viernes, 26 de agosto de 2016

Luces rojas en la Sanidad andaluza.



Las quejas de los pacientes se multiplican, las denuncias de los sindicatos y de los diferentes colectivos de profesionales de la Sanidad andaluza se disparan. En Andalucía ya podemos decir, que estamos inmersos en una situación de auténtica emergencia sanitaria.

Y es que ya no son solo denuncias, la propia Fiscalía de varias provincias ha iniciado ya una investigación sobre el deficiente funcionamiento de los servicios sanitarios y sus terribles consecuencias, pues los recortes encubiertos de la Sanidad andaluza, unos recortes negados por la Junta, ya están costando muchas vidas.

Al estarse incumpliendo los plazos de asistencia obligados por Decreto, se están dando órdenes para maquillar y/o manipular las listas de espera. Hasta el Defensor del Paciente fatales denuncia retrasos en los tratamientos de quimioterapia a enfermos de cáncer. Cuando la Junta de Andalucía incumple a sabiendas el Decreto que regula las listas de espera, claramente comete un delito de prevaricación.

La Junta tiene la desfachatez de incluso, dar instrucciones por escrito a quienes atienden a los pacientes, para que sepan responder a las quejas sobre la lista de espera para acudir a la consulta de un especialista. Hay provincias donde esas listas de espera para ver a un especialista se demoran hasta 18 meses, incluso en cardiología, lo que está provocando desenlaces fatales. Carmen Flores, presidente del Defensor del Paciente, habla en estos mismos términos.

A modo de ejemplo, en Estepona un hombre infartado falleció tras esperar 50 minutos a una ambulancia. Pueblos de más de 50.000 habitantes solo disponen de un vehículo de emergencia, se retrasan los tratamientos de quimioterapia por el cierre de camas y las operaciones de trasplante de médula se posponen por falta de espacio.

Y por supuesto, en periodo veraniego todo esto se agrava enormemente, cuando la mitad del personal sanitario se va de vacaciones y solo se contrata a la mitad. En la Sanidad no solo pueden aplicarse criterios economicistas, pues solo conduce a la muerte de pacientes. Media Andalucía no puede estar en verano sin médico por las tardes.

Mientras esto ocurre, al pesebre del régimen nunca le falta pienso, pues allí se alimentan sus legiones de enchufados, esos que en última instancia les mantienen en el poder desde la Transición. El PSOE-A prefiere garantizar votos antes que salvar vidas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario