martes, 23 de agosto de 2016

Elecciones vascas: UPYD renuncia a presentarse.



Dijo en su día el periodista Luis del Pino, que “han sido necesarios todos los recursos del Estado para que la maniobra de hundimiento de UPYD tenga éxito”.

Ayer supimos, que UPYD ha decidido no presentarse a las elecciones vascas, convirtiéndose así, en el primer partido con representación parlamentaria que renuncia a presentarse de nuevo. Y esa decisión, sorprende bastante, pues si algo demuestra la situación política actual, tanto la vasca como la española, es que UPYD, los principios de UPYD y las ideas de UPYD son necesarios y deben seguir siendo defendidos. Actualmente, no hay ningún partido como UPYD ni en la política vasca ni en la política española. 

Sigue haciendo falta un partido político nacional, progresista, laico, regenerador y reformista que defienda siempre, y en todos los lugares, los mismos principios y las mismas ideas, que no se case con los poderosos que, prefieren controlarlo todo, que no se confunda con el paisaje rancio del bipartidismo, que no diga hoy una cosa y mañana la contraria y que no module sus propuestas, ni en función del territorio desde donde hable ni para lograr un puñado más de votos. Y ese partido político nacional, progresista, laico, regenerador y reformista es UPYD...

En el Parlamento Vasco, durante casi ocho años, UPYD ha conseguido que se escuchen unas ideas dichas con absoluta coherencia: reforma de la ley electoral vasca, supresión del Concierto Económico, supresión de las diputaciones forales, reforma del entramado institucional vasco, denuncia implacable de las corruptelas, corrupción y redes clientelares del PNV... y defensa inquebrantable de las víctimas del terrorismo frente a los servicios auxiliares proetarras, quienes siguen sin condenar a la banda. Y tantas otras cosas que se podrán o no compartir... pero que han sido capaces de defenderlas sin complejos y con valentía.

Ni uno solo de los partidos políticos que hoy pululan mañana, tarde y noche por todas las radios y televisiones ocupa el espacio político que ocupa UPYD. Ninguno hace frente a los corruptos, a los recortadores sociales, a los populistas, a los falsos regeneradores y a los separatistas que quieren romper España. Todos ellos son muy poderosos y tienen muchos apoyos. Ninguno quiere llevar a cabo las reformas que España necesita para seguir defendiendo a los ciudadanos españoles de tantas injusticias.

El gran problema de UPYD es que es a la vez, constitucionalista y revolucionario con respecto a lo que tenemos, pues lo que pretende en el fondo es quitarle el chollo a los poderosos, tanto a los partidos políticos corruptos como al poder financiero que los controla, para que la ciudadanía tenga lo que es suyo.

En su día dijo García-Trevijano que “No hay ningún caso en toda la historia de la humanidad en que se haya podido cambiar un sistema desde dentro. Los únicos ejemplos han sido mediante revolución o golpe de Estado”. Y claro está, UPYD ha pretendido exactamente eso, cambiar este engendro de partitocracia que padecemos por una democracia real, desde dentro, cumpliendo las leyes.

Desgraciadamente, en este país, los únicos que quieren hacer la revolución, de paso quieren acabar con la Nación, y muchos en eso jamás participaremos.








No hay comentarios:

Publicar un comentario