domingo, 20 de marzo de 2016

Mariscada para imputada dimitida.

La poca vergüenza del régimen socialista andaluz no tiene límites. El pasado 24 de febrero, tras la celebración del consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Huelva, sus miembros, entre los que se encuentran representantes de instituciones y agentes sociales, se dirigieron a una conocida marisquería, en la cual, con dinero público de la caja de dicha institución, se rindió homenaje a Manuela de Paz, ex presidenta que se ha visto obligada a dimitir por su imputación por prevaricación, fraude en subvenciones, malversación de fondos públicos, y delito contra la integridad moral de los trabajadores.

Manuela de Paz es una de esos cientos de socialistas privilegiados que son puestos a dedo en cargos muy bien remunerados. Anteriormente, fue delegada de Economía de la Junta de Andalucía en Huelva. Se desconoce el tiempo que pasará hasta que el régimen le conceda un nuevo sillón dorado.
Como podemos comprobar, en Andalucía nada cambia para sonrojo de todos esos andaluces que ven perplejos como se las gasta el PSOE en esta comunidad.

Me sorprende, que quienes han hecho posible que el PSOE siga gobernando Andalucía, y me refiero a Ciudadanos, sigan manifestando en sus declaraciones que están consiguiendo cambios regeneradores. Ante casos como el que he relatado, los que se han convertido en la muleta del PSOE en Andalucía, miran para otro lado a sabiendas de que los hechos invalidan sus palabras.


Ciudadanos, con su apoyo al PSOE, es coresponsable de todo lo que ocurre en esta tierra, pues con su silencio culpable está permitiendo que la mala gestión, la corrupción y la injusticia sigan siendo lo cotidiano, el pan de cada día, en nuestra querida y maltratada Andalucía.


No hay comentarios:

Publicar un comentario