jueves, 29 de diciembre de 2016

El chavismo desangra Venezuela.

Finaliza otro año, un año aún más sangriento que el anterior y el chavismo intenta ocultarlo. En Venezuela se asesina cada 18 minutos, es decir, 2016 cerrará con casi 30.000 homicidios.

Los venezolanos juegan sin quererlo a una trágica lotería, pues uno de cada mil morirá asesinado el próximo año, lo que hace que ya muchos venezolanos estén optando por abandonar su país.

Venezuela ocupa el segundo lugar de este sangriento ranking mundial tras El Salvador. Viendo el parte de sucesos de un solo día, nos desvela el estado de violencia nacional, en donde ante la falta de autoridad del chavismo, se han multiplicado los linchamientos y las ejecuciones extrajudiciales, lo que provoca, que la gente honrada sobreviva permanentemente aterrorizada.

Al no llegar a ser juzgados el 90% de los asesinatos, los criminales campan a sus anchas, la impunidad es una de las claves de la violencia extrema que se ha adueñado de las calles venezolanas.

Pero los grandes crímenes en masa no los cometen los delincuentes, los cometen las temibles OLP (Operaciones de Libertad del Pueblo) que son despliegues, de la Guardia Nacional y de la Policía, donde primero se dispara y luego se pregunta, verdaderos crímenes del Estado Bolivariano de Maduro.

La violencia es usada para resolver cualquier conflicto, por ello, está acabando con el futuro de ese país. A ello hay que sumar la corrupción y la mala preparación de los cuerpos policiales.


No podemos olvidar, las alabanzas que hacen del chavismo los líderes de Podemos, y que incluso, muchos de ellos han estado y trabajado en Venezuela para crear un régimen que ha llevado a Venezuela a una situación explosiva, una situación que después de que el actual régimen sea derrocado, hará que se tarde muchos años en volver a la normalidad, y que los venezolanos puedan recobrar ese nivel de bienestar y esa seguridad que tuvieron antaño. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario