sábado, 26 de marzo de 2016

Parlamentos Autonómicos.

Los 17 parlamentos autonómicos nos cuestan al año 328 millones de euros, el que más el catalán, que gasta 51,9 millones y un gasto por parlamentario de 188.000 euros, un 85 por ciento superior al de un diputado del Congreso. Una muestra más del pozo sin fondo en el que se ha convertido la fracasada “España de las Autonomías”, una organización territorial que a quien solo beneficia es a los políticos, ya que gracias a esa organización cientos de miles de ellos viven a nuestra costa.

En España hay 1.248 diputados autonómicos, que desarrollan su cuestionada labor en los 17 parlamentos de las CCAA y en las dos asambleas de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Cataluña, con 135 diputados; Madrid, con 129, y Andalucía, con 109, son las cámaras con más parlamentarios autonómicos.

El gasto por parlamentario en la Cámara catalana es de 188.000 euros anuales. Una cifra que supone un 85 por ciento más de lo que cuesta un parlamentario del Congreso de los Diputados (101.600 euros) y más del doble que el del Senado (80.200 euros). De hecho, el Parlamento catalán resulta más caro a los ciudadanos que, el Congreso y el Senado juntos. Y esto sucede, cuando hay familias a las que les falta de todo.

Uno de los aspectos más controvertidos del coste de los parlamentos autonómicos en España es el de las aportaciones a los grupos políticos, es decir, las cantidades que cada Cámara reparte entre los partidos que la integran, destacando en ello el Parlamento catalán, que paga a los grupos políticos 116.600 euros por cada parlamentario, casi el triple que el resto de cámaras autonómicas, que desembolsan una media de 45.600 euros.

Según los informes de fiscalización del Tribunal de Cuentas, desde 2005 el Parlamento autonómico catalán ha destinado 146 millones de euros a pagar a los partidos políticos, mientras el Congreso ha dedicado 82 millones y el Senado otros 60 millones.

Resulta sorprendente, que quienes se lamentan de carecer de recursos económicos y padecer “asfixia financiera” sí dispongan de dinero para que sus partidos políticos sean con diferencia los mejor pagados de España en una sede parlamentaria.

Es evidente que se trata de financiación encubierta de los partidos catalanes, en particular de los nacionalistas.

Son datos que demuestran, el lastre que suponen a día de hoy las autonomías para este país, pero tened claro que nunca se eliminarán pues es el principal sustento de esa partitocracia que impera y que ha devorado nuestra democracia.




No hay comentarios:

Publicar un comentario