lunes, 9 de mayo de 2016

Andalucía: Mucho ocultismo, poca transparencia.

La Ley de Transparencia Pública de Andalucía, se ha convertido en papel mojado. Aún recuerdo aquellos grandielocuentes discursos de los mandamases del régimen socialista andaluz cuando se aprobó la ley, autoproclamandose como adalides de la transparencia. Pues bien, todo ha quedado en nada.

El art. 32 de esa ley, establece, que las demandas de información deberán resolverse en el menor plazo posible, fijándose concretamente veinte días hábiles desde que el órgano competente recibe la petición cursada, no obstante, la ley establece que ese plazo se puede prorrogar en el caso de que el volumen de la información solicitada lo requiera, previa notificación al solicitante.

Pues bien, hace más de tres meses se registró una doble solicitud de información pública a través del Portal de Transparencia, solicitando cuantas tarjetas de crédito o débito tiene la Junta de Andalucía, a disposición del personal de su estructura como el de sus organismos autónomos y cual fue el gasto que generaron el pasado año, así como, el detalle del caso de la presidenta.

La Junta de Andalucía ha incumplido todos los plazos para responder y ha optado por el silencio culpable como única respuesta. Algo escandaloso.

Allá por octubre de 2014, la Consejería de Hacienda y Administración Pública, ante las preguntas de la oposición, negó tajantemente que en la Junta existan tarjetas de crédito para gastos de libre disposición, ante el estupor general.

Sobre este asunto, tampoco se han pronunciado los socios de gobierno del PSOE, y me estoy refiriendo a Ciudadanos, lo mismo Juan Marín considera que estas actitudes forman parte del programa de regeneración democrática con el que fueron a las elecciones.


Ciudadanos apoya a un gobierno con consejeros y altos cargos investigados (imputados), y que se niega a dar información sobre las tarjetas de crédito de la administración autonómica. Vamos, de auténtica traca.




No hay comentarios:

Publicar un comentario