domingo, 9 de octubre de 2016

Cataluña: El desafío sigue in crescendo.

El pasado jueves, el Parlamento de Cataluña, aprobó una resolución que supone un importante paso en su desafío al Estado. Ya tienen  hasta fecha para la realización de un referéndum unilateral por la independencia en 2017, denomina “amenazados o perseguidos” a los cargos electos que han desobedecido la ley, y hace un llamamiento a los ayuntamientos catalanes para que cometan delitos de desobediencia. A esto, siempre se le llamó sedición.

Muchos ciudadanos españoles empezamos a estar hartos de la actual situación, y no entendemos cómo es posible que el Gobierno de España se siga limitando a impugnar ante el Tribunal Constitucional las disposiciones y resoluciones ilegales adoptadas por los distintos órganos de Cataluña, y no tome la decisión más lógica, que es la de suspender la autonomía catalana.

Nadie puede ya convencer a los españoles, de que no hay motivos suficientes para aplicar el art. 155, aunque lo que los españoles tenemos muy claro, es la falta de valentía de quienes desde el Gobierno tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las leyes.

Ante la falta de respuesta del Estado, incluso ayer se atrevió el ayuntamiento de Badalona, a no respetar la festividad del 12 de Octubre, Día de la Fiesta Nacional, aprobando que los edificios oficiales estén abiertos al público ese día. Es evidente, que cuando los buenos se niegan a disparar, los malos siempre ganan la batalla.

Y por favor, que nadie nos diga que un Gobierno en funciones no puede tomar esas medidas, pues Mariano Rajoy ha dispuesto de mayoría absoluta y nunca se atrevió a hacer lo que debía, en Cataluña.

Quisiera recordar, pues parece que nos olvidamos de ello, que el clan de los Pujol, los mayores chorizos de la historia de nuestra democracia, siguen en libertad, mientras que otros corruptos, por mucho menos, están o han pasado por la cárcel, y que desde el Gobierno nadie nos explica el porqué de esa impunidad. Las malas lenguas nos dicen, que si los encarcelan tiran de la manta, si eso fuese cierto, lo que tengo muy claro es que habría que refundar nuestro sistema democrático, porque sería la prueba definitiva de que nuestra democracia estaría en irreversible descomposición.

Curiosamente, esos a los que se les llena la boca de corrupción acusando a sus oponentes políticos, jamás hablan de los Pujol, lo que demuestra lo impresentable que es el bipartidismo y lo impresentables que son esos dos partidos que se suponía que venían a arreglarlo.



1 comentario:

  1. "...lo que tengo muy claro es que habría que refundar nuestro sistema democrático, porque sería la prueba definitiva de que nuestra democracia estaría en irreversible descomposición." Eso dice usted y esta es la razón por la que nos tenemos que marchar urgentemente de España. ¿O piensa que alguien quiere o puede refundar nuestro sistema democràtico?

    ResponderEliminar