lunes, 31 de octubre de 2016

El rufián de Sánchez, ante Évole.



La Sexta continua en la línea de darle cancha a todo aquel que pretenda destruir nuestra Nación. Ayer le dio la oportunidad de expresarse a Pedro Sánchez, quien ante Jordi Évole, dejó meridianamente claro el personaje pernicioso y tóxico que es.

Tras escucharle, ya nadie duda de que tuviera firmado un pacto para ser presidente del Gobierno de España, precisamente con todos aquellos que la quieren destruir. 

Dijo la perogrullada, de que el poder económico y el mundo de las finanzas, habían trabajado para impedir que su alternativa de cambio, el llamado gobierno Frankenstein, fuera una realidad, y de que han ayudado a que hubiera un gobierno conservador. Evidentemente, el poder económico nunca apoyará a quienes van a traernos la ruina, y su pacto secreto de gobierno nos la hubiera traído irremediablemente a todos los españoles.

Sánchez defendió un acercamiento a Podemos para trabajar codo con codo con ellos, única manera según él para que el PSOE sea alternativa de gobierno.

Se descolgó con eso de que “Cataluña es una Nación” y abogó por que su partido pueda negociar con los partidos independentistas catalanes, poniendo el broche con la absurda afirmación de que “España es una nación de naciones”, algo que nunca dijo cuando estuvo al frente del PSOE.

Tras la sarta de barbaridades que acaba de largar por esa boquita, es evidente, que por mucho que intente presentarse a las primarias a secretario general, nunca lo va a conseguir. Pedro Sánchez es, hoy por hoy, mucho más parecido al rufián de Rufián, al troglodita de Tardá, o a cualquier podemita de Izquierda Castellana, que a un militante socialista.

Tras escucharle ayer, me doy cuenta del gran servicio que le ha hecho a este país la Gestora del PSOE y todos los barones que hicieron posible su defenestración, por mucho que los medios de comunicación que están al servicio “de los malos” insistan en satanizar a Susana Díaz. Susana y los suyos hicieron lo correcto, a eso le llamo yo patriotismo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario