miércoles, 6 de julio de 2016

Carmena, pajaritos y conejitos.

Cuando creíamos, que Manuela Carmena y su equipo de gobierno, no podrían superar sus anteriores ocurrencias, nos enteramos que les han comunicado a las Juntas de Distrito que delegan en ellas la decisión  de celebrar o no “El día sin bañador” en las piscinas públicas madrileñas.

El Director General de Deportes afirma que les traslada la solicitud que les ha hecho llegar la asociación ADN (Asociación para el Desarrollo del Naturismo), “por si les pareciera interesante autorizarlo en algunas de las piscinas de su distrito”. Hasta la fecha sólo ha contestado un distrito, el de Puente de Vallecas, que ha considerado que "el perfil de los usuarios no aconseja autorizar el día sin bañador".

Gracias a Esperanza Aguirre conocemos el asunto, pues lo hizo público durante el debate sobre el estado de la ciudad celebrado este martes. La portavoz popular lo ha calificado de "ocurrencia fantástica" y ha añadido muy acertadamente: “No sé si tendrán ustedes el valor, y esto ya es muy en serio, de instalar el día sin velo para mujeres musulmanas”.

No resido en Madrid, pero amigos que tengo allí me dicen, que en la capital del Reino hay muchos problemas que solucionar y mucha mala gestión que debería mejorar, así como, que están hartos de las ocurrencias absurdas de una alcaldesa incapacitada para dirigir una gran ciudad como Madrid, y rodeada además, de una banda de radicales antisistema.

Personalmente, nunca he estado en contra del nudismo, sólo que lo practico cuando estoy en una desierta playa de Doñana, y lo hago, para broncear las partes que habitualmente no lo están, simplemente por estética. Respeto a los que lo practican con la intención de mostrar su cuerpo a los demás, eso sí, en las zonas destinadas a ello, y por supuesto, las piscinas públicas de una capital no es el lugar más apropiado. 

Es muy sencillo Sra. Carmena, quien quiera ver pajaritos y conejitos, que se vaya a una playa o piscina nudista, pues en una sociedad abierta como la nuestra se puede encontrar siempre el equilibrio si utilizamos el sentido común.


No hay comentarios:

Publicar un comentario