miércoles, 16 de noviembre de 2016

Podemos se inventa el separatismo aragonés.

Cuando pensaba que estaba ya, en esto de la política, curado de espantos, ayer de nuevo consiguieron sorprenderme. El argentino y defraudador de la Seguridad Social, el negrero y podemita, Pablo Echenique, nos dijo que Aragón es un país y que hay que luchar porque tenga una Constitución propia que reconozca su soberanía, no se pueden decir más gilipolleces en menos tiempo.

Nunca se nos debe olvidar, que la principal razón de ser de la izquierda, es la de luchar por la igualdad de todos los ciudadanos. En el momento en que esa izquierda asume el discurso y los falsos postulados de los separatistas, todos ellos contrarios a la igualdad, en ese preciso momento, esa izquierda se convierte en, tóxica y antinacional, y se dedica a disputar el voto a los partidos nacionalistas e independentistas.

Ese mensaje que llevamos muchos años escuchando que si eres progresista debes de estar a favor del inexistente “derecho a decidir”, ese mensaje que tanto daño le ha hecho al PSOE, es un mensaje que ha hecho suyo Podemos pero multiplicado por diez, convirtiéndose en un partido dañino y peligroso para el futuro de nuestra Nación.

Como algunos socialistas y todos los comunistas, son conscientes de ello, necesitan recurrir a eso del federalismo, del Estado plurinacional, y demás chorradas, para así poder tener coartadas que no dejen al descubierto su incoherencia.

El día en que decidieron incluir el esperpento del Estado de las Autonomías en nuestra Constitución, a la que en su día voté no por ello, ese día se puso en marcha el reloj de la desintegración nacional de la nación más antigua de Europa, y hablo de España. De los españoles depende que los enemigos de nuestro país consigan o no su objetivo. Yo desde luego, haré todo lo que esté en mi mano para impedirlo.

La única nacionalidad histórica que existe aquí es la española, somos una sola Nación y la soberanía recae en la totalidad del pueblo español. A veces pienso, que a algunos de los llamados “padres de la Constitución” les guiaban perversas intenciones.






No hay comentarios:

Publicar un comentario