lunes, 28 de noviembre de 2016

Ciudadanos: Lo que exige, no se lo aplica.

Estamos ante otro ejemplo de la gran cara dura que despliega, día sí y otro también, Albert Rivera y su cúpula de confianza.

Rivera quiere garantizarse su reelección y la de todos sus hombres de confianza, por ello, va a obligar a sus afiliados a elegirle a él y a su equipo al completo. Mientras que Ciudadanos le exige a los demás partidos a la hora de pactar, democracia interna y listas desbloqueadas, ellos no cambian sus Estatutos y obliga a sus militantes a votar listas cerradas y bloqueadas, para mí, un auténtico escándalo, una tomadura de pelo.

Parece que a Rivera le sucede lo que a casi todos los líderes políticos, debe pensar que sus palabras las olvida pronto la ciudadanía y que puede decir lo contrario de lo que decía sin que pase mucho tiempo, pues  los borregos lo aceptaran sin rechistar.

Ciudadanos no puede aplicar un sistema que choca con una de sus banderas clásicas: listas abiertas y/o desbloqueadas, uno de los emblemas del partido y una de las exigencias en los pactos de Gobierno. Pues lo hace, y se quedan tan contentos.

Ciudadanos incluso ha pedido la creación de una subcomisión para abordar la reforma electoral en donde argumentan “debe estudiarse la introducción de un sistema de listas flexibles o desbloqueadas”.

Solo Carolina Punset se ha atrevido a denunciar la falta de democracia real e interna dentro de su formación.

Además, las elecciones internas son telemáticas, y como me dijo en su día un conocido dirigente del equipo de Rivera, con ese sistema siempre vence el que le paga a los informáticos.

Por otra parte, la deriva nacionalista de Inés Arrimadas tras contraer matrimonio con un conocido catalanista, empieza a escandalizar a quienes votaron a Ciudadanos, justamente por ser antinacionalista.

La líder de Ciudadanos y líder de la oposición en Cataluña, Inés Arrimadas, ha realizado unas declaraciones que podrían hacer tambalear el discurso que su partido ha venido defendiendo durante todos estos años contra el separatismo.

La líder de Ciudadanos confiesa que estaría dispuesta a participar en un hipotético referéndum sobre la independencia de conseguir el presidente Carles Puigdemont pactarlo con Moncloa.

Solo contemplando la posibilidad, Arrimadas le hace un gran daño a quienes llevan años luchando contra ese referéndum ilegal que contradice lo estipulado por nuestra legalidad constitucional.

Si alguien lo entiende, le ruego me lo explique. Lo dicho, Ciudadanos, cuesta abajo y sin frenos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario