martes, 4 de octubre de 2016

Comienza el juicio del caso Gürtel.



Comienza el juicio del caso Gürtel, justamente cuando el Partido Popular está pendiente de la gobernabilidad, de los movimientos que realice al respecto la nueva Gestora del PSOE, en la esperanza de que los socialistas cambien su no por la abstención, pero a sabiendas de que ir a unas terceras elecciones tampoco les vendría mal, aunque oficialmente a todos les parece hipócritamente la peor opción posible. Lo políticamente correcto sigue imperando.

Desde Génova, tratan de transmitir que lo de la Gürtel es algo muy lejano, y pese a que bastantes de los actuales dirigentes populares compartieron despachos con algunos de los encausados, al haber estos sido expulsados o abandonaron voluntariamente el partido, entienden que sus responsabilidades políticas fueron depuradas y que ahora les toca afrontar sus responsabilidades penales, afirmando que “la justicia haga su trabajo”.

Lo que sucede es que todo no es tan fácil, hablamos de un caso que se arrastra desde 2008 y que el Partido Popular se sienta en el banquillo como responsable civil subsidiario a título lucrativo, lo que implica que el partido como tal no tenía conocimiento de la trama pero que sí se aprovechó de sus beneficios. Afirmación que cada uno es muy libre de creérsela o no.

Estamos ante un caso, como los que salpica a otros partidos, especialmente al PSOE, de corrupción que enriquece a quienes la cometen y de paso, financian a su partido.

No voy a ser yo el que se apunte a la famosa moda de satanizar al Partido Popular, simplemente afirmo, que todo aquel que cometa delito de corrupción sea condenado, devuelva el dinero robado y vaya al talego, dándome igual a qué partido pertenezca.

Si los viejos partidos pretenden que la ciudadanía vuelva a confiar en ellos, es imprescindible que actúen con contundencia contra quienes desde cargos públicos pretenden enriquecerse ilegalmente, pues si los ciudadanos no ven verdadera determinación en combatir la lacra de la corrupción, el populismo demagógico pescará muchos votos en sus caladeros tradicionales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario