jueves, 25 de febrero de 2016

Los bárbaros de Podemos.

Todos sabemos por qué el Imperio Romano cayó, sencillamente porque su sociedad se prostituyó, entró en decadencia y dejó de regirse por los, principios y valores, que lo hicieron dominar el mundo conocido de entonces. Pero para esa caída hizo falta un enemigo allende sus fronteras atento a que su debilidad se hiciera patente, invadirle y destruirlo.

Cada vez, la sociedad española se parece más a ese imperio, esperemos que nuestro futuro no sea el mismo, aunque nuestros bárbaros ya los tenemos dentro.

“Kichi”, el alcalde podemita de Cádiz, con tal de no entregar los Premios Libertad a los políticos demócratas venezolanos encarcelados por el régimen de Maduro, ha alquilado una pequeña sala en Madrid donde entregará el galardón un simple gerente municipal y no acudirá ningún concejal de Podemos del equipo de gobierno. Como vemos, esta gentuza, están con los carceleros, con los torturadores, con los asesinos, y no con los demócratas que piden libertad en Venezuela.

Mientras esto sucedía en Cádiz, los concejales de Podemos (Participa Sevilla) e Izquierda Unida, del ayuntamiento de Sevilla, han hecho una serie de propuestas dirigidas contra la Iglesia. Pretenden prohibir al alcalde y a cualquier concejal que pueda participar en cualquier cortejo de la Semana Santa sevillana, quitarle la condición de autoridad pública al Arzobispo, quitar el nombre de calles a religiosos e imágenes devocionales, prohibir que hayan colegios electorales en centros en cuyas aulas existan símbolos religiosos, y para poner la guinda, apoyar la procesión denominada “Coño Insumiso”, que fue denunciada y cinco de sus componentes procesados.

Los que conocen la Semana Santa sevillana y el arraigo popular que tiene en esta capital, entenderán que la gran mayoría de los vecinos han montado en cólera al conocer lo que solicitan esta panda de desalmados.

Nuestros bárbaros ya están aquí y son, los comunistas de Podemos y sus acólitos de Izquierda Unida.




No hay comentarios:

Publicar un comentario