sábado, 17 de septiembre de 2016

Pedro Sánchez, el líder “no muerto”.

Lo denomino “no muerto” porque es evidente que vivo del todo no está, me recuerda a uno de esos zombis que vemos en la serie “The Walking Dead”, deambulando a uno u a otro lado sin saber a donde va.

Pedro Sánchez nos da a entender que tiene su propia hoja de ruta y que la sigue le pese a quien le pese, lo que sucede, es que cuando una hoja de ruta es irrealizable deja de serlo. Insistir en que tras el 25-S va a buscar encabezar un gobierno de cambio alternativo al de Rajoy, que tendría que contar con el apoyo de Podemos y de Ciudadanos, quienes de entrada, tendrían que retirar sus vetos mutuos, es de auténtica “aurora boreal”.

Con su errático comportamiento, el líder socialista, está cabreando a casi todos. Desoye a casi todos los barones de su partido, Susana Díaz acaba de decirlo muy claro “Con 85 escaños no se puede gobernar España”. El presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, pidió públicamente la abstención del PSOE para dejar gobernar a Rajoy, y la cúpula del PSOE, único grupo afín que le queda a Sánchez, ha intentado lincharlo, sobre todo en RRSS, por atreverse a decir lo que piensa, tras eso, casi todos los barones e ilustres socialistas han mostrado su apoyo a Fernández Vara.

Es evidente, que la rebelión está preparada, que Ferraz huele a golpe de Estado. Si en las vascas y gallegas el PSOE saca un mal resultado, como todo parece indicar, esa podría ser la excusa idónea para defenestrarlo.

Parece claro, que Pedro Sánchez a falta de proyecto personal y de partido, pretende sobrevivir llevándonos a esas terceras elecciones consecutivas que en teoría nadie quiere, pero con la leve esperanza de que “suene la flauta”, pues eso de pretender unir “el agua con el aceite”, Podemos y Ciudadanos, no se lo cree ni él.

Ahora se da una paradoja importante, el líder del partido más corrupto de España, Pedro Sánchez, pretende ser alternativa de gobierno a quien califica de candidato indecente, Mariano Rajoy, y partido corrupto, Partido Popular.


Quien tenga dudas de esa afirmación mía, de que el PSOE es el partido más corrupto de este país, le ruego se lo pregunte a cualquier andaluz que no se alimente de alguno de los muchos pesebres del Régimen socialista andaluz. Pesebres alimentados con dinero público distraído, claro está.


No hay comentarios:

Publicar un comentario