jueves, 5 de mayo de 2016

La España de los camareros.

Nuestro mercado de trabajo no se consolida, sigue siendo demasiado estacional, y vinculado principalmente, a todo lo relacionado con el turismo.

Acaban de conocerse los datos del empleo en el mes de abril, casi el 40% del empleo que se creó en ese mes fue en el sector de la hostelería, y como es lógico, en su mayoría contratos temporales, solo el 5% de carácter indefinido.

Nuestro país continua con un número de parados inasumible, aún por encima de los cuatro millones, y muy preocupante también resulta, que la afiliación media a la Seguridad Social siga por debajo de los 17,5 millones de cotizantes, lejos, muy lejos, de aquellos más de 20 millones de antes del comienzo de la crisis.

En el empleo de nuestro país, predomina lo precario y lo temporal, y a la vez, los trabajadores bien remunerados que se jubilan, o no son sustituidos, o con su nomina se contrata a tres nuevos empleados mal pagados y dispuestos a trabajar las horas extras que hagan falta, sin cobrarlas, y encima muy agradecidos a su empresa por haber tenido la suerte de trabajar.

En las grandes empresas, los trabajadores con mucha antigüedad lo tienen muy difícil para llegar a los 65 años en sus puestos de trabajo, ahora lo que están de moda son las prejubilaciones pactadas, ya que estas no manchan la imagen de las empresas lo mismo que si optaran por Regulaciones de Empleo masivas.

Al final, los que trabajan, cada vez ganan menos dinero, como consecuencia, disminuye el desempleo pero no aumenta en casi nada la recaudación. Es decir, los que trabajan tienen un nivel adquisitivo mucho menor que sus iguales de hace dos décadas, y como consecuencia, su capacidad de gasto es muy limitada, lo que repercute en casi todo, pues a la economía de un país lo que le viene bien es que su gente tenga dinero en el bolsillo para gastar. Desgraciadamente, este no es el caso, ahora hasta se puede ser pobre trabajando, cobrando salarios de hambre y soportando unas condiciones laborales más propias de otras épocas.

Queda patente, que los derechos laborales conseguidos tras décadas, se pueden perder en un abrir y cerrar de ojos con la coartada e una gran crisis. Crisis que desconozco si fue provocada como pregonan los “conspiranoicos”, pero que desde luego, a muchos empresarios sin escrúpulos les ha venido muy bien.




1 comentario:

  1. Esto es lo que ha traído la reforma laboral ! más paro y más miseria para la mayoría del pueblo !

    ResponderEliminar