miércoles, 30 de noviembre de 2016

Rebelión interna en Ciudadanos.

Ya son demasiados los afiliados al partido de Albert Rivera que no comulgan con cómo funciona el partido. Se trata de un grupo denominado TranC`sparencia, que cuenta ya con la firma de unos 400 militantes.

Explican que persiguen un cambio de rumbo que garantice el comportamiento democrático del partido, así como el cumplimiento de su olvidado ideario, y aseguran, que aunque han firmado 400, su colectivo lo forman 1.200 compañeros, muchos de ellos, cargos públicos, diputados y concejales.

La situación es tal, que esos cargos públicos ocultan sus nombres por miedo, pues al que piensa distinto y lo manifiesta se le suele abrir un expediente de expulsión por el simple hecho de manifestar su opinión.

Para hacernos una idea de cual es la situación interna actual, desde abril, este colectivo ha hecho llegar a la ejecutiva de Ciudadanos un total de siete comunicados en los que exponen sus planteamientos y donde, entre otras exigencias, piden una defensa del olvidado proyecto político de regeneración, así como, una coherencia entre el ideario y el día a día, la garantía de los constantemente pisoteados derechos de los afiliados y el fortalecimiento, de la democracia y transparencia internas en los procesos de elección.

La ejecutiva de Ciudadanos, no se ha dignado a responder a uno solo de los comunicados de este colectivo, comunicados que reivindican el cumplimiento interno de su ideario.

También han denunciado la falta de garantías en el voto telemático, algo que los propios dirigentes han reconocido desde hace mucho al amenazar a quien no gozaba de los favores de la cúpula dirigente de que si se presentaba a las primarias ya se encargarían de que no ganara, algo de lo que fui testigo en primera persona hace años.

Y es que Ciudadanos tenía todas las papeletas desde el principio para que esto ocurriera, pues cuando un partido tiene que crear estructuras en todo el territorio nacional partiendo de cero y su cúpula desea lealtades al líder, siempre se rodea de los desechos de los viejos partidos, individuos sin escrúpulos que venden su lealtad por un cargo público. Algo que provoca inexorablemente el arrinconamiento de la gente honesta, quien al final opta por irse asqueada.


Ciudadanos es un polvorín, Rivera y su banda se lo han ganado a pulso.


1 comentario:

  1. Presiento un transfondo de resentimiento e ira contra Ciudadanos. "Rivera y su banda"?...su comentario al margen de los datos es lo más capcioso, negativo y nauseabundo que he leido en mucho tiempo.

    ResponderEliminar