miércoles, 13 de julio de 2016

Toda la presión para el PSOE.



Tras la reunión de Mariano Rajoy con Albert Rivera, podemos afirmar, que siete meses después del 20-D se empieza a ver una tenue luz de esperanza al final del túnel. Y digo tenue, porque sin el PSOE, lo de ayer no sirve para nada.

El líder de Ciudadanos cambia de discurso por enésima vez y ahora nos dice que se podría abstener para hacer posible la investidura de Rajoy. Algunos nos quieren vender este cambio de Rivera como si hubiera tenido un ataque súbito de responsabilidad, aunque yo más bien creo, que los poderes que lo auparon y lo financiaron, le han obligado a cambiar de postura, pues es evidente que el poder financiero y empresarial desea que se estabilice la situación política y vuelva la normalidad, algo que deseamos casi todos.

Tras lo de ayer, si el PSOE no facilita de la manera que sea, esa investidura, va a aparecer ante la opinión pública como el gran culpable del bloqueo político, y eso de cara a unas terceras elecciones podría convertirse en letal para los socialistas.

Es evidente, que ahora mismo lo que urge es que Rajoy consiga la investidura, pero eso no es ni mucho menos suficiente, de que sirve llegar al gobierno si no puedes gobernar. Un Gobierno sin respaldo de nadie, que tenga que pactar cada una de las medidas que quiera hacer, no es un gobierno operativo, y eso lo veríamos muy pronto en el debate de los Presupuestos.

Lo ideal sería un pacto de legislatura que abordara poner en marcha todas las grandes reformas que necesita este país y que reclaman sus ciudadanos. Que no olviden los partidos constitucionalistas, que no nos pueden fallar más, pues si lo hacen, ese populismo que ahora parece desintegrarse, podría recobrar las fuerzas y acabar con ellos.
 
Si no se aborda devolverle a la Justicia su independencia, la reforma de la Ley Electoral, acabar con los aforamientos, hacer viable el sistema de pensiones, y muchas cosas más, se habrá desperdiciado una gran oportunidad, pues ahora es el momento de hacerlo mediante consenso de PP, PSOE y Cs.


No hay comentarios:

Publicar un comentario