lunes, 28 de marzo de 2016

La Europa de los corderos.



A pocas horas de la matanza de cristianos en Pakistan, casi todos mujeres y niños, a nadie veo decir esa famosa frase de “Yo soy Pakistan”, ya que por lo visto, para la decadente Europa es políticamente incorrecto solidarizarse con los cristianos, un colectivo  que está siendo masacrado en muchas partes del mundo. 

Contra las minorías cristianas que viven en países en conflicto y en países islámicos, se está produciendo un auténtico genocidio que se trata de ocultar a la opinión pública occidental.

Por el contrario, todas las acciones ilegales que cometen musulmanes en suelo europeo, las autoridades tratan de ocultarlas y los medios de silenciarlas. Recordemos lo que ocurrió cuando en Colonia y otras ciudades alemanas se produjeron las violaciones, organizadas y masivas, de mujeres alemanas, las autoridades conocían perfectamente la identidad de quienes las perpetraron y se ocultó a la opinión pública.

Hemos llegado a un punto en Europa, que decir la verdad de lo que está ocurriendo, y de lo que nos espera si no reaccionamos, es ser de extrema derecha, recordad cuando no hace muchos días un grupo de jóvenes con bengalas y portando una pancarta que decía “Hoy Bruselas, mañana Madrid” se situaron en un puente frente a la mezquita de la M-30, pero lo suficientemente alejado,  en la prensa dijeron al día siguiente, que la extrema derecha había intentado un asalto al templo islámico.

Y luego todos se extrañan de que los partidos radicales europeos de derechas crezcan en apoyo electoral enormemente estos últimos años, si los ciudadanos europeos perciben que son los únicos que les cuentan la verdad, seguirán creciendo.

Por lo visto, lo políticamente correcto es que los europeos sean corderos que se dejen matar por los lobos mientras que los mastines miran para otro lado. Eso sí,  habiéndoles permitido previamente a esos depredadores que se instalen en sus corrales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario