viernes, 12 de agosto de 2016

Presiento que se nos engaña.



Hace muy poco tiempo, Ciudadanos y el PSOE llegaron a un acuerdo para hacer presidente a Pedro Sánchez, un acuerdo en el que se recogían una serie de iniciativas, por ello, no es descabellado pensar que entre ambos líderes hay buenas relaciones y existe un canal de comunicación abierto.

Si Rivera sabe perfectamente que las reformas que le exige a Rajoy para sentarse a negociar son imposible de hacerlas una realidad sin el apoyo del PSOE ¿a qué está jugando Ciudadanos? Lo mismo solo busca el protagonismo que no le dieron las urnas consiguiendo muchas portadas.

Para eliminar los aforamientos habría que reformar la Constitución y los estatutos de autonomía; si se cambian las circunscripciones electorales habría que cambiar también la Constitución; si se pretende modificar la Ley Electoral, recordemos que es orgánica; para eliminar la capacidad de otorgar indultos por corrupción por ley, también habría que modificar una ley orgánica, el Código Penal. Conviene recalcar, que para cambiar la Constitución o cualquier ley orgánica es imprescindible el apoyo del PSOE.

¿Es posible que Rivera no haya hablado de ello con Pedro Sánchez? Si no lo ha hecho, el líder de Ciudadanos nos está tomando el pelo a todos los españoles, pues sería consciente de que lo que ha anunciado solemnemente es un simple e inútil brindis al sol, aunque eso sí, muy rentable publicitariamente.

Si analizamos todo lo “positivo” que ha realizado Rivera estos últimos tiempos, llega a un acuerdo con el PSOE a sabiendas de que nace muerto, y ahora le exige al PP que acepte medidas supuestamente regeneracionistas cuando sin el PSOE son imposible de llevar a cabo. A falta de escaños suficientes, muchos golpes de efecto y mucho marketing.

Que yo sepa, regeneración inexorablemente va unida a más transparencia, y este muchacho puede tener muchas virtudes, pero de claridad anda muy cortito, como se dice por aquí, por el sur.


No hay comentarios:

Publicar un comentario