miércoles, 17 de febrero de 2016

Podemos ayuda a hundir Venezuela.

Nicolás Maduro nombró para la vicepresidencia económica a Luis Salas, hace solo 40 días, personaje cuyo único bagaje era su cercanía al podemita español, Alfredo Serrano. Debido a su desastre de gestión, Nicolás Maduro lo cesa apenas mes y medio después de nombrarlo.

Cuando lo habitual en Venezuela, es la escasez de alimentos y el desabastecimiento de medicinas, ahora también las panaderías han iniciado el recorte en su producción de pan por su temor a quedarse sin existencias ante la falta de trigo. Son ya cinco los molinos que están paralizados ante la escasez de materia prima. Todo apunta a que a final de mes, si nadie lo remedia, los venezolanos se quedarán también sin pan. Incluso, las fábricas de galletas se han visto obligadas a parar su producción.

Esa revolución bolivariana que prometía el paraíso, ha sumido al pueblo venezolano en un auténtico infierno donde sobrevivir se hace cada vez más difícil, una realidad en donde tener cubiertas las necesidades más básicas se convierte en un imposible para las familias venezolanas.

Hablamos de un país donde a diario suben los precios, hablamos de una Venezuela que lidera el ranking mundial de inflación. El espejo donde se mira Podemos no se lo deseo ni a mis enemigos.

Si a esto sumamos, que en Venezuela se encarcela y tortura a los que no piensan como el poder, y que se produce una media de cien asesinatos diarios, además de dedicarse los dirigentes bolivarianos al narcoterrorismo, entendemos que aquí, en la Europa de las libertades y los derechos humanos, se deba combatir a todos aquellos que muestran en público su apoyo a un régimen fascista, totalitario y criminal que tanto hace sufrir a su pueblo.

Los de Podemos lo tienen claro, si tanto les gusta el régimen bolivariano, que se vayan a vivir allí, pero que no traten de arrastrarnos a nosotros a un infierno similar.




No hay comentarios:

Publicar un comentario