domingo, 8 de mayo de 2016

El PSOE “traga” con el burka.

La pasada semana, se celebró en Toledo la ceremonia de entrega de la última edición de los premios internacionales Rey Abdullah Bin Abdulaziz de Traducción.

Diecisiete personas fueron las galardonadas, dieciséis hombres y una mujer, quien salió ataviada con un burka para recoger el premio, como manda la sharia, algo que ha provocado un auténtico escándalo y la ausencia de muchos invitados.

El príncipe Abdulaziz Bin Abdullah Bin Abdulaziz, es miembro de la familia real de Arabia Saudí, país en el que se practica el wahabismo, o el salafismo, como ellos prefieren denominarlo. Es la rama del islam que también practica el autodenominado Estado Islámico.

Se la pudo ver con un burka de los pies a la cabeza, de color negro, que solo dejaba ver sus ojos; ocultos más si cabe por una gafa de pasta. Parecía una auténtica sombra encarcelada en un ataúd de tejido. Sus manos, sin cubrir, tuvieron mucho cuidado a la hora de recoger el galardón con el que se reconoció su trabajo. No podía entrar en contacto con el hombre que se lo entregaba, su religión se lo prohibía.

Asistió incomprensiblemente, el presidente de Castilla-La Mancha, el socialista Emiliano García-Page, quien fue respetuoso con un monumental acto de denigración de la mujer.

La gran mayoría de españoles no entienden cómo se puede ser respetuoso con un burka y todo lo que hay detrás, y me refiero a la ablación, la lapidación, la poligamia, el ajusticiamiento por blasfemia, infidelidad u homosexualidad.

Mientras que la alcaldesa de Toledo no asistió, el socialista García-Page, le hizo con su asistencia, un flaco favor a la causa de todos aquellos que luchamos por la igualdad entre hombres y mujeres. Por cierto, las muchas feministas que apoyan al PSOE no "han dicho ni pío".






No hay comentarios:

Publicar un comentario