lunes, 21 de marzo de 2016

Obama traiciona a la libertad.

Obama le hizo en su día una promesa al mundo “solo iré a Cuba si veo avances en materia de Derechos Humanos”, eso no ha ocurrido y pese a ello Obama está en Cuba. Una traición en toda regla a todos esos miles de cubanos que han sufrido en sus carnes la terrible represión de la criminal dictadura comunista, dictadura que sufren desde tiempos casi inmemoriales.

Desde ayer está en la isla caribeña y su visita debemos explicarla desde dos perspectivas diferentes. La de apuntalar el colonialismo económico mediante el desembarco de empresas norteamericanas, casi en exclusiva, y la puramente personal. El presidente que ve que su tiempo se acaba, que no ha podido cumplir lo que le prometió a su pueblo, pero que tras la firma del acuerdo nuclear con Irán y el llamado deshielo con Cuba, conseguirá más protagonismo histórico.

La visita de Obama a Cuba, es claramente, un balón de oxigeno para la dictadura, Raúl Castro ya lo ha advertido “no claudicaremos en uno solo de nuestros principios”. Cuba pasa del  “yankee go home” al “yankee welcome”.

Desde que Obama anunció el cambio de política con respecto a Cuba, la represión del régimen incluso ha aumentado con respecto a los opositores, de hecho, la dictadura ha ordenado estos últimos días una oleada de detenciones para vaciar las calles de disidentes.

Durante décadas se ha mantenido un pulso entre la libertad y la tiranía, pues el bloqueo lo que pretendía era eso, hacer caer la dictadura y liberar al pueblo cubano, ahora podemos certificar que los tiranos han ganado el pulso y que el pueblo cubano ha sido el gran perjudicado en todos los aspectos.

Obama ha hecho posible, que la nación más poderosa del mundo se arrodille ante una nación dirigida por despiadados dictadores. El país que durante muchos años era percibido como el abanderado de la libertad en el mundo no se merece un presidente que actúe así.




No hay comentarios:

Publicar un comentario