jueves, 6 de octubre de 2016

Andalucía: Peores servicios y más altos cargos.



Mientras que la Junta de Andalucía sigue recortando en su presupuesto sanitario, 6.200 millones desde 2010 y casi 6.000 empleos menos en el SAS, mientras su política con los empleados públicos andaluces es la de recortar profesores, la de no recuperar los derechos laborales perdidos y la generalizada precariedad de contratos, mientras eso ocurre, sube el presupuesto un 16% para los altos cargos.

Según los presupuestos de la comunidad autónoma, el gobierno andaluz se gasta el triple de lo que dedican otras CCAA como Galicia, Castilla La Mancha o Extremadura, en pagar los sueldos de sus altos cargos.

El ejecutivo andaluz tiene en nómina a 233 altos cargos y otros 48 de los llamados entes instrumentales, a los que hay que sumar los 255 puestos de confianza “pesebril”, asesores colocados a dedo en las consejerías y otros organismos de la Junta de Andalucía.

Pero la cosa no queda ahí, hay además otros 150 directivos en los organigramas de los principales entes instrumentales de eso que llaman administración paralela, una administración desorganizada y sobredimensionada con el objeto de dar de comer a todos los suyos.

Andalucía es una tierra donde la pobreza ha echado raíces, donde demasiadas familias no tienen ni siquiera para cubrir las necesidades mínimas de sus miembros, y mientras esto ocurre, los que nos gobiernen, los que tienen la obligación de procurar nuestro bienestar se dedican a cubrir únicamente las necesidades de los suyos, y las migajas que les sobran, las reparten.

Por eso en esta tierra se tiene tanta comprensión desde la administración con la economía sumergida, si la combatieran de verdad, se produciría una revolución y arderían los edificios públicos. Muchos andaluces empiezan a estar hartos de esta realidad.




No hay comentarios:

Publicar un comentario