viernes, 12 de febrero de 2016

¿Estado de Derecho o vil cloaca?



La política española, más bien diría yo, la sociedad española, está como para tirar de la cadena y que todo se vaya a las cloacas, y digo esto, porque nuestra clase política es de vergüenza, nuestra Justicia es de vergüenza, y hasta nosotros los españoles, desde el momento que consentimos lo que está ocurriendo, también somos de vergüenza.

Tenemos que soportar como desde el poder se ríen de nosotros, aún recuerdo cuando se nos decía que La Pantoja tenía que ingresar en prisión porque los ciudadanos no entenderían que siguiera en libertad, pues había blanqueado un millón de euros de su pareja, dinero que devolvió, en cambio ahora, la familia más ladrona de Europa en el último medio siglo, el clan mafioso de los Pujol-Ferrusola, siguen en libertad y nadie se atreve a firmar su ingreso en prisión.

Tenemos que soportar ver como la policía entra a registrar en la sede del Partido Popular, el partido más votado, mientras que los socialistas aparentan ser recién llegados a esto de la política y que la corrupción no va con ellos, cuando están corruptos hasta las trancas, que se lo pregunten sino a cualquier andaluz bien informado.

Incluso los que dicen que han llegado para sustituir a los otros, hace tiempo que se les cayó la careta, en Ciudadanos apuntan maneras de que son hijos de la partitocracia corrupta que padecemos. Sus ediles de Jaen les acusan de secta y se van, su edil de Benidorm imputado o como se llame ahora, y la absoluta certeza de que en su propia casa hacen lo contrario de lo que les exigen a los demás. Ciudadanos es más de lo mismo, eso sí, con la vitola de falso centrismo, algo que por lo visto vende bien.

Y para terminar, Podemos, lo que nos faltaba, un conglomerado que atesora todo lo que me han enseñado de pequeño se debe detestar, populismo totalitario, hispanofobia, liberticidio, separatismo, proterrorismo, en definitiva, la materialización del mal.

Sé que los que creemos tener las ideas claras debemos quedarnos y luchar por la España que queremos, pero se empieza a tener la sensación de que lo que te pide el cuerpo es huir por el desagüe a sabiendas de que lo que te vas a encontrar en las cloacas es más limpio que lo que dejas atrás. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario