera el inexistente derecho a decidir, a continuación, Susana Díaz y los demás barones, montaron en cólera y obligaron a Pedro Sánchez a rectificar.

No hay duda, de que Pedro Sánchez quería pactar con Podemos, IU y los separatistas, es decir, con quienes no quieren reparar el sistema, si no con quienes directamente quieren mandarlo al chatarrero y sustituirlo por otro que sería necesariamente mucho peor, pues todos sabemos que no existe nada mejor que esa injusta sociedad capitalista en la que vivimos.

Parece claro, que esa importante parte del PSOE que aún no ha perdido la cabeza, prefiere un acercamiento a Ciudadanos para intentar conformar un gobierno estable.

Creo que ya es hora de que los líderes se olviden de intercambiar mensajes a través de los medios, formular declaraciones y enviarse tuits, pues el país que es la cuarta economía de la zona euro se merece dirigentes serios, dirigentes que se decidan a formar equipos de trabajo para llegar a acuerdos que desbloqueen la actual situación.

Personalmente creo, que sería necesaria una II Transición, pero tengo la sensación de que, mientras que en la primera había políticos de altura, en esta, la mediocridad impera, por lo que parece muy difícil de que de una vez por todas se olviden de ellos mismos, de sus partidos, y de una puñetera vez piensen en España y en el futuro de todos los españoles. 


lunes, 25 de enero de 2016

Vosotros creasteis a este “Frankenstain”.



Tengo que reconocer, que según se van conociendo informaciones sobre los desmanes de Podemos, entiendo cada vez menos la forma de hacer política de Mariano Rajoy, entiendo cada vez menos a sus colaboradores y a quienes le aconsejan.

El famoso video en donde representantes de Podemos, las CUP y ETA, suben a un avión militar venezolano para asistir a un supuesto congreso donde se hablaba de lo conveniente de que partes de España se independizasen; ese cartel del acto de apoyo a ETA al que acudieron y ocultaban; esas pruebas recabadas por la Policía en donde se demuestra la financiación de Podemos con dinero procedente de regímenes totalitarios que no respetan en absoluto los DDHH ni la democracia, todo estaba desde hace mucho tiempo en poder del CNI que controla la mano derecha de Mariano Rajoy, Soraya Saenz de Santamaría.

Si esa información se hubiese utilizado en su día, la progresión de Podemos se habría truncado, pero eso hubiese roto la estrategia del pánfilo de La Moncloa, que no era otra, que crear Podemos y alimentarlo para que destruyera al PSOE, es decir, Rajoy quería sustituir el bipartidismo  actual por otro, sustituir al PSOE por Podemos, así lo tendría mucho más fácil de cara al futuro el Partido Popular. La alternativa a eso que ellos llaman “centro derecha” pasaría a ser la “extrema izquierda”, hegemonía garantizada.

Para esto, el gobierno es el que permitió la gran cobertura mediática de Podemos en los medios amigos y que controla Soraya, el resultado ya lo conocemos, crear un “Frankenstain” trae desastrosas consecuencias.

Son tan torpes, que han sacado la información en un momento en el que quienes apoyan a Podemos no se la creen y lo ven como un intento de parar a un partido utilizando marrullerías.

Tan escandaloso es, que los Pujol sigan libres, como que no se haya actuado contra Podemos, pero ya se sabe “la justicia es igual para todos” en este “estado de Derecho”.

¿No será, que vivimos en un sistema tan podrido, que todo el mundo calla por el temor a que salga a la luz pública algún “dossier” que le inculpe por cualquier delito cometido?