viernes, 1 de abril de 2016

Las CCAA nos ahogan con su déficit.

Mariano Rajoy lo apostó todo a la carta económica, pese a heredar una España arruinada por el último gobierno socialista encabezado por ese inútil de infausto recuerdo llamado Zapatero, consiguió evitar el rescate, entrar en la dinámica de recuperación del empleo y  que las grandes empresas volvieran a las ganancias. Y lo consiguió, con grandes recortes y políticas de austeridad, que todos sufrimos.

Ahora que se han hecho públicos los datos de déficit de 2015, vemos como en la gestión económica de este Gobierno no es oro todo lo que reluce. Este Gobierno ha sido capaz de encauzar el déficit en la Administración Central y en las corporaciones locales, pero por el contrario, el déficit en las CCAA y de la Seguridad Social se ha disparado. Solo Cataluña lo ha cuadruplicado.

Estamos ante uno de los ejemplos más patentes del rotundo fracaso del Estado Autonómico, en el que el Gobierno central es incapaz de obligar a las CCAA a cumplir en lo económico. Como resultado, al imponernos la UE el déficit para toda España y nuestro Gobierno repartirlo, las CCAA que cumplen resultan penalizadas al tener que compensar las tropelías que hacen las CCAA que no lo hacen.

Parece que algunos son tontos o se lo hacen, gastar más de lo que tienes es muy rentable electoralmente y en eso estamos, ningún Gobierno Central se ha atrevido a meterle mano al asunto, o a lo mejor es que no tiene instrumentos para ello, algo que sería aún más preocupante.

En la situación económica actual, la llegada al Gobierno del PSOE con Podemos, quien pretende unos presupuestos expansivos, sería absolutamente suicida y nos llevaría a un retroceso de magnitud impredecible.




No hay comentarios:

Publicar un comentario