viernes, 28 de octubre de 2016

Bochornoso Debate de Investidura.



El bochornoso espectáculo parlamentario que se vivió en la Carrera de San Jerónimo, es la prueba del algodón de en lo que se ha convertido esto que llaman democracia.

Un presidente en funciones que se atreve a hacer gracietas de sus SMS dirigidos en el pasado a Luis Bárcenas, un Mariano Rajoy que ayer fue “de sobrado” a sabiendas de que tiene la investidura ganada, y porque también hay que reconocer que como parlamentario es bastante bueno, pues se mueve como pez en el agua en ese estilo socarrón que posee y que saca a pasear cuando puede y quiere. No obstante, considero que ese intercambio de ingeniosas frases y sonrisas con Iglesisas, y de pareados graciosos con el portavoz del PNV, en las actuales circunstancias, son una falta de respeto a los ciudadanos.

El matón bolivariano que piensa que él puede insultar a todos, pero que “si le dan caña a él”, monta el numerito populista y abandona por dos minutos el hemiciclo en compañía de su banda. Eso de que dentro habían más delincuentes que fuera, lo puedo decir yo, y de hecho en alguna ocasión lo dije, pero él precisamente no es el más indicado, aunque Hernando (PP) supo meterle las cabras en el corral al gallito morado.

Hernando (PSOE) tuvo que tragarse ayer muchos sapos defendiendo todo lo contrario de lo que defendía hace apenas unos días, resultó patético, hay que ver lo que hace la gente con tal de seguir siendo profesionales de la política a nuestra costa. Mientras Hernando hablaba, “Mister Incognita, usease, Pedro Sánchez” sentado en su escaño, desojando la margarita, con más mala cara que un chino enterrado en albero, como decimos por Sevilla.

Y nos falta Rivera. Este sigue con ese discurso que le han dicho que le gusta a casi todos, con unas ansias descomunales de protagonismo y queriendo dar clases a los demás, el problema es que en su partido, internamente, hay menos democracia y libertad que en el extinto Partido Comunista de la URSS, y eso lo hemos constatado ya tantos, que sus palabras caen cada vez más en saco roto.

Resultó patético ver a Rajoy diciendo que le unen muchas cosas al PSOE, y a Hernando diciendo que son muchas las que los separan. Evidentemente, el PSOE teme que si confraterniza mucho con los populares, Podemos se convertiría en el referente de la izquierda y de la oposición.

No sé lo que pasará, aunque podrían haber hasta elecciones antes del verano, pues el PSOE ya lo ha dicho, apoya la investidura, ni los PGE, ni ayudará a la estabilidad ni a la gobernabilidad. Malos tiempos se vislumbran.






No hay comentarios:

Publicar un comentario