martes, 8 de noviembre de 2016

La corrupción pudre a Podemos.



Los seguidores de Podemos en Madrid se encuentran ante una difícil disyuntiva, tienen que elegir un líder entre dos candidatos demasiado familiarizados con el delito y los negocios turbios.

La candidata errejonista, Maestre, conocida como la “asaltacapillas”, esa que dijo que dimitiría si era condenada por profanar una capilla universitaria católica, y nunca lo hizo; y el candidato pablista Espinar, quien estos últimos días ha protagonizado un grave escándalo incompatible con esa ética que tanto pregona su partido, un caso claro de especulación inmobiliaria, tráfico de influencias, y hasta me atrevería a hablar de blanqueo de capitales de procedencia ilícita, pues todos conocemos su querido papá de que pié cojea.

Pero es que no es solo eso, en Baleares, dos diputadas de Podemos acaban de protagonizar otro bochornoso caso de corrupción, entre ellas, nada más y nada menos, la presidenta del Parlamento de las Islas Baleares. También ha quedado suspendido de militancia, el secretario de Acción Institucional Autonómico de Podemos, Daniel Bachiller.

Las dos diputadas anteriormente citadas, han utilizado su cargo para beneficiar a su camarada Bachiller, para conseguir un convenio entre el Gobierno balear y el laboratorio científico que este dirige, llegando incluso a chantajear al Ejecutivo con no apoyar los Presupuestos de Baleares, si el convenio no se firmaba. Eso en política se llama comportamiento mafioso, eso es, no mirar por el interés general.

Pese a que claramente han incurrido en un delito de malversación de caudales públicos, sorprende que la Fiscalía no haya entrado aún en el asunto y lo ponga en conocimiento de los tribunales.

Los que llegaron para cambiar el sistema se han adaptado a el de inmediato, han asimilado rápidamente eso de “todo para mi saca” eso que según ellos hacía “la casta”.

Lo triste es ,que haya gente que aún se crea eso de que defienden a los más desfavorecidos. Cuando todo parece indicar, que como han llegado los últimos, quieren recuperar el tiempo perdido en el noble arte de “la mangancia”.





No hay comentarios:

Publicar un comentario