lunes, 11 de abril de 2016

Gobiernan para su futuro.

El caso de “Los papeles de Panamá” deja al descubierto la permanente connivencia de los políticos con el delito en nuestro país. La filtración de once millones de documentos confidenciales del bufete de abogados Mossack Fonseca deja al descubierto, como los que nos gobiernan, benefician a los corruptos y a los evasores, dando igual el signo político de quien ocupa el poder.

El Gobierno de España retiró a Panamá la condición de paraíso fiscal en 2011, con la excusa de que si no lo hacía, las constructoras españolas no podían acceder a un contrato de 2.000 millones de euros para la ampliación del Canal de Panamá. En esa misma dirección, en 2013, gobernando ya el Partido Popular, nuestro Gobierno firmó un convenio con Panamá para la lucha contra la delincuencia, cuyo listado de delitos a perseguir “omitía intencionadamente los de delincuencia económica y blanqueo”.

Conviene recalcar, que en los otros 26 convenios o tratados firmados por ese gobierno con otros países, siempre estuvieron incluidos esos dos delitos. Verde y con asas.

Estas decisiones, de socialistas y populares, fueron aplaudidas por toda esa legión de corruptos y delincuentes, sinvergüenzas todos ellos, que conforman o pululan en el entorno de los poderes político y económico de este país.

A raíz de la filtración, Francia ha vuelto a incluir a Panamá en el listado de paraísos fiscales en tan solo tres días, en España no han movido ni un solo dedo en este sentido.

En Panamá, la evasión fiscal es considerada como una simple infracción administrativa, por ello, se niega a facilitar datos a otros países, ya que según los usos internacionales, el hecho tiene que ser considerado delito en los dos países para poder compartir datos.

Otro caso más, para que la desafección de la ciudadanía hacia los políticos vaya en aumento, sus manejos para beneficiarse y beneficiar a los de siempre, es obscena.


Y luego nos quejamos de las famosas “puertas giratorias”, con sus decisiones, los políticos, benefician a quienes luego les garantizan un futuro económico disfrazado de laboral.


No hay comentarios:

Publicar un comentario