domingo, 4 de septiembre de 2016

Torpeza popular e hipocresía socialista.



La propuesta para que el ex ministro José Manuel Soria ocupe, en representación de España, un alto cargo en el Banco Mundial, que lleva aparejada una retribución neta anual, es decir, libre de impuestos, de 226.500 euros, demuestra la nula determinación de Rajoy y su partido, en pos de esa regeneración democrática que se vio forzado a firmar con Ciudadanos con el único fin de mantenerse en el poder.

Nos encontramos ante una descomunal torpeza del Gobierno en funciones, pues ha ocultado premeditadamente, hasta el último momento, un nombramiento difícilmente justificable, porque con esta propuesta trata de premiar a alguien, que aunque no esté imputado, carece de la mínima ejemplaridad necesaria, porque también demuestra que en sus palabras en la sesión de investidura no ha sido sincero, y que solo trataba con ellas de intentar ganar apoyos parlamentarios.

Mariano Rajoy no entiende, que a la ciudadanía española le repugnan ese tipo de prácticas abusivas y exige ejemplaridad en las conductas de los representantes políticos.

El Partido Popular puede pagar un precio político muy alto por esta absurda decisión, pues convencer a los demás grupos, incluido Ciudadanos, de que su voluntad reformista es real, le va a resultar bastante difícil tras esta inaceptable decisión.

La reacción del PSOE, y de Pedro Sánchez, ante este tema, me parecen de una hipocresía insultante, pues ellos llevan décadas haciendo lo mismo.

Las “puertas giratorias” en el PSOE son una constante, o no nos acordamos de Leire Pajín o de Bibiana Aído, esa que obligaba a su coche oficial a recoger los fines de semana a todas sus amigas de juergas para disfrutar de la noche madrileña. Pues ellas representarona nuestro país en organismos internacionales.

Y qué decir de los ex ministros socialistas colocados en consejos de administración de grandes empresas: Felipe González (Gas Natural), Pedro Solbes (Barclays, Lehman Brothers y Enel), Josep Borrell (Abengoa),  Carlos Solchaga (Zeltia), Luis Martinez Noval (HC Energía), Trinidad Jiménez (Telefónica), Juan Manuel Eguiagaray (EADS), Elena Salgado (Endesa), Miguel Boyer (Banco Exterior), Javier Solana (Asesor de Acciona) y Jordi Sevilla (Asesor de PWC).

El problema es, que para Pedro Sánchez ellos pueden cometer golferías, será por eso de la presunta superioridad moral que creen tener, y en cambio, las golferías de la derecha son inaceptables.

Unos y otros cometen actos incalificables, y a ninguno de los dos, PP y PSOE, se les ve la más mínima voluntad de dejar de cometerlos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario