domingo, 31 de julio de 2016

Los líderes no dan la talla.



Se acaba de hacer pública una encuesta de Demoscopia. En ella, el 55% de los españoles cree que el candidato del Partido Popular no logrará su pretensión de gobernar con el único apoyo de sus diputados. Y eso, a pesar de que esa misma mayoría sigue convencida de que, tras el resultado del 26-J, le corresponde al PP la tarea de dirigir el país. 

La mayoría tiene muy claro, que para ello el PP se verá obligado a buscar el apoyo de otros partidos en todo lo que pretenda hacer. Por ello, la práctica totalidad de los encuestados, vaticinan además una legislatura más corta de lo normal. 

Mariano Rajoy va a tener que realizar un esfuerzo extra para intentar convencer a las formaciones de las que espera obtener un apoyo expreso o una abstención, Ciudadanos y el PSOE, porque su falta de pasos concretos durante estas semanas solo ha servido para que ambos se encastillen en una posición de rechazo. 

La mayoría de los españoles (66%) cree que, para evitar que hubiera terceras elecciones, el PSOE debería abstenerse y dejar gobernar a Rajoy a cambio de una serie de reformas pactadas. Los dirigentes socialistas argumentan, que sus militantes no entenderían ni perdonarían un movimiento así, pero la encuesta de Metroscopia dice que mienten, que son la mayoría los votantes socialistas (63%) los que defienden la opción de una abstención a cambio de exigir al PP reformas concretas, para permitir de este modo que eche a andar un nuevo Ejecutivo.

En cambio, los votantes de Unidos Podemos, son partidarios en su mayoría de que se repitan las elecciones antes de que haya un Gobierno del PP (59%). A los podemitas les dan igual las consecuencias negativas que tendrán para el país unas terceras elecciones, muy en su línea.

Los españoles tienen claro, igual que parece tenerlo el propio Rajoy, que incluso si el candidato del PP logra su propósito, no va a tener las cosas fáciles. Un 87% de los consultados sabe que el Partido Popular no podrá gobernar con comodidad, y que para cualquier medida concreta, cualquier iniciativa legislativa o cualquier acción política no le va a quedar más remedio que buscar constantemente el apoyo parlamentario de otras formaciones.

A pesar de dos convocatorias a las urnas en un breve espacio de tiempo y de largos meses de bloqueo político e institucional, los electores se refirman en su predilección por el multipartidismo. Son mayoría (61%) los que piensan que es mucho mejor para el sistema democrático que tengan representación parlamentaria varios partidos de tamaño similar, ya que eso aumenta el pluralismo.

Esto es lo que dice el sondeo de Metroscopia, pero quisiera hacer varias apreciaciones personales. Todos parecen olvidar, que si se forma Gobierno, este será mucho menos Gobierno que todos los anteriores, y que la oposición será mucho menos aposición. Y lo digo, porque en las circunstancias actuales, el que gobierne realmente será el Parlamento por la necesidad de pactarlo todo. Por ello, el discurso del PSOE cae por su propio peso, menos bloqueo y más acuerdos reformistas.

Por mucho que lo prefieran los ciudadanos, el multipartidismo podrá ser viable en este país sustituyendo al bipartidismo, siempre y cuando, se impregnen los partidos en la cultura del consenso, cultura que en la actualidad no existe en ellos. La democracia española jamás ha tenido un Gobierno multicolor, y no lo ha tenido, porque aquí lo que prima es la ideología y no el interés general.

En el bipartidismo, el partido que ha ocupado la oposición se ha dedicado a desgastar al que gobernaba, independientemente que sus iniciativas fueran mejores o peores, siempre desde la oposición se agrandaban los muchos o pocos defectos de las decisiones del Gobierno de turno. Ahora las cosas cambian, si todo se pacta en el Parlamento, todos son responsables de lo pactado, y el PSOE no podría hacer una oposición dura, lo mismo hasta Unidos Podemos le arrebataría el ser la oposición real.

Por todo lo expuesto, no soy nada optimista, si los ciudadanos son bastante responsables en sus opiniones y claramente quieren lo mejor para España, está claro, que los líderes políticos y sus partidos están dando un penoso espectáculo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario