miércoles, 17 de agosto de 2016

Otegui: Cuestión de dignidad nacional.



Arnaldo Otegui no puede ser candidato en las próximas elecciones vascas, simplemente porque hay una sentencia firme que se lo impide, una sentencia que lo inhabilita para ocupar cargo público hasta 2021.

Pero es que tampoco puede ser candidato, porque ese hecho significaría la mayor ofensa cometida contra las victimas del terrorismo desde el día en que la banda terrorista ETA cometió su primer asesinato.

Arnaldo Otegui sigue justificando a fecha de hoy el asesinato de 856 hombres, mujeres y niños; jamás ha reconocido que la violencia de ETA fuera innecesaria, ni que los asesinatos fueran injustos.

Este individuo, ingresó en ETA en 1977, fue condenado a seis años de prisión por secuestrar al director de la fábrica Michelín, Luis Abatua, y en 2011 la Audiencia Nacional le condenó a 10 años de cárcel por un delito de pertenencia a organización terrorista en grado de dirigente.

Frente a los vergonzantes titubeos iniciales de la Fiscalía Superior del País Vasco, quien la pasada semana defendió que EH Bildu tenía argumentos legítimos para llevar en sus listas a Otegui, ahora parece compartir el criterio de la Fiscalía de la Audiencia Nacional afirmando que Otegui es inelegible.

Merece la pena mencionar, que tanto UPYD, como Ciudadanos, como el Partido Popular, han anunciado su intención de recurrir cualquier lista en la que aparezca el nombre de Otegui. Como viene siendo habitual, el PSOE-PSE, los socialistas vascos se ponen de perfil y no se pronuncian.

Nos encontramos ante un caso, que no puede ser afrontado, única y exclusivamente, desde la perspectiva legal, aquí lo que está en juego es nuestra propia dignidad nacional, pues la sociedad española tiene aún pendiente una gran deuda con todas esas familias que han sufrido en sus carnes los crímenes de la banda terrorista ETA.


No hay comentarios:

Publicar un comentario