martes, 20 de septiembre de 2016

País Vasco: La calle es de ETA.

El ayuntamiento de Lekeitio, cuyo alcalde es el peneuvista Koldo Goitia, ha permitido un multitudinario homenaje al ex preso de ETA, Andoni Gabiola. La imagen del etarra sentado en el sillón del primer edil dice mucho de la realidad vasca.

Es evidente, que se ha cometido delito de enaltecimiento del terrorismo y de humillación a las víctimas. El colectivo de víctimas del terrorismo Covite ya ha anunciado que denunciará los hechos ante la Justicia.

Lo ocurrido en Lekeitio, refuerza aún más lo que ocurrió hace unos días en Vitoria, donde en un acto político de Vox  en el que intervenía Ortega Lara, ese héroe nacional del que reniegan casi todos los partidos políticos. Dicho acto fue atacado por unos doscientos proetarras.

Aunque se nos trasmita machaconamente por tierra, mar y aire, que ETA fue derrotada, que ya no existe y que la normalidad ha vuelto a las calles del País Vasco, lo cierto es, que ese mensaje constituye una gran estafa.

Lo que denominan izquierda abertzale, es ETA, una banda que ha dejado de matar, porque sin hacerlo le va mucho mejor, porque sin tener que hacerlo está consiguiendo poco a poco sus objetivos. Atesora un gran poder municipal, controla grandes presupuestos y está presente en todas las instituciones. Y todo esto lo ha conseguido sin condenar el terrorismo y sin pedir perdón a las víctimas.

Todos los españoles estamos en deuda con las víctimas y nuestra sociedad se la paga con humillaciones, ofensas y ninguneos, espero que llegue un día en que esa deuda que tiene el pueblo español con ellas, sea zanjada, y las víctimas del terrorismo sean reconocidas por todo lo que sufrieron y por todo lo que nos dieron. Ellas sí que son auténticas “grandes de España”.




No hay comentarios:

Publicar un comentario