miércoles, 2 de marzo de 2016

Albert Rivera, diseñado para gustar.

El discurso de Albert Rivera en la sesión de investidura hay necesariamente que dividirlo en dos partes. La primera, en la que ha transmitido lo que le ha dicho su excelente equipo de marketing que transmita, y la segunda, donde ha justificado su acuerdo con el PSOE y ha atacado a Mariano Rajoy.

Conozco lo suficientemente, a Rivera y a su partido, para afirmar que en todo momento dice lo que le han asegurado sus asesores que le gusta a más españoles oír, por ello, ni yo ni nadie, sabrá nunca si lo que comunica este líder de diseño es realmente lo que piensa. Incluso a mí, me suenan muy bien la mayoría de las ideas que lanza, lo que sucede es, que sabiendo lo que sé, no me creo absolutamente nada.

Siendo Ciudadanos un partido que principalmente se nutre de votantes de derechas o de centro derecha, el que su líder haya optado por pactar con quien ha perdido las elecciones, entiendo que no le gustará a muchos de los que le dieron su voto. Y más, aduciendo, que no pacta con Mariano Rajoy porque su partido es corrupto y no es creíble que el acabe con la corrupción en España si no ha sido capaz de acabar con ella en su partido.

Rivera obvia que él ha pactado con el PSOE, un partido igual de corrupto que el PP, principalmente en Andalucía, comunidad que precisamente es en la que Ciudadanos actúa como guardaespaldas y cómplice de la administración autonómica más corrupta de España.

Que Rivera le pida a Rajoy que apoye a Sánchez, alguien que dice que de inmediato tumbará toda la legislación y medidas que han hecho posible que España salga del desastre económico en el que nos metió el partido con el que ha pactado, suena a broma.


Si es que es muy claro, Rivera perteneció a las Nuevas Generaciones del Partido Popular y necesita por todos los medios ser bendecido como progresista, por eso precisamente pacta con el PSOE. Lo que no sabemos es quien le va a votar en las próximas elecciones, los que le consideran un traidor o los que le consideran un renegado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario