viernes, 13 de mayo de 2016

La administración paralela andaluza.



Ayer, en el Parlamento de Andalucía, se habló de la Administración paralela de la Junta, y se instó a la presidenta a “seguir” reduciendo los entes satélites de la Junta de Andalucía, indicando la oposición, que sí hay margen para hacer una reducción, eliminar grasa y fortalecer músculo productivo para dar mejor servicio.

Mi conclusión es  que  tienen poca  idea de lo que está pasando, pues en los últimos cuatro años (2012-2016) la Junta ha reducido 4.512 efectivos de la Administración General, con el objetivo de desmantelarla, mientras que su administración paralela no ha dejado de crecer estos últimos años con una clara intención clientelar y de que las potestades públicas pasen a sus incondicionales, a quienes no les corresponden.

Los intentos por parte de la Junta, de darle cobertura legal a esa legión de enchufados, casi 300 entidades entre casi 20 agencias, casi 200 entidades públicas, casi 30 fundaciones y casi 60 consorcios, que entre todas manejan un presupuesto de 12.000 millones de euros. Hablamos de que los enchufados son ya 120.000 de los 250.000 empleados públicos que tiene la Junta de Andalucía.

Mediante decretos y leyes, la Junta pretende colar a los suyos por la puerta de atrás, sin haber realizado una sola prueba de acceso a la Administración, lo que ha provocado, que desde hace tiempo, los funcionarios de la Junta le hayan declarado la guerra a la propia Junta, en la calle y en los juzgados.

Mientras que la Junta elimina paulatinamente a su propio personal de la Administración General en beneficio de la suya, mientras que perpetra esa sangría, CCOO y UGT callan, hacen de cómplices necesarios para hacer posible que se perpetre tamaña fechoría.

No hace falta que diga, que sin esta tela de araña tejida por el PSOE en forma de administración paralela, enchufando a familiares, socialistas varios y amiguetes, el PSOE hace ya tiempo que habría sido desalojado del poder.


No hay comentarios:

Publicar un comentario