martes, 1 de noviembre de 2016

Narcis Serra, otro gran golfo.

La Audiencia de Barcelona ha rechazado los recursos presentados contra la decisión del Juzgado de Instrucción número 30 de Barcelona de procesar a los ex directivos de la antigua Caixa Catalunya, Narcís Serra y Adolf Todó, junto a otros 39 miembros del consejo de la entidad, por un delito de administración desleal. De esta forma el tribunal estima que se sienten en el banquillo de los acusados por considerar que existen supuestas irregularidades penales en la aprobación de un aumento de las retribuciones en varias reuniones de la cúpula de la entidad, ya que en los acuerdos del 2010 del consejo de administración de Caixa Catalunya los imputados "con aparente abuso de su cargo y en perjuicio de la entidad" aprobaron incrementos salariales de sus máximos directivos "que no eran acordes a la situación real de la entidad y al entorno de la grave situación de crisis económica por la que atravesaba".

El tribunal ha recordado, que la situación financiera de la entidad era "especialmente delicada" ya que entre 2007 y 2009 sus beneficios se habían reducido considerablemente y en el año 2010 hubo un expediente de regulación de empleo que afectó a 1.600 personas.

Pero no es solo eso, a Narcís Serra, ex ministro del PSOE y ex vicepresidente del Gobierno, se le investiga por unas pérdidas de 900 millones de euros generadas a través de operaciones hipotecarias en la antigua caja mientras estuvo bajo su mando, Caja que llegó a ser   la cuarta del Estado por volumen de capital y que tuvo que ser rescatada por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) en 2012.  Su rescate nos costó a los españoles, más de 13.200 millones. Durante la auditoría interna se detectaron al menos 16 «operaciones irregulares» cometidas entre 2005 y 2008, con Narcís Serra al frente de la entidad.

Hoy en día, este tipo de noticias tienen poca repercusión por su antigüedad, enseguida se consideran viejas, no obstante, considero que representan algo muy grave, y es a lo que se han dedicado los partidos políticos en estos últimos lustros, simplemente al saqueo.

Los partidos políticos utilizaron las Cajas de Ahorros para colocar a los suyos como premio por los servicios prestados y para financiarse ilegalmente. Realizaron una pésima gestión, tuvieron una absoluta falta de escrúpulos, ya fueran de izquierdas o de derechas, se dedicaron a subirse abusivamente sus ingresos y a despedir trabajadores.

Y que conste que no solo estuvieron los partidos en el “fregao”, también participaron los sindicatos y las organizaciones empresariales.

Los que abusaron y delinquieron, deberían pagar con ello, y el sistema debería aprender y no repetir errores del pasado, aunque viendo lo que se ve, tengo serias dudas de ello.





No hay comentarios:

Publicar un comentario