jueves, 8 de diciembre de 2016

Demasiada pobreza en Cádiz.

Acabo de volver a casa. He pasado un par de días en la playa, exactamente en el Puerto de Santa María. Es conocido, que esa provincia ocupa el furgón de cola, de ese furgón de cola de Europa llamado Andalucía, y me refiero a los elevadísimos porcentajes de desempleo y de pobreza.

Resido en el área metropolitana de Sevilla, y sin ser esto un vergel en cuanto a empleo, es sin duda otro mundo si lo comparamos con Cádiz. Hacía mucho tiempo que no veía a tantos mendigos pidiendo por las calles, y sobre todo me ha sorprendido, que la gran mayoría eran ancianos. Incluso me voy a atrever a decir, que en el rostro de personas que trabajan en la hostelería se atisba en su semblante por la grave situación que pasan. No voy a descubrir yo, y ahora, que actualmente debido a los bajos salarios se puede ser empleado y pobre.

Algo que también me ha sorprendido, es la apariencia de muchos pequeños negocios, los cuales daba la sensación de estar montados de tal manera que se podían desmantelar en un rato y en su fachada no quedar vestigio alguno de su efímera existencia.

La economía sumergida es brutal en Andalucía, pero en Cádiz es vital para que parte de la población pueda comer todos los días, y todo, ante la complicidad de una Junta de Andalucía incapaz de llevar a cabo políticas que palíen la situación precaria de tantos andaluces.

Nos dicen que vivimos en el primer mundo, que formamos parte de la Unión Europea, que disfrutamos de eso que llamamos Estado del Bienestar, pero lo cierto es que hay todavía muchos españoles, sobre todo andaluces, que parecen vivir en el Tercer Mundo, que no saborean a diario las mieles de ese Estado del Bienestar del que tanto muchos se vanaglorian.


Me gustaría que nos preguntasen a nosotros y  a todos estos desfavorecidos, si preferimos que los políticos se enzarcen en las cosas que les interesan a ellos, como por ejemplo la reforma de la Constitución, o que por el contrario, intentaran solucionar los problemas de desempleo o de pobreza que atenaza a tanto compatriota.


No hay comentarios:

Publicar un comentario