domingo, 20 de noviembre de 2016

Las infames palabras de Albert Rivera.

Reconozco que estoy, una mezcla de  afectado e indignado, por unas declaraciones de Rivera en las que pide reformar la Constitución y más financiación para Cataluña, entiendo yo, que recurriendo a la vieja y fracasada táctica de intentar apaciguar a quienes nunca podrán ser apaciguados.

Quienes son el principal partido de la oposición en el Parlamento catalán, quienes son los actuales depositarios del voto antinacionalista, quienes gracias al apoyo del poder económico de nuestro país fueron el instrumento necesario para, destruir y sustituir, a una molesta para ellos UPYD porque se nos decía que eran lo mismo, poco a poco se les está cayendo la careta.

Rivera nos dice que hay que reformar la Constitución, pero no dice en qué sentido, cuando en las actuales circunstancias el sentido común nos dice que esa supuesta modificación debe hacerse en el sentido de “más España” y no de menos, como parece dar a entender este desvergonzado oportunista.

Rivera nos dice, que hay que mejorar la financiación de Cataluña, aunque no nos dice a que otra región se le quitaría eso que pretende se le dé de más a Cataluña, ni tampoco habla de cómo impedir que el dinero que le damos todos los españoles a Cataluña se destine a alimentar la independencia.

Pero lo curioso de las palabras de Rivera, es que pretende cesiones sin ni siquiera exigir que el Estado de derecho vuelva a estar vigente en Cataluña, que se respeten las leyes, y sobre todo, que se cumplan las sentencias judiciales, una auténtica vergüenza de quien está donde está gracias al apoyo de un poder económico que solo mira por sus beneficios.

¿Cuánto tiempo hace que Ciudadanos ya no lucha contra la inmersión lingüística ni contra las sentencias judiciales incumplidas en esa materia por el gobierno catalán?


Ciudadanos se ha convertido en un partido prescindible que ya no aporta nada al sistema, perdón sí que aporta algo, una legión de chupópteros oportunistas parásitos que unidos a los de ese bipartidismo que decían combatir le chupan la sangre a la ciudadanía.


No hay comentarios:

Publicar un comentario