sábado, 20 de agosto de 2016

Pedro es la noche, Carolina es el día.



Tengo que reconocer, que es la primera vez que me “trago” íntegramente un partido de Badminton, y además, en horario de siesta, aunque reconozco que tras ver la actitud de nuestra compatriota compitiendo, la onubense Carolina Marín, mi cuerpo reaccionó como si me hubiera tomado una sobredosis de cafeína.

Esta chica, admiradora de nuestro Rafa Nadal, es el vivo ejemplo de lo que habría que transmitir a nuestros hijos. Desde los 14 años hasta los 23 años que tiene ahora, se ha sometido a una severa preparación, y ha conseguido con esfuerzo y sacrificio lo que se propuso, ha sido la primera occidental en ganar el oro olímpico en ese deporte.

Solo había que ver su actitud en la pista, su fuerza mental, su convicción, sus constantes gritos de automotivación, tengo que reconocer que me identifiqué con ella. Resultó muy emocionante verla llorar en lo más alto del podio cuando sonaba nuestro himno nacional y ascendía nuestra bandera, todos los que hemos vivido algo parecido sabemos, que en ese momento sientes que junto a ti están los cuarenta y tantos millones de españoles a los que representas.

Pues bien, mientras estos deportistas nos representan y tratan de conseguir lo máximo para España, mientras tanto, por aquí otros, en este caso políticos, sobre todo “Mister NO”, sigue dando espectáculos bochornosos. Al líder socialista no le basta con llevarnos a unas terceras elecciones el Día de Navidad, ayer nos soltó una perla que por sí sola, en cualquier democracia moderna lo inhabilitaría para seguir en política.

Ayer Pedro Sánchez, afirmó que no solo diría no a Rajoy en las dos votaciones de la investidura, sino que también, votaría que no a los Presupuestos Generales del Estado, unos presupuestos que ni siquiera han sido hechos públicos por el Gobierno en funciones.

Tras esta afirmación, propondría que cuando la Unión Europea multe a España con los seis mil millones de euros, se embarguen automáticamente los bienes del PSOE y todos los sueldos de sus cargos orgánicos y públicos, pues sería injusto que todos los españoles pagáramos una multa derivada de la cabezonería de este indigente intelectual.

Qué gran diferencia, nuestros olímpicos nos dan, algunos políticos solo hacen que quitarnos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario