viernes, 6 de mayo de 2016

Desayunarse a Garzón y comerse a Sánchez.

Parece que este es el objetivo de Pablo Iglesias y que empieza a conseguirlo, pues todo indica que “Cautivo y desarmado el ejército rojo, las tropas moradas han alcanzado todos sus últimos objetivos políticos”.

La pantomima de consulta a sus bases realizada por Izquierda Unida, y digo pantomima, por que la pregunta era tan etérea que se traducía en si apoyaban la decisión que sus mandos tomaran, pues nadie sabía a qué, pacto/programa van a llegar.

Nos dijeron que casi el 85% de los votos eran afirmativos, lo que nos hemos enterado después, es que sólo habían votado el 28% de los afiliados, por lo que el respaldo real es un escaso 25% de la afiliación.

Se desconoce el programa resultante, como se van a confeccionar las listas conjuntas, y sobre todo, qué se va a hacer con la enorme deuda que arrastra IU. Lo mismo esperan a tener poder y luego intentan que se la condonen, peores cosas se han visto.

Todo parece indicar, que Izquierda Unida va a ser fagocitada por Podemos, todo parece indicar, que Alberto Garzón pasará a la historia como un vulgar “Bellido Dolfos” del siglo XXI, haciendo de cómplice necesario y liquidador de Izquierda Unida.

Una vez Pablo Iglesias, acabe con Garzón, se lanzará a por Pedro Sánchez. Hoy ya se ha hecho público un sondeo del CIS que dice que al PSOE le pueden arrebatar el segundo puesto, algo que debería preocupar muy mucho al Comité Federal del PSOE, ya que me imagino que el guaperas irresponsable piensa en claves más personales.

Soy de los que piensan, que es mucho más fácil un pacto de izquierdas si Podemos es tercero, pues si es segundo, los barones del PSOE nunca le darán la presidencia del gobierno a un podemita. Una cosa es ser presidente apoyado por los extremistas, y otra muy distinta, pasar a la historia como quien hizo posible una anomalía histórica que podría ser letal para este país.




No hay comentarios:

Publicar un comentario