miércoles, 15 de junio de 2016

Una Justicia sin piedad.

Si hace pocos días, un joven condenado por realizar una compra de ochenta euros con una tarjeta de crédito clonada  hace varios años, tenía que ingresar en prisión, pese a tener trabajo fijo y familia propia, datos que nos hacen pensar que se ha rehabilitado, ahora en Sevilla, otro joven acusado de robar una bicicleta en 2008, tiene que ingresar en prisión, joven que también está trabajando y que intenta reintegrarse a la sociedad.

Algo está fallando en este país, pues a la vez que se les niega el indulto a estos jóvenes, conocemos que en los últimos años se ha indultado a bastantes políticos corruptos, esos que se dedican a saquear las arcas públicas, a saquear nuestros impuestos.

Existen muchos jóvenes, que debido al entorno en el que han nacido y han crecido, se han visto abocados a la pequeña delincuencia, y pese a ser jóvenes ya arrastran varias pequeñas condenas. La Justicia es lenta, lentísima, y cuando se ve el caso, resulta que el joven ha iniciado el viaje a la normalidad, consigue un trabajo,  encuentra pareja, y ante él, por fin aparece la posibilidad de ser una persona normal, un ciudadano.

Es entonces, cuando un juez que no ve más allá del Código Penal, cuando el cruel sistema, actúa sin piedad y corta de cuajo la posibilidad de que ese joven ingrese en el mundo de los ciudadanos responsables.

Y todo esto ocurre, mientras que esos a los que no les tiembla el pulso con los choricillos, permiten que los que han robado miles de millones sigan paseándose por nuestras calles, conduciendo coches de lujo, viviendo en mansiones y frecuentando restaurantes top, descripción de la famosa familia/clan de los Pujol, a los que nadie se atreve a encarcelar por si “cantan”.


La ciudadanía en general debería combatir estas injusticias por todos los medios a su alcance, yo lo hago y duermo muy tranquilo. Posiblemente no me harán ni puto caso, pero mi denuncia escrita quedará siempre como prueba de mi compromiso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario