miércoles, 14 de septiembre de 2016

Conde Pumpido vicia el caso Barberá.

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, tras examinar los indicios acumulados por el Juzgado de Instrucción nº18 de Valencia, contra la senadora Rita Barberá cuando fue alcaldesa de Valencia, por el delito de blanqueo de capitales, un delito que conlleva prisión, ha acordado abrir una causa penal a la dirigente popular.

Para vergüenza de la Justicia de este país, se hará cargo de la investigación, el magistrado Cándido Conde Pumpido, el que fuera Fiscal General del Estado con el PSOE. Él será precisamente quien le atribuya formalmente la condición de “investigada”, antes imputada, cuando la llame a declarar.

La intervención de Conde Pumpido en este caso, lo único que hace es viciarlo, pues este individuo es conocido por su sectarismo ideológico. Un socialista “de carnet”, aunque no lo tenga,  no puede intervenir en un caso donde el presunto delincuente es un conocido miembro del Partido Popular, pues uno no puede ser objetivo si considera que el otro es su “enemigo”. Estos son los inconvenientes que se producen al no tener una Justicia independiente.

Tengo pocas dudas de la culpabilidad de esta señora, pero no pequemos de inocentes, todos sabemos que los partidos políticos siempre se han financiado ilegalmente, la hipocresía del resto de partidos abochorna.

Para mí es evidente, que si todos conocen el problema en la financiación de los partidos y no ponen remedio realizando las reformas legales oportunas, es simplemente porque así pueden robar más, y algunos recaudadores, enriquecerse personalmente.


Siempre ha funcionado de esa manera, yo le consigo fondos al partido, sobre todo, cobrando comisiones de las empresas de obra pública beneficiadas, y me quedo con parte de esa comisión ilegal. Eso es de libro, y si no, que se lo pregunten a Bárcenas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario