martes, 19 de abril de 2016

PP: Filtraciones y ajustes de cuentas.

Si primero fue Rajoy el que se preocupó de acabar con todo aquel compañero que le pudiera hacer sombra, ahora que el gallego está más muerto que vivo, le ha sustituido en esa obscena labor su vicepresidenta, Soraya Saenz de Santamaría. Este siniestro personaje, está propiciando que la realidad de su partido esté presidida por las filtraciones y los ajustes de cuentas.

No podemos olvidar, que la vicepresidenta tiene acceso a todos los informes del CNI, información de gran valor cuando lo que se pretende es acabar con la reputación de alguien.

Soraya cuenta además con la inestimable ayuda de Cristóbal Montoro, su gran brazo ejecutor, alguien que carece de escrúpulos a la hora de actuar contra los que se suponen que son sus compañeros.

Está meridianamente claro, que Soraya aspira a suceder a Rajoy, y que al tener pocos apoyos, previamente tiene que acabar con todo aquel que le haga sombra y sembrar el terror interno para que nadie se atreva a dar el paso y se atreva a postularse para suceder a D. Mariano.

Pero han pinchado en hueso con Aznar. Ante la sola posibilidad de que Aznar pueda volver a la escena política al ver en lo que se ha convertido el Partido Popular, el tándem siniestro ha tratado de desacreditarle al tratarle públicamente como defraudador, a lo que el ex presidente ha respondido que presentará una denuncia ante la Fiscalía General del Estado por revelación de datos tributarios.

En el caso de Aznar, hablar de defraudación es totalmente injurioso, pues informándose del asunto se ve, que ha declarado todos sus ingresos y gastos. Y lo ha hecho alguien, que posee bastantes más conocimientos en la materia que el propio Montoro, ese mediocre propietario del despacho de tráfico de influencias llamado Montoro y Asociados.


Si José María Aznar tomara la decisión de volver, sería una muy buena noticia para los populares, pues sinceramente creo, que ni Cifuentes, ni ningún otro, tiene la fuerza suficiente para enfrentarse a Soraya Saenz de Santamaría.


No hay comentarios:

Publicar un comentario