jueves, 15 de diciembre de 2016

La corrupción de Podemos en Cádiz.

El ayuntamiento podemita de Cádiz, dirigido por José María González “Kichi”, se ha convertido en un lodazal de corrupción. La Fiscalía investiga la contrata de limpieza y ya cuenta con testimonios de trabajadores que denuncian la existencia de “contratos fantasma”, contratos extra que paga el ayuntamiento a la empresa, por unos servicios que se cubren con el personal ya contratado con anterioridad.

El Ministerio Público cuenta ya con pruebas documentales que demuestran que los partes de trabajo están inflados y falseados.

Desde hace más de un año, al percatarse los trabajadores de lo que sucedía, solicitaron a la empresa y al ayuntamiento, una copia de esos centenares de contratos extra, recibiendo la callada por respuesta, es lógico, esa documentación parece que jamás existió.

Existe una grabación, donde el concejal de Medioambiente gaditano, el podemita Manuel González Bauza, reconoce que se engordaban los partes de limpieza, y admitía, que su hijo trabaja desde hace años en esa contrata que ahora investiga la Fiscalía, que le enchufó saltándose a veinticinco de la bolsa de trabajo, y que “cuando pides un favor lo tienes que devolver”.

Nos encontramos ante un flagrante caso de corrupción protagonizado por Podemos, y un caso de enchufismo familiar pagado con los impuestos de todos los gaditanos. Es de libro, es de mafiosos “me colocas al niño, y si llego al poder, te doy la concesión”.

Y los de Pablo Iglesias eran los que iban a acabar con las prácticas corruptas de los viejos partidos, más bien diría yo, que como han llegado los últimos, quieren recuperar el tiempo perdido y van a saco.


Este es el enésimo caso de corrupción que protagonizan miembros de Podemos, da igual que sea en parlamentos autonómicos que en ayuntamientos, ya no hablamos de excepciones, es evidente para que han llegado estos "elementos y elementas" a la política.




No hay comentarios:

Publicar un comentario